MODERNISMO

          


 

Carlos Pío Uhrbach, nació en Matanzas, el 18 de marzo de 1872 y murió en Sancti Spiritus, Las Villas, el 24 de diciembre de1897.
Descendiente de una familia acomodada. Cursó los primeros estudios en su ciudad natal y los continuó en Estados Unidos, a donde fue con su hermano Federico. Juntos regresaron a Cuba e hicieron sus primeras lecturas de poetas románticos, parnasianos y simbolistas.
Fue premiado por su soneto "A Colón" en un certamen celebrado en Matanzas.
Se trasladó a La Habana con su hermano. Colaboró en El Fígaro (1893-1897), La Habana Elegante (1893-1895) y Gris y Azul (1894).
El noviazgo de Carlos Pío con Juana Borrero, cuyo desenvolvimiento puede ser apreciado en el Epistolario (1967) de esta poetisa, se vio interrumpido en 1896 por la emigración de ella y su familia a Cayo Hueso a causa de la guerra.
Carlos Pío, hijo fiel del Modernismo, publicó algunas poesías en El Expedicionario, de Tampa
, y en la Revista de Cayo Hueso.
Incorporado a la revolución, llegó a alcanzar el grado de teniente coronel.
Comisionado por Maceo para entrevistarse con Estrada Palma, partió en 1896 hacia Estados Unidos disfrazado de fogonero. Regresa a Cuba en una expedición. Se ignora el lugar exacto de su caída en el campo de batalla.
Dejó inéditos un libro de cuentos escrito en colaboración con su hermano, uno de retratos de escritores modernistas y un Diario que había comenzado a escribir en la guerra.

INICIO


(...) es evidente la influencia de Casal, con mayor fuerza en los versos de Carlos Pío, que casi sigue a la letra el ejemplo de su maestro.

José Antonio Portuondo.


Pero Carlos no fue al exilio como su hermano, se incorporó a la Revolución para escribir el poema más hermoso de su vida.

Olga Marta Pérez.


(...) como el instante mismo, como la luz del fuego en el campo de batalla, así los versos de Carlos Pío, en su amor por Juana...

Gastón Baquero.

INICIO


Ofrenda

Yo arrojara en tu libro, brillantes
temblores de raso,
cuando esplende, coraza bruñida,
de un seno recortado;

O la lumbre de rayos astrales
que dan las facetas,
al brillar como discos celestes
en brunas guedejas;

O trajera los sueños de bardos
que errantes vivieron,
en la edad de las bregas heroicas:
en siglos ya muertos!

Del imperio sagrado del Arte
la estrofa coqueta:
el rondel, caballero que exhibe
un ramo en la diestra;

Del florido jardín de la dicha
las flores más blancas,
las que esparcen los tenues perfumes
que aroman el alma.

Mas te ofrezco mis acres tristezas
que llegan ansiosas,
a esperar en tu seno que surja
espléndida Aurora.


Juana Borrero

No hay en su rostro alburas de frío alabastro,
ni la pálida lumbre de un disco puro.
Difúndense en el nácar de sus mejillas,
los tintes melancólicos del crepúsculo.

Ciñen su augusta frente soberbios lauros.
Inmortales conquistas de excelsos triunfos!
Y en su cuello proyectan los crespos bucles
la penumbra azulada de un palio bruno.

En su boca la aurora de la sonrisa
a los arpegios lánguidos del arrullo,
mezcla trémulos iris de suaves perlas
que iluminan sus frescos labios purpúreos.

En las noches azules ritman sus cantos
los acordes melódicos del conjuro,
evocando vibrantes, visiones blancas
con sibilino rito de extraño culto.

Constelan sus pupilas brillos astrales
con resplandores vívidos de carbunclos,
que disipan las brumas de la tristeza
con el poder magnético de su influjo.


Desolación

Como el gallardo paladín caído
viendo inutilizada la cimera,
levantaba desde el polvo la bandera
como postrer esfuerzo de vencido.

Así mi corazón, mártir herido
Por aciago pesar, ya nada espera,
mas sostiene su fúlgida quimera
como un faro entre ruinas encendido.

Oh señor! Si perpetuo desolado
Cruzando los senderos terrenales
llevo mis ilusiones condolidas,

Infúndele a mi espíritu agobiado
la fe de religiosos ideales
o el heroico valor de los suicidas.

INICIO

Bibliografía Activa

Gemelas, A. Miranda, La Habana, 1894.

Oro, Imp. Avisador Comercial, La Habana, 1907, donde Federico recoge toda la    producción de ambos y en el que los poemas aparecen sin la constancia
  
de su autor. Con el primero de estos libros alcanzaron cierto renombre en    América y en España.

Bibliografía Pasiva (selección)

Acosta, Agustín: Federico Uhrbach. Las montañas: cumbres de la materia. Los
   poetas: cumbres del espíritu
, Discurso de ingreso leído por su autor en la
   sesión solemne celebrada [en la] Academia Nacional de Artes y Letras
   el día 3  de diciembre de 1938. Contestación al discurso de ingreso por
   Dulce Ma. Borrero de Luján, La Habana, Molina, 1938.

Borrero, Dulce María: "Evocación de Juana Borrero", en Revista Cubana, 20 : 4363, La Habana, jul.-dic., 1945.

Borrero, Juana: Epistolario, Pról. de Cintio Vitier, Academia de La Habana,
   Ciencias de Cuba, Instituto de Literatura y Lingüística, 1966-1967, 2 v.

Byrne, Bonifacio: "Gemelas", en Gris y Azul, 1 (12): 4, La Habana, nov. 22, 1894.

Lezama Lima, José: "Carlos Pío Uhrbach", en Antología de la poesía cubana, t.
   3. La Habana, Consejo Nacional de Cultura, 1965, pp. 500-501.

Lizaso, Félix, José Antonio Fernández de Castro: Carlos Pío Uhrbach en La
   poesía moderna en Cuba
, Antología crítica, ordenada y publicada por [...],
   Editorial Hernando, Madrid, 1926, pp. 83-84.

Vitier, Cintio: Lo cubano en la poesía, Universidad Central de Las
   Villas, La Habana, 1958, pp. 276-277

INICIO