Apariencias |
  en  
Hoy es viernes, 15 de diciembre de 2017; 7:21 AM | Actualizado: 14 de diciembre de 2017
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta sección: 6194 | ver otros artículos en esta sección »
Página

Rogelio Martínez Furé entre la paciencia y la humildad

Maykel Paneque, 10 de noviembre de 2017

El traductor, folclorista y pedagogo Rogelio Martínez Furé (Matanzas, 1937), uno de los grandes promotores del patrimonio cultural en su riqueza y diversidad, fue el invitado este jueves del espacio El elogio oportuno, conducido por el periodista Fernando Rodríguez Sosa en la librería Fayad Jamis.

El reencuentro con el Premio Nacional de Literatura 2016 sirvió para celebrar su 80 cumpleaños en compañía de amigos y admiradores de una trayectoria que abarca seis décadas de trabajo sostenido en el campo de la investigación.

La cita también fue motivo para que el Premio Nacional de Danza recibiera el Premio al Lector por el volumen El caballo de la palabra, seleccionado entre los diez libros preferidos por el lector cubano el pasado año.

Nancy Morejón, poeta y ensayista, comentó que Furé “abrió otras puertas del componente africano a la vida literaria cubana" y añadió que “su aporte ha sabido desentrañar las claves de nuestras tradiciones culturales sin desatender los nuevos signos de la modernidad”.

"Su actitud coherente ha sido su mayor divisa. Sin despreciar fuente alguna hurgó no solo en la historia oficial archivada, sino también en la muchos que no encontraron el espacio para relatarla, y se ofreció como un investigador de primera línea", subrayó Morejón.

El también fundador del Conjunto Folclórico Nacional definió la identidad de los pueblos como “un río de aguas siempre renovadas que desembocan en el océano  del  imaginario”.

"Nací en el año 1937, pero me descubrí en el 1959, y desde entonces sigo luchando tenazmente para que el pueblo cubano asuma la riqueza de su patrimonio que es diverso y se alimenta de fuentes impensables", alertó el autor de El diván africano.

"Lo he repetido en varias ocasiones y hoy no será la excepción, me considero un cubano reyoyo, un ciudadano del mundo que se deleita lo mismo con la música de Vivaldi que con un reggaetón de calidad, un fanático de la ópera y del baile", precisó Furé. Agregó que somos herederos de todas las culturas y que los cubanos somos un ejemplo de resistencia cultural. “A mis 80 años continúo trabajando con humildad y paciencia en esa labor que ha abarcado mi vida, convencido de que hay que nacionalizar la literatura, sobre todo esa producción oral conservada en personas que llamo bibliotecas vivientes”.