Apariencias |
  en  
Hoy es jueves, 23 de noviembre de 2017; 7:49 AM | Actualizado: 22 de noviembre de 2017
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta sección: 70 | ver otros artículos en esta sección »
Página

Primavera de Roma

Rainer Maria Rilke, 16 de agosto de 2017

Estimado Sergio García Zamora:

Hace unos años escribí El libro de las horas. En el poemario intenté captar cómo se nos escapa el tiempo, su diletante paso nos va empequeñeciendo, reflexión que siempre intenté compartir. Agradezco –aquí-  su libro La condición inhumana1 y en el manejo del tiempo, confieso, que algo tenemos en común.

Poeta, tengo que agradecerle su dedicatoria, es verdad que los escritores de su isla han sido generosos conmigo.  Recibo diariamente múltiples cartas y libros que sostienen estos días donde viajo incontinentemente alrededor del verso. Veo que tiene usted una obra meritoria y eso me alegra.

La condición inhumana es como un despojo de ese tiempo del que le hablaba, de raíz platónica, de allí que las imágenes nos inducen a lo bello ante lo irreverente. ¿Qué condición tiene el hombre para escapar de su verdadero espacio? ¿Hasta qué hondo lugar podrá viajar ese sujeto lírico para acuñar lo que nos pasa? Dilecto amigo, tiene usted las respuestas en ese intenso poemario, claro que sí… De esa condición hablaba André Malraux: "Es muy raro que un hombre pueda soportar su condición humana". Pero usted se ha adueñado del espacio familiar, de su constante mirada al entorno para dibujar el paisaje que limita lo humano, de allí la otra condición.

Ciertamente, André Malraux, es muy raro que un hombre pueda soportar su condición humana: sobre todo un hombre que escribe en las mañanas, en las mañanas de una cárcel y en la cárcel de un desierto; sobre todo un hombre con dos hijas que tosen en las noches, porque la frialdad de la página resulta insuperable; sobre todo un hombre que ha visto dos o tres países y no quiere ver el próximo, no quiere ver la tierra donde hiciste volar una escuadra de aeroplanos…

Sin embargo, más que una respuesta estamos en presencia de una gran indagación, esa cosmogonía es resultado de viajes constantes y de una gran reflexión de su propia naturaleza. Aquí hay poemas emotivos que giran en una filosofía que tiende al sofismo. Descubro también textos de una carga intelectiva donde se seduce por la emoción, algo que ofrece nuevas búsquedas creativas, y yo le aplaudo.

Su condición es también la mía. Ese nivel de conceptualización de lo inhumano se hace más evidente en esos textos titulados con una sola palabra: íntimos, andenes, babel, y ábaco, para mencionarle algunos. Ese nivel de enunciación nos hace reflexionar sobre este poemario como si fuera un diario de viaje.

Su libro marca la vorágine de un hombre de todos los tiempos, su condición latente y necesaria, su ritmo interior donde también voy dibujando su rostro. Aquí también hay dibujos evidentes, y con estas razones yo le aplaudo.

Suyo,

Rainer Maria Rilke

1. Ancoras ediciones, Isla de la Juventud, 2016.

Rainer María Rilke, 2017-11-06
Rainer María Rilke, 2017-10-03
Rainer María Rilke, 2017-09-06
Rainer María Rilke, 2017-07-06
Rainer María Rilke, 2017-06-09
Rainer María Rilke, 2017-05-08