Apariencias |
  en  
Hoy es martes, 16 de enero de 2018; 11:53 AM | Actualizado: 15 de enero de 2018
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta sección: 6237 | ver otros artículos en esta sección »
Página

Festival Afropalabra 2018, hacia el futuro

Clara Núñez, 08 de enero de 2018

Desde el pasado jueves 4 hasta este lunes 8 de enero, en el contexto del 32 Aniversario del Museo de la Casa de África y la celebración de su Taller de Antropología social y cultura afroamericana, tuvo lugar en La Habana la XI edición del Festival Afropalabra; un encuentro que reivindica la oralidad, la diversidad y la raíz africana como uno de los legados culturales más importantes para Cuba no solo como una cuestión del pasado, sino como un ente vivo que sirve de guía para el futuro. Un festival que, durante cuatro días, ha reunido a narradores orales, poetas, cantantes y actores decididos a hacer reír, emocionar y pensar haciendo lo que mejor saben: contar historias.

Públicos de todas las edades y todos los países pudieron disfrutar de la, a veces olvidada y poco valorada, palabra viva en diversos espacios de la ciudad; desde Habana Vieja hasta Guanabacoa, pasando por Centro Habana, Municipio 10 de Octubre y Nuevo Vedado, el encuentro Afropalabra contó con la colaboración de instituciones culturales como la Casa de la Poesía, el espacio Danza Retazos, la Casa de Artistas Creadores, el Rincón de los Milagros y la Casa de la Cultura de Guanabacoa. En cada uno de esos lugares se celebró el patrimonio de la oralidad afrocubana con espectáculos, conciertos, exposiciones, cine, teatro y presentaciones

La Casa de la Poesía de Habana Vieja dedicó al festival un espacio matinal de jueves a sábado. El jueves acogió el encuentro con Mirta Portillo, directora de Afropalabra,  y el viernes, el Espacio de poesía Volver a la raíz, que contó con la presencia del grupo de poesía performática Chekendeke, el poeta norteamericano Norman Mattox, Mimo Clan y el grupo de rap Con 100 cia. El sábado se proyectó el filme francés de Abdellatif Kekiche, Venus Noire, con un posterior debate.

La calle, el espacio público que siempre ha propiciado encuentros e historias compartidas, fue tomada por Afropalabra. Así el viernes a las 2 p.m. en el Parque Guayasamín tuvo lugar un espectáculo infantil a cargo de los narradores orales Lucas Nápoles Cárdenas, Zaid Díaz y Roberto Mirabal, quienes quisieron revelar a los más jóvenes el valor de la comunicación cara a cara en estos tiempos en que la tecnología parece haber ocupado, tal vez, demasiado espacio.

Las Carolinas, el escenario abierto de Danza Retazos cedido al festival por su directora, Isabel Bustos, fue otro de los puntos centrales en el que, de jueves a domingo, a las 7 p.m., se celebró la “Noche de Afropalabra”; una reunión de cuentos y narraciones orales llevadas a cabo por Mirta Portillo, Mayra Navarro, Agustín Montano, Silvia Telleria, Falconerys Escobar, entre otros. En ese contexto se aprovechó la noche del jueves para hacer la entrega de los premios “Juglar 2017” y “Honorífico Juglar 2017”. Los ganadores fueron, en primer lugar, el espectáculo Cuento luego existo, del colectivo Narrarte, y en segundo lugar, el grupo CeiBaobab por su espectáculo De la Rumba te cuento, que dedicó dicho premio a su compañera, la narradora oral y bailarina Clara Rosa Nápoles. El premio honorífico se le entregó a Agustín Montano, por sus largos años de trabajo como narrador oral y cantante. También el sábado se aprovechó el espacio de Las Carolinas para reconocer la labor de distintas personalidades del mundo académico y el arte, dedicadas al estudio del patrimonio africano en Cuba, como la dra. Lázara Menéndez y los narradores orales Octavio Pino o Irene Hernández, entre muchos otros.

Por otro lado, la Casa de los Artistas de Centro Habana inauguró, el propio jueves, la exposición colectiva Ancestros, y el sábado, en el Municipio 10 de Octubre, se presentaron los libros Origen y resistencia de los peinados afrodescendientes como estrategia pedagógica y Los turbantes y peinados afrocolombianos: una estrategia pedagógica, de la escritora Eiris Navarro Cáceres, que estudia cómo los peinados afro pueden servir a las mujeres para expresar el valor de su origen y enorgullecerse de sí mismas.

El Festival finalizó el domingo en la mañana con una sesión de Afropalabra en el Rincón de los Milagros de Nuevo Vedado, y cerró en Las Carolinas el domingo por la tarde. Hoy, a las 7 p.m. se despide la XI edición de Afropalabra en la Casa de la Cultura de Guanabacoa,  reunión de voces por el respeto y el amor a las historias que nos revelan, según Roberto Zurbano, “un mundo de sabiduría milenaria (…), con las palabras que van del corazón y el cerebro hacia los labios y quedan en nuestros oídos para toda la vida”.