Apariencias |
  en  
Hoy es lunes, 18 de diciembre de 2017; 2:06 AM | Actualizado: 15 de diciembre de 2017
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta sección: 6198 | ver otros artículos en esta sección »
Página

Páginas de una heroica proeza

Fernando Rodríguez Sosa, 09 de octubre de 2017

Como un documento histórico de extraordinario valor político en la actualidad calificó la doctora en Ciencias Económicas Delia Luisa López García, El Diario del Che en Bolivia durante la presentación, en el espacio Sábado del Libro, de la sexta edición de esta obra, a cargo de la Editorial de Ciencias Sociales.

El libro que hoy se presenta –aseguraba la profesora  titular y consultante de la Universidad de La Habana—, no es cualquier libro. En sus páginas aparecen, día a día, los acontecimientos que tuvieron lugar, entre el 7 de noviembre de 1966 y el 7 de octubre de 1967, durante la epopeya boliviana protagonizada por el Che y sus compañeros de la guerrilla. Recordaba, igualmente, que el origen de este diario se encuentra en la costumbre del Che de anotar sus vivencias en cuadernos, para así dejar por escrito sus consideraciones sobre los hechos que había protagonizado. A esas notas  les daba organicidad si era necesario y siempre las utilizaba para posteriores análisis.

En este texto no solo aparecen descripciones, sino también se incluyen anotaciones referidas, entre otros temas, a la incapacidad del ejército boliviano derrotado en numerosos combates, así como valoraciones certeras sobre el régimen dictatorial de Barrientos en un momento determinado al borde del colapso.
  
Asimismo se pueden conocer –explicaba la presidenta de la Cátedra Honorífica Ernesto Che Guevara de la Universidad de La Habana— las reflexiones sobre el comportamiento que, ante la presencia de la guerrilla en Bolivia, asumieron organizaciones e individuos, y las reacciones del Che –a veces airadas— ante las faltas  cometidas por los combatientes.

El Diario del Che en Bolivia —en palabras de la también investigadora— es, además de un documento de inestimable valor político, una muestra palpable de ética revolucionaria, de la organicidad  entre política y ética, que debe presidir las acciones de los revolucionarios, de la cual el Che es ejemplo vivo.

La primera edición cubana de este texto se presentó el 1º de julio de 1968, con una tirada masiva que fue distribuida gratuitamente, y que coincidió, casi al unísono, con la publicación de la obra –tanto en español como traducida a otros idiomas— por sellos editoriales latinoamericanos, estadounidenses y europeos.
 
Esa edición, como es conocido, llegaba acompañada de “Una introducción necesaria”, texto en que el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz no solo explica las características de este diario, sino también analiza la  significación de este documento y el alcance de la obra legada a la historia de la humanidad por el Che y sus compañeros.

«Impresiona profundamente –escribe el líder histórico de la Revolución Cubana— la proeza realizada por este puñado de revolucionarios. La sola lucha contra la naturaleza hostil en que desenvolvían su acción constituye una insuperable página de heroísmo. Nunca en la historia un número tan reducido de hombres emprendió una tarea tan gigantesca».

Esta sexta edición, presentada en el Sábado del Libro dedicado al aniversario 50 de la caída en combate del Guerrillero Heroico, incluye las páginas que no pudieron leerse en la entrega original, así como una colección de fotografías renovadas de los combatientes y las biografías ampliadas de quienes integraron la guerrilla boliviana.

Durante este encuentro, llevado a cabo en la Biblioteca Provincial Rubén Martínez Villena, la doctora López García leía algunos fragmentos del diario, entre ellos la anotación del 26 de julio de 1967, en el que el Che califica los asaltos a los cuarteles Mancada y Carlos Manuel de Céspedes como «rebelión contra las oligarquías y contra los dogmas revolucionarios».

«Estos nueve caracteres –comentaba la presentadora— constituyen una de las síntesis más logradas sobre el significado del acontecimiento que marcó el inicio de la nueva etapa de lucha de los cubanos por su liberación nacional y por la creación de una nueva sociedad, ajena a las deformaciones teóricas que paralizaron la acción revolucionaria durante muchos años».

No se puede hablar del Che –concluía la doctora Delia Luisa López García la presentación de El Diario del Che en Bolivia— tan solo como Guerrillero Heroico o como estratega militar, porque incluso actuando como tal se yergue en estatura infinita, como teórico del comunismo cubano y latinoamericano.

Foto tomada de: Perlavision