Apariencias |
  en  
Hoy es jueves, 21 de noviembre de 2019; 7:03 AM | Actualizado: 20 de noviembre de 2019
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta sección: 7321 | ver otros artículos en esta sección »
Página

Pérez Boitel: pasión por el mundo interior

Ernesto Cuní, 26 de noviembre de 2011

“Las verdaderas cosas están en el mundo interno, las cosas tangibles son efímeras, por eso amo las cosas intangibles”, expresó el poeta Luis Manuel Pérez Boitel durante el recital poético que ofreció en Informalmente formal, espacio de la Casa de la poesía de La Habana Vieja conducido por el poeta y periodista Racso Pérez Morejón.

Asistieron a la cita, representantes de la Consejería Cultural de la Embajada de España en Cuba, que en esta ocasión auspició el encuentro, amigos del bardo y público en general.

Luis Manuel Pérez Boitel (1969, Remedios, Villa Clara), es abogado de profesión. Miembro de Honor de la Unión Hispanoamericana de escritores, de la Sociedad de Escritores Latinoamericanos y Europeos y Miembro de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC). Ha obtenido varios lauros entre los cuales destacan el Premio Casa de las Américas 2002 en poesía; Tercer Premio en el Concurso Internacional de Poesía “Miguel de Cervantes” con el conjunto de poema "La oración del viandante" (Granada), (2003), entre otros. Consta de varias publicaciones, entre ellas: Aún nos pertenece el otoño (Editorial Casa de las Américas, 2002); Memorial de invierno (Editorial Casa de Teatro, 2006); y Hay quien se despide en la arena (Editorial La Ronda, 2010), entre otros.

Para el que se enfrenta por primera vez a la poética de este espirituano rellollo,  la duda por lo ignoto se desvanece: este es un hombre que no renuncia a lo más legítimo de sur ser y su entorno, y eso tiene un nombre: autenticidad y se advierte rápidamente al escuchar sus versos; por eso un libro como Para no quedar en el anden (Editorial Capiro, 2003), metáfora jocosa -y a la vez reflexiva- sobre el famoso tren espirituano, personaje por la cual la voz poética se vale de las sucesiones cotidianas para expresarlas a través de un parlamento textual con los poetas preferidos del autor, que en este conjunto de textos, abandona los caminos clásicos por los que enrumba su poesía. Cinco alucinaciones componen el discurso de estas estrofas, leídas por Boitel: Primera alucinación: El maquinista; Segunda alucinación: La parada (se apoya en la musicalidad del reggaetón); Cuarta alucinación: El gran día; y Quinta alucinación: En Dios creemos.

Contra la noche es el juego, es un cuaderno inédito que el autor puso a consideración del público, “mis libros se están quedando fuera del país, lamentablemente, pero de algún modo la poesía siempre vuelve, por eso estos poemas nuevos”, confesó el poeta; y en estos versos se nota la añoranza por su país, la nostalgia por su familia y el entorno donde nació; /luz matinal es la sombra, otra ola/, rezaba uno de los versos y esa luz se expandió de forma convincente en patio de la Casa de la poesía. Se hacia justicia con otro poeta cubano: José Kozer, exponente del coloquialismo en su tiempo y citado recurrentemente por los creadores del momento, según Boitel.

/Omito el sujeto lírico/prefiero no decir/ prefiero quedarme a solas/. Pero no estuviste a solas Luis Manuel, te lo aseguro; tus voces líricas tienen el don de alejar la soledad, o, mejor dicho, nuestras soledades porque de extensivas son que llegan al demiurgo de todo el que se presta a oírlas. Comprendo tu poema Como un teorema de los que están debajo, vindicación tierna sobre las diferencias, esas que algunos proclaman por esnobismo –sin olvidar el respectivo escarnio de los que apuntan su dedo índice para imprecar- y otros por convencimiento, pero ahí están. No, no estuviste solo, por eso los mensajes de las poetas Olga Lidia Ferrer y Lina de Feria que no estuvieron presentes por razones ajenas a su voluntad pero que comparten “tu experiencia de vida y experiencia de lo vivido” como afirmó Lina en su misiva.

Para atestiguar el encanto de la tarde, uno de los minuetos de Mozart, fue interpretado maravillosamente por el trío de vientos Cañas Móviles, conjuntamente con otras interpretaciones.

María Virginia y yo
Sindo Pacheco
K-milo 100fuegos criollo como las palmas
Francisco Blanco Hernández y Francisco Blanco Ávila
Enlaces relacionados
Reforma constitucional
Decreto No. 349
Editorial Letras Cubanas
Editoriales nacionales
Editorial Capitán San Luis