Apariencias |
  en  
Hoy es jueves, 14 de diciembre de 2017; 3:20 AM | Actualizado: 13 de diciembre de 2017
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta sección: 1479 | ver otros artículos en esta sección »
Página

‘Booktubers’, de la pantalla a los libros

El País, 04 de diciembre de 2017

Fátima Orozco y Javier Ruescas desmontan el mito de que los jóvenes no leen con los cientos de miles de reproducciones que acumulan sus reseñas de libros en YouTube. Son booktubers, no youtubers, recomendadores, no críticos literarios, según se autodefinen; comparten una pasión: los libros. Se lanzaron a hablar en Internet de sus últimas lecturas sin saber si al otro lado alguien les iba a escuchar, pero han logrado convertirse en un fenómeno al que las editoriales prestan especial atención. Los sellos más importantes les invitan a escribir, les envían sus libros y mantienen con ellos un trato cercano. Saben que reúnen en torno a sus canales en esta plataforma de vídeo a una inmensa comunidad de jóvenes apasionados por la lectura.

“Con YouTube un buen número de jóvenes lectores hemos salidos del clóset”, cuenta Fátima Orozco, más conocida como Fa, una de las booktubers de moda en México. Tiene 24 años, estudia letras en Monterrey y sus vídeos superan las 300.000 reproducciones en YouTube. Sus comentarios sobre sus últimas lecturas llegan a una gran cantidad de jóvenes y acaban generando un impacto directo sobre las ventas de algunos libros.

“Lo que funcionó hace cinco años cuando ninguna editorial sabía quién era y no me hacían caso fue mi honestidad, así que ahora trato de seguir compórtandome igual. Simplemente hago vídeos que yo quiero ver. Soy consciente de que existe ese impacto pero la verdad trato de olvidarme de ello. Además, trato de ser objetiva aunque esté contando lo que me hacen sentir los libros”, señala Fa.

Javier Ruescas es un escritor y booktuber español, tiene 29 años y ha publicado una veintena de libros. Su canal de YouTube acumula centenares de miles de visitas y se ha convertido en toda una eminencia entre los aficionados a la literatura de esta plataforma. Su éxito viene a demostrar que las recomendaciones literarias llegan a los más jóvenes a través de nuevas plataformas.

“Creo que la gente joven no ha leído tanto como ahora. No entiendo por qué se dice que los jóvenes no leen cuando las cifras dicen que son los hombres a partir de los 30 años quienes pierden el interés de una manera muy clara por la lectura. Las mujeres mantienen el gusto mucho más tiempo”, cuenta Ruescas.

Ha sido uno de los primeros booktubers en español, por lo que su “pelea ha sido larga”, pero ha logrado que en cada una de sus presentaciones una multitud de jóvenes se agolpe para conseguir una dedicatoria en uno de sus libros. Un buen grupo de adolescentes le aclama y de hecho ha conseguido reunir a más de 200.000 seguidores en YouTube y 70.000 en Twitter. “En los libros vuelco mis miedos, mis inseguridades, lo que se me ocurre. Pero en el canal de Youtube tengo muy presente al público”, asegura.

El fenómeno agarró por sorpresa a las editoriales que vieron cómo en Internet se expandían recomendaciones sobre sus libros. Tras el boom de los booktubers, además de a periodistas y críticos literarios, tuvieron que acercarse a estos influencers de la literatura cada vez que publicaban una obra. “Han demostrado tener capacidad para generar un boca a boca en el mundo digital. Con ellos no hay intermediarios, la recomendación va de lector a lector. Mucha gente los vio como una amenaza y sospechaban que lo hacían por dinero. Pero es muy evidente que ellos simplemente comparten lo que les gusta ”, cuenta Miriam Vidriales, directora de comunicación y márketing de la editorial Planeta México.

Ahora todas las editoriales se han amoldado al fenómeno y siguen con atención los movimientos de estos youtubers literarios. Mantienen un trato cercano y cordial con ellos, les regalan las obras que más se adaptan a sus gustos y están atentos a la evolución de los contenidos que publican en la red.

“John Green es un autor que mantiene una relación cercana con ellos. Su escritura es muy juvenil por lo que ambas partes se han sentido cómodas y los booktubers han recomendado en varias ocasiones sus libros. Pero también han logrado acercar a autores como José Saramago o Mario Vargas Llosas y transmitirle el gusto por ellos a sus seguidores”, señala Cecilia Barragán, directora de proyectos especiales del área juvenil de Penguin Random House.

Los booktubers han revolucionado las formas de recomendar libros y sus consejos han conseguido impactar en las ventas. Logran trasladar a los adolescentes de la pantalla a las páginas de una obra, demostrando que lo audiovisual no es enemigo de la literatura.

Tomado de El País