Apariencias |
  en  
Hoy es jueves, 30 de marzo de 2017; 4:51 AM | Actualizado: 29 de marzo de 2017
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta sección: 5883 | ver otros artículos en esta sección »
Página

Presentan textos sobre la misión médica cubana en Honduras

Jesús Dueñas Becerra  , 09 de junio de 2011

Curar es amar
José Martí

 

Los títulos El silencio de los Garífunas y La voz de los Garífunas, del escritor y periodista Bienvenido Rojas Silva, publicados por la Editorial Pablo de la Torriente Brau, fueron presentados en el espacio cultural El libro de hoy, que conduce la periodista Matilde Salas Servando, en el lobby del capitalino Hotel Inglaterra.

Esos textos recogen las experiencias del autor, como reportero, durante cuatro meses en regiones intrincadas de la República de Honduras, para que el lector pueda conocer —por la pluma de un testigo presencial—incidencias de la labor científico-humanitaria desarrollada, con amor inmenso e indiscutible profesionalidad, por los galenos cubanos en la hermana nación centroamericana.

El doctor Elis González Polanco, jefe de la Misión Médica en Honduras, destacó que Rojas Silva «se adentró tanto en la selva y en los campos de ese país, que se convirtió de pronto, en uno más de los miles de habitantes de esas alejadas y remotas zonas [rurales]».
 
Por otra parte, el facultativo caribeño señaló que «en su labor de reportero audaz, incansable y creador, Rojas Silva ha penetrado, con gran sagacidad periodística y psicológica, en la mente y en el alma de los pueblos autóctonos hondureños, así como, en su lengua y en su identidad (nacional)»; aportes que nunca podrán ser relegados al olvido por los «ángeles guardianes de la salud» —según los calificara el líder histórico de la Revolución Cubana—, ni por los colegas de profesión del autor de esos valiosos testimonios.
 
Tanto los médicos internacionalistas cubanos, como los periodistas que cubren para los medios locales de prensa la labor científico-humanitaria por ellos realizada en Honduras,  o en cualquier oscuro rincón del planeta donde sean necesarios sus servicios, consideran que el ejercicio de esas nobles profesiones deviene fuente nutricia de ética, humanismo y espiritualidad.

Ese —y no otro— es el mensaje que, por vía subliminal, le transmite Bienvenido Rojas Silva al lector en las páginas de El silencio de los Garífunas y La voz de los Garífunas.