Apariencias |
  en  
Hoy es miércoles, 22 de noviembre de 2017; 6:35 PM | Actualizado: 22 de noviembre de 2017
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta sección: 169 | ver otros artículos en esta sección »
Página

Día de la Lengua Portuguesa en La Habana
 

Olga Sánchez Guevara, 01 de junio de 2017

El 5 de mayo se celebra internacionalmente el Día de la Lengua Portuguesa, y con tal motivo la UNEAC y las embajadas de países lusófonos en Cuba organizaron en esa fecha una tertulia literaria y gastronómica. En la sala Rubén Martínez Villena, estudiantes, profesores y traductores leyeron poemas de los países de habla portuguesa con representaciones diplomáticas en el nuestro. Al concluir las lecturas, los asistentes a la actividad pudieron disfrutar delicias gastronómicas de cada uno de esos países.

La selección de los autores –unos muy conocidos; otros, no tanto– estuvo a cargo de los agregados culturales de cada país lusófono presente, quienes eligieron una muestra poética significativa, aunque breve. Los poetas, por países, fueron Ana Paula Tavares y António Jacinto, de Angola; Vinícius de Moraes y Carlos Drummond de Andrade, de Brasil; Jorge Barbosa y Vera Duarte, de Cabo Verde; Helder Proença y Carlos Edmilson, de Guinea Bissau; José Craveirinha, de Mozambique; Fernando Pessoa y Manuel Alegre, de Portugal; Francisco Borja da Costa y Xanana Gusmão, de Timor Leste. La mayoría de ellos vivieron y escribieron en los siglos XX y XXI, con excepción de Pessoa, nacido en 1888 y fallecido en 1936.

El amplio abanico temático de la muestra abarcó desde las preocupaciones más universales de la poesía, hasta detalles y momentos concretos de la historia de los países representados. A continuación ofrecemos a nuestros lectores algunos fragmentos ilustrativos. 

Del portugués Fernando Pessoa, uno de los más conocidos poetas lusófonos, se incluyó un texto emblemático, que recuerda el desdoblamiento del autor en sus famosos heterónimos:

No sé cuántas almas tengo.
A cada momento cambié.
Continuamente me extraño.
Nunca me vi ni encontré.
De tanto ser, solo tengo alma.
Quien tiene alma no tiene calma.
Quien ve es solo lo que ve.
Quien siente no es quien es.

Carlos Drummond de Andrade (1902-1987), importante poeta brasileño, es el autor del poema Amar:

…Amar solemnemente las palmeras del desierto,
lo que es entrega o adoración expectante, 
y amar lo inhóspito, lo áspero,
un jardín sin flor, un suelo de hierro,
y el pecho inerte, la calle vista en sueños, y un ave de rapiña.
Ese es nuestro destino: amor sin cuenta…

De "Poema del Mar", del caboverdiano Jorge Barbosa (1902-1971), veamos dos estrofas:

¡El Mar!
Sitiando / prendiendo nuestras vidas,
dejando el esmalte de su salitre en los rostros de los pescadores,
roncando en las arenas de nuestras playas,
golpeando su voz de encuentro a los montes,
balanceando los barquitos de palo que van por estas costas…

¡El Mar!
Poniendo rezos en los labios,
dejando en los ojos de los que quedaron
la nostalgia resignada de países lejanos
que llegan a nosotros en las estampas de las ilustraciones / en las cintas de cine
y en ese aire de otros climas que traen los pasajeros,
¡cuando desembarcan para ver la pobreza de la tierra!"

Por su parte, Helder Proença (1956-2009), de Guinea Bissau, refleja las luchas de su pueblo en "Cuando te propuse":

…Cuando te propuse
abrazar la historia, amor,
tantas fueron las esperanzas comidas,
insondable la fe forjada
en la extensa oscuridad de canto y muerte

Fue así que te propuse
en el circuito de lágrimas y fuego, Pueblo mío,
el izar eterno de nuestra sangre
¡para un nuevo amanecer!

El poema "Un hombre no llora", del mozambiqueño José Craveirinha (1922-2003), refuta el viejo mito de la obligada “dureza” masculina:

…En la adolescencia
mis películas de aventuras
me distanciaban de ser cobarde
en la arrogante niñería del héroe de hierro.

Ahora tiemblo.
Y ahora lloro.

Como un hombre tiembla.
¡Como llora un hombre!

Francisco Borja da Costa (1946-1975), de Timor Leste, pide en "Un minuto de silencio" por los caídos en la lucha por la liberación de su país:

Callad
montes
valles y fuentes
arroyos y riachuelos
piedras de los caminos
y hierbas de la tierra,
callad.

Callad
pájaros del aire
y olas del mar
vientos que soplan
en las playas que sobran
de las tierras de nadie,
callad.

Y de Angola, António Jacinto (1924-1991) toca en "Carta de un contratado" el drama del analfabetismo, un verdadero azote para los países más pobres:

Quisiera escribirte una carta,
amor,
una carta que dijera
sobre este anhelo
de verte,
sobre este recelo
de perderte (…)
Quisiera escribirte una carta…

Pero ah mi amor, yo no sé entender
por qué razón, por qué razón, por qué razón, mi amor,
tú no sabes leer
y yo –¡oh desespero! – tampoco sé escribir.

Los poemas fueron leídos en portugués y se repartieron al público cuadernillos con los textos en ese idioma y sus versiones al español, realizadas por Natividade Lemos, agregada cultural de la embajada de Portugal en La Habana. Agradezco a Natividade que me haya permitido presentar aquí estos fragmentos de sus traducciones.

Otra actividad con motivo del Día de la Lengua Portuguesa fue la presentación del libro Eugénio & Eliseo, una historia de amores cruzados, que contiene los poemarios El oscuro esplendor, de Eliseo Diego, traducido al portugués por Natividade Lemos, y El peso de la sombra, del poeta portugués Eugénio de Andrade, traducido al español por quien escribe estos apuntes. Al libro nos referiremos con más detalle en una próxima ocasión. Por último y no menos importante, las celebraciones por el Día de la Lengua Portuguesa incluyeron la realización del primer Festival de Cine Lusófono en Cuba, con filmes de Angola, Brasil, Guinea Bissau, Mozambique, Portugal y Timor Leste.

 

Editado por Heidy Bolaños

 

Olga Sánchez Guevara, 2017-11-09
Olga Sánchez Guevara, 2017-09-25
 Lourdes Beatriz Arencibia Rodriguez, 2017-09-07