Apariencias |
  en  
Hoy es martes, 22 de octubre de 2019; 12:14 AM | Actualizado: 22 de octubre de 2019
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta sección: 311 | ver otros artículos en esta sección »
Página
Julián del Casal, un modernista infortunado
Leonardo Depestre Catony , 03 de noviembre de 2005
En vida Julián del Casal nunca pasó de ser un modesto escribiente de la Intendencia General de Hacienda, puesto este que perdió al publicar un artículo alusivo al Capitán General, y un talentoso redactor de prensa y colaborador de revistas culturales. Pocos giros dio a su existencia, casi totalmente habanera, cuyo ciclo vital alcanzó sólo treinta años: del 7 de noviembre de 1863 al 21 de octubre de 1893. Cursó estudios en el Colegio de Belén, se graduó de bachiller e inició estudios de Derecho que no concluyó. En 1888 realizó un corto viaje a España y al regreso se encontró peor aún económicamente. Casal fue un evasor constante de la realidad circundante. Para ello contó con la literatura y con la poesía en particular. Tuvo un espíritu proclive a la soledad y el misticismo, pero bueno sería ahondar en los motivos. Demos la palabra a Cintio Vitier: Cuando Casal surge a las letras, ya quedan atrás la Guerra de los Diez Años, el Pacto del Zanjón, la propaganda autonomista, el fracaso de todas las esperanzas cubanas. Sobre ese fondo nacional, la muerte de la madre, la ruina del padre y el temperamento neurótico hacen el resto. De sus días de corrector de pruebas y periodista en el diario La Discusión surgió su relación con la familia Borrero y, poco después, su encuentro con Rubén Darío en La Habana de julio de 1892. Fue en la redacción del periódico El País donde se estrecharon las manos, aunque desde 1887 se conocían por vía epistolar. La impresión causada en Casal la narra Raoul Cay, redactor de El Fígaro, quien asistió al banquete de bienvenida ofrecido a Darío: "Casal apenas almorzó, la admiración que siente por Rubén y el regocijo de tenerlo cerca, quitaron el apetito al sombrío poeta de Nieve." La celebridad de Casal, acrecentada con el tiempo, proviene de su condición de ser uno de los representantes cimeros del modernismo en Hispanoamérica. Esta corriente de renovación literaria comienza a expresarse en el último cuarto del XIX a través de la prosa del cubano José Martí y del mexicano Manuel Gutiérrez Nájera. Rubén Darío y Julián del Casal son sus otros dos puntos culminantes (sin olvidar en el recuento al colombiano José Asunción Silva), sobre todo en el terreno de la poesía: el primero por conducto de Azul, y el segundo con Nieve. Con su toque exótico --desde el pintoresquismo japonés hasta el matiz afrancesado--, el modernismo --temas de porcelanas y amplio uso del color-- abrió para Julián del Casal las posibilidades estilísticas que su marcado estaticismo no le permitió experimentar físicamente. La obra de Casal aparece recogida en Hojas al viento, Nieve, Bustos y rimas. Después proliferaron las ediciones póstumas, se compilaron sus crónicas, se publicaron selecciones de sus poemas, se le tradujo a otras lenguas. Amo el bronce, el cristal, las porcelanas, las vidrieras de múltiples colores... Quizá hubiera sido este el mejor epitafio para el poeta que vivió y murió en un pequeño cuarto del Paseo del Prado entre Ánimas y Virtudes, donde hoy lo recuerda una tarja al paseante desprevenido.
K-milo 100fuegos criollo como las palmas
Francisco Blanco Hernández y Francisco Blanco Ávila
Casa de cuentos para niños
Inés Casañas
Enlaces relacionados
Reforma constitucional
Decreto No. 349
Editorial Letras Cubanas
Editoriales nacionales
Editorial Capitán San Luis