Apariencias |
  en  
Hoy es lunes, 17 de diciembre de 2018; 11:53 AM | Actualizado: 17 de diciembre de 2018
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta sección: 6853 | ver otros artículos en esta sección »
Página

EDUCA: una reflexión sobre la formación en América Latina
 

Rubén Padrón Garrido, 10 de febrero de 2018

                           

La educación es uno de los pilares fundamentales para el progreso de un país, y el desarrollo de la tecnología es un arma de doble filo a la hora de lograr un proceso docente que permita satisfacer las necesidades humanas y nacionales. Sobre ese tema, y otros afines, versó el debate acompañado de la presentación del libro EDUCA: Modelo de Inteligencia DatCom.

El texto, en formato de papel y digital, es el resultado de una investigación por parte de Eduardo Garrión (México), Gabriela Sodi (México) y Lourdes Bolanzo (Cuba), sobre las mediaciones de la tecnología en los procesos de aprendizaje y formación de valores. Sus autores analizan las tendencias de los modelos educativos en América Latina, y los cambios en los idearios populares de los jóvenes desde el fortalecimiento de fenómenos como la globalización.

Se identificó al continente latinoamericano como víctima de los procesos enajenadores que se han propiciado desde una concepción de aldea global, con grandes desigualdades en las posibilidades de colocar mensajes en ese ciberespacio aparentemente inclusivo, lo que ha posibilitado que muchos jóvenes no visibilicen sus comunidades como sus territorios de desempeño, y por tanto, asuman la emigración como única vía posible.

Rescatar la memoria histórica, fortalecer las identidades personales y nacionales, además de usar las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs) para la formación de valores que propicien mejores relaciones interhumanas se reconocieron como las principales urgencias para defenderse de la violencia simbólica imperante. Los protagonistas concluyeron diciendo que lo más importante era que las personas fueran dueñas de los contenidos y no los contenidos dueños de las personas.