Apariencias |
  en  
Hoy es jueves, 25 de abril de 2019; 5:45 AM | Actualizado: 24 de abril de 2019
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta sección: 6979 | ver otros artículos en esta sección »
Página

Los sonetos de Tadeo retornan a casa

Osmel Almaguer Delgado, 31 de julio de 2011

Como parte de una visita a la tierra de su nacimiento, el poeta e historiador espirituano José Tadeo (actualmente radicado en el País Vasco), compartió sus versos con el público capitalino, el pasado jueves 28 de julio, en los jardines de La Casa de la Poesía.

Gracias a la empatía establecida entre el autor y los asistentes, el encuentro se desarrolló al estilo de las tertulias tradicionales, cara a cara, sin artilugios.

Versos de uno y otro lado, impregnados de una gran carga emotiva; respuestas hábiles y sinceras del poeta a las preguntas formuladas por el auditorio, y anécdotas de viejos amigos, fueron algunos elementos notables que animaron la velada.

Quienes allí estuvimos presenciamos una creación auténtica en la que lo formal —según palabras del propio autor— pasa, cada vez más, a un plano irrelevante, ya que “la poesía es algo que muy poco tiene que ver con las formas”.

Tal afirmación ha encontrado apoyatura, a lo largo de su obra, en un hecho que, a simple vista, podría parecer una contradicción, pues Tadeo a pesar de haber incursionado en casi todas las morfologías posibles del género, actualmente lleva a cabo un proyecto consistente en diez libros de sonetos; una de las formas más difíciles del verso. La explicación es simple: el autor escoge una forma predeterminada. Crea un estado de predisposición poética y logra hacer fluir una sustancia que tiene muy poco de mental. Como él mismo dice, “no intento pensar sobre lo que escribo”.

Otro detalle a tener en cuenta es el hecho de su origen (Trinidad, Sancti Spíritus, 1971). Región cubana en donde el soneto y otras formas rimadas abundan, incluso más, a niveles populares.

Así, este cubano de pura cepa defiende nuestras raíces desde parajes lejanos con una forma estrófica que, no por casualidad, heredamos de la tierra que hoy habita. Su obra se acerca al amor y aborda todas las vertientes posibles. Desde lo místico hasta lo erótico siempre es identificable su voz, esa voz a través de la cual logra volcarse espiritualmente.

Entre sus fuentes nutricias destaca la poesía del Siglo de Oro español, Machado, Lorca, y lo mejor de la poesía cubana de los siglos XIX y XX.

José Tadeo Tápanes Zerquera, licenciado en Historia (1996), trabajó como profesor de Filosofía e Historia y como investigador, dentro de su país natal. Es miembro de la Asociación Artística Vizcaína, uno de los pocos espacios de inserción literaria que encontró a su llegada a la tierra de los vascos. Entre los reconocimientos literarios obtenidos figuran: Primer Premio de Poesía en el IV y V Concurso José María Portell. (Barakaldo, Vizcaya, España, en 2007 y 2008). Poemas suyos fueron incluidos en Un canto de mis ojos nace, (selección de poetas trinitarios). Editorial Luminaria, 2006, Cuba.