Apariencias |
  en  
Hoy es miércoles, 15 de agosto de 2018; 10:56 AM | Actualizado: 14 de agosto de 2018
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta sección: 183 | ver otros artículos en esta sección »
Página

Traductores cubanos del siglo XIX

Lourdes Beatriz Arencibia Rodríguez, 11 de junio de 2018

José del Perojo y Figueras (Santiago de Cuba, 19 de enero de 1850 – Madrid, 17 de octubre de 1908), traductor, periodista y editor de origen cubano que al final de su vida, fue además diputado a las Cortes españolas por Las Palmas, Canarias.

De familia acomodada, abandona tempranamente su país natal, va hacia Europa y particularmente hacia Alemania, donde estudia en la prestigiosa Universidad de Heidelberg. Abraza el neokantianismo y el positivismo y decide a través de sus dotes de traductor difundir las ideas de la filosofía y la ciencia alemanas en España.

Se hizo de una imprenta y fundó La Revista Contemporánea, una publicación de primera línea financiada por él en el periodo que va de 1875 a 1879, que desde sus primeras entregas dio cabida a una buena parte de la producción literaria de los autores de su época, con traducciones al castellano cuando hizo falta. Se creó siguiendo el modelo de la Revista Europea, cuya propiedad Perojo se había propuesto adquirir, sin éxito, de sus propietarios Medina y Navarro.

En el transcurso de esta labor editorial cabría destacar que el equipo lidereado por el cubano, tradujo a Spinoza (De la Revilla); a Voltaire, cuya obra se publicó en 40 tomos, con selección y edición de José Marchena; a Bernard y a Spencer.

La publicación de la traducción incompleta de Kant de Perojo no se publicó de inmediato, lo sabemos por el propio mediador:

“Impresa ya hace 2 años, los motivos que han impedido que viera la luz se identifican con claridad: son motivos políticos, de política editorial o intelectual”. 1

En 1883, finalmente ve cumplido su sueño: que se publique su traducción de Inmanuel Kant, Crítica de la razón pura.2

Perojo acomete la traducción parcial de ese texto kantiano de manera coherente con su formación heredada de su viejo profesor de Heidelberg, que no es otro que el propio Fischer,  y el resultado de esa labor de transvase del alemán al español que es La critica de la razón pura, fue lo primero que muchas personas leyeron en español sobre Kant y, por demás, la única versión disponible en castellano de esta obra durante mucho tiempo.

Si bien se trataba de la primera entrega a español –aunque parcial– de una obra importante en la bibliografia de Kant, Perojo no fue en realidad el pionero en introducir las ideas del alemán en la península, pero sí fue tal vez el primero en dilapidar todo su patrimonio por promover un programa de filosofía basado en la obra de su admirado pensador, lo cual le granjeó no pocas críticas y hasta una especie de silenciamiento en vida como traductor/mediador. De suerte que en buena medida por razones de censura y de opiniones divergentes en el complicado panorama político de España en la época, no se va a dar a la estampa ninguna otra traducción al español del filósofo alemán hasta 1913.

La traducción de La crítica de la razón pura, de Kant, una de las obras más importantes del pensamiento filosófico occidental, es sin duda su trabajo más relevante y el que le ha dado mayor fama en la comunidad hispanohablante a nivel internacional como traductor, pero no fue el único de calibres comparables. Acometió también con éxito inmediato la primera traducción al castellano de uno de los libros más paradigmáticos de la historia del pensamiento universal, escrito en 1859: Origen de las especies por medio de la selección natural o la conservación de las razas favorecidas en su lucha por la existencia, de Charles Darwin3. La tirada de 1500 ejemplares se agotó el primer día. Un mes después de ese acontecimiento editorial, apareció la segunda edición y en su primer año de publicación se vendieron 3800 copias. Esa primera tirada de la traducción de Perojo alcanzó, en vida de Darwin,  la cifra récord para la época de 27 000 ejemplares.

No tengo experiencia alguna como traductora del alemán, una lengua que conozco a un nivel totalmente insuficiente, pero tratándose nuestra sección del único espacio mediático de nuestro país para dar a conocer las dificultades y logros de la traducción y de quienes la ejercen, creo conveniente incluir aquí algunas de las criticas que han merecido las traducciones al español de la obra de Kant y en particular las propuestas de Perojo.

Para contribuir a enjuiciar los aciertos y desaciertos del trabajo de Perojo empiezo señalando que le cabe el mérito de haber sido el primero en enfrentarse directamente con el texto alemán, percatándome de que el cubano concientiza el peligro que entrañan las diversas ediciones en la lengua de partida a las que tuvo acceso, pese a que sus críticos actuales y, en especial, la Academia de Ciencias de Berlín, en la que me he basado para reflejar tales valoraciones acá, consideran que por carecer de numeración y paginación, la traducción de Perojo resulta poco manejable a la hora de tomarla como fuente para la investigación. ¿Qué pasa? Las divergencias que Kant introdujo en su ediciones son de fundamental importancia pero no consignan si la completa reescritura de algunos capítulos de la primera parte son simples reformulaciones de estilo o suponen cambios radicales en el pensamiento del autor. Pese a ello, uno de los grandes aportes de la traducción de Perojo al estudio de Kant consiste en haber consignado al pie de página las diferencias que median entre las dos ediciones que toma como fuente.

Un último dato partiendo siempre de mi desconocimiento del alemán, es que Kant utiliza en la exposición filosófica términos inspirados de su equivalencia en latín. (Se ha dicho que Kant escribió en alemán con sintaxis latina). Perojo, que al parecer no maneja el latín a profundidad, se nutre mejor de la presunta expresión francesa de esa latinidad. Así traducirá el término gemüt que Perojo habrá de interpretar muchísimo en contexto con una conexión mental equivalente más cercana del francés que del latín: espíritu en vez de gemüt/animun. En zwei Grundquellen des Gëmuts (…) als bloZe Bestimmung des Gëmuts… traducirá: nuestro conocimiento emana de “dos fuentes principales del espíritu”: la primera consiste en la capacidad de recibir las representaciones, la segunda en la facultad de conocer un objeto por medio de “esas representaciones (no considera necesario repetir el término espíritu).4

La tríada gemüt, seele, geist, tan recurrente en Kant, Perojo se limita entonces a traducirla por la dicotomía alma/espíritu, lo mismo que la diferencia entre gegenstund y objekt que siempre aparece traducida como objeto. Es necesario decir que a pesar de que con estas propuestas se abre el tema de la polémica entre adecuación y aceptabilidad en traductología, es cierto que acá reduce con irreverencia las consecuencias de obviar distinciones básicas en el pensamiento filosófico kantiano que se pierden en la traducción.

Notas

1. En: Revista Mínima, La Publicidad, 16 de agosto de 1896.

2. Colección de Filósofos Modernos, Gaspar, Madrid. 1883. Traducción de José del Perojo y José Rovira Armengol. Véase también: Historia del pensamiento 34, Orbis, Barcelona 1985, Folio, Barcelona 2002, 2 vols.  

3. Traducción de José del Perojo, Madrid, 1877. 

4. Nota de la autora: Kant por Perojo. Op. cit. pág 201. ..

Bibliografía

Arencibia Rodriguez, Lourdes: Apuntes para una historia de la traducción en Cuba. En: Livius. 3, Universidad de León.

Diccionario de la Literatura cubana.  Traducciones. Centro Virtual Cervantes.

Kan Emmanuelt, Crítica de la Razón Pura. Texto de las dos ediciones precedido de la vida de Kant y de la historia de los orígenes de la filosofía crítica, de Kuno Fischer. Traducción, José del Perojo, Madrid, Gaspar, 1883. 198 (Contiene traducción de la obra hasta la Observación General al Sistema de los Principios: B 294.)

------------------- Crítica de la Razón Pura. Traducción, Manuel García Morente, Madrid, Victoriano Suárez, 1928, 2 vols. (Contiene traducción de la obra hasta la Observación a la cuarta antinomia: B 488/A 466.)

-----------------Crítica de la Razón Pura. Seguida de Prolegómenos a toda Metafísica Futura. Trad., Manuel Fernández Núñez; est. prel., Juan B. Bergua, Madrid, Bergua, 1934, 2 vois.

----------------- Crítica de la Razón Pura. Precedida de la vida de Kant e historia de los origenes de la filosofía crítica, por Kuno Fiseher, Buenos Aires, Sopena Argentina, 1943-1952, 2 vols. Vol. II: trad., F, L. Alvarez. (Contiene traducción de la obra desde B 294/A 235 hasta el final, para completar la traducción de José del Perojo, que ocupa el vol.1.

------------------------------- Crítica de la Razón Pura. Prólogo, Francisco Romero, Buenos Aires, Losada, 2 vols. Vol. II, 1960, trad., José Rovira Armengol. (Contiene traducción de la obra desde B 294/A 235 hasta el final, para completar la traducción de José del Perojo, que ocupa el vol. 1.)

----------------------------- Crítica de la Razón Pura. Traducción, nota preliminar y notas de Juan B. Bergua, Madrid, Ediciones Ibéricas, 1970. 2 vols., 2. cd. Discusión de las Pruebas de la Existencia de Dios (de la Crítica de la Razón Pura), en: Kant, Sobre Dios y la Religión. Traducción y prólogo, José María Quintana Cabanas, Barcelona, Zeus, 1972. (Contiene traducción de la obra desde B 611/A 583 hasta B 670/A 642.)

Sotelo Vázquez, Adolfo “José del Perojo y la Revista Contemporánea”. En: Cuadernos hispanoamericanos No. 523, 1994.  pp 19-23.

Olga Sánchez Guevara, 2018-08-09
Lourdes Beatriz Arencibia Rodriguez, 2018-07-20
Olga Sánchez Guevara, 2018-07-09
Lourdes Beatriz Arencibia Rodriguez, 2018-01-19
Lourdes Beatriz Arencibia Rodriguez, 2017-07-20