Apariencias |
  en  
Hoy es viernes, 16 de noviembre de 2018; 10:27 PM | Actualizado: 16 de noviembre de 2018
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta sección: 220 | ver otros artículos en esta sección »
Página
Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso: Un sueño que vuela alto
Miguel Terry Valdespino , 20 de enero de 2006

Durante varios años, la página cultural de este periódico ha dedicado no poco espacio a divulgar tanto los certámenes auspiciados por el Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso como los cursos de narrativa que cada año se imparten allí por el profesor Eduardo Heras y otros escritores cubanos.

Para el público cubano este tipo de actividad literaria es bien conocida, pues precisamente un curso de técnicas narrativas dio inicio a la larga programación de estos, de todo tipo, que vinieron a llenar de buenas ofertas nuestros canales educativos.

Con el timón bajo la égida del Chino Heras, el Centro se convirtió en un sueño hecho realidad tras seguir el rumbo de la experiencia del Taller del Centro de Escritores Mexicanos, dirigido por los destacados narradores Juan Rulfo y Juan José Arreola en la década del ‘50.

Escritores de todos los rincones del país, desde pueblecitos "insignificantes" hasta pueblos y ciudades apartados de la capital, han pasado por este curso, incluyendo, por supuesto, a numerosos autores habaneros, entre ellos los bautenses Francisco García González, Tomás Delfín Díaz, Carlos Jesús Cabrera y Luis Orisel Delgado; la güireña Yuray Tolentino Hevia y el neopacino Larry Javier González.

Según la política del Centro Onelio, este "aspira a convertirse en la institución de referencia para la narrativa joven cubana, tanto en el ámbito nacional como internacional" y han definido su misión en cuatro líneas esenciales:

-Ofrecer a los mejores talentos jóvenes del país los conocimientos teórico-técnicos y la experiencia práctica para afrontar el oficio de la literatura con el rigor necesario.

-Estimular la creación literaria de los jóvenes narradores y su inserción en el contexto de la cultura nacional.

-Fortalecer la colaboración con los talleres literarios en todo el país.

-Promover el intercambio con centros culturales de perfil similar en América Latina y Europa, y con escritores extranjeros que visiten a Cuba.

En este Centro, donde se imparten conferencias respaldadas por un volumen de mil páginas donde aparecen textos fundamentales de autores como Edgar A. Poe, Antón Chejov, William Faulkner, Jorge Luis Borges, Ernest Hemingway, Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosa y Julio Cortázar, entre otros, también se convocan a premios y se editan antologías para estimular el proceso creativo de los jóvenes autores del patio.

El esfuerzo del Centro Onelio ha sido recompensado por los resultados de sus graduados. Estos han obtenido decenas de galardones en concursos literarios tan notorios como el Casa de las Américas, el Premio Iberoamericano de Cuento Julio Cortázar –ambos de carácter internacional- y en otros de gran relevancia nacional-, y en otros de gran relevancia nacional como el Premio Alejo Carpentier y el Premio de Cuento La Gaceta de Cuba.

Autores tan prestigiosos como José Saramago, Mario Benedetti, Eduardo Galeano, Mempo Giardinelli y Luisa Valenzuela, han dado su espaldarazo a este Taller, además de autores cubanos del calibre de Roberto Fernández Retamar, Lisandro Otero y César López.

No son todos los que están a favor de este tipo de taller, pues afirman que unifica la visión de la literatura entre los escritores, mata la libertad creadora. Pero todo parece indicar que no es así, pues es precisamente el concepto de libertad creadora un punto que el Taller defiende a capa y espada.

El Centro Onelio sigue gozando de buena salud. De ahora en adelante, seguramente, la tendrá mejor.

Tomado de El Habanero

Elaine Vilar Madruga, 2018-11-05
Elaine Vilar Madruga, 2018-10-22
Elaine Vilar Madruga, 2018-10-04