Apariencias |
  en  
Hoy es miércoles, 20 de junio de 2018; 10:42 PM | Actualizado: 20 de junio de 2018
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta sección: 6560 | ver otros artículos en esta sección »
Página

Literatura y periodismo: equilibrio para el pensamiento alternativo

Dino A. Allende González, 13 de marzo de 2018

Dentro del conjunto de actividades que se desarrollaron en el capítulo habanero de la 27 Feria Internacional del Libro, la Casa de las Américas fue el escenario escogido para desarrollar el taller Periodismo y Literatura, impartido por el escritor, periodista e historiador Paco Ignacio Taibo II, y coordinado por la Fundación Rosa Luxemburgo (FRL), el espacio La Ventana de la Casa de las Américas, la Brigada Para Leer en Libertad (México)1 y La Jiribilla.

Durante varios días los participantes en el encuentro debatieron acerca de cómo la literatura y el periodismo pueden interactuar entre sí, a partir de la utilización en ambos géneros de elementos comunes para su discurso, entre los que sobresalen la profundidad en el trabajo de investigación –como citara Paco Ignacio, “todo el problema es someter las fuentes a interrogatorios”2–; así como las formas de narrar y los modelos empleados (pequeñas aglomeraciones de historias, crónicas), que en el caso del tratamiento a la información puede emplear las herramientas literarias para desarrollar un periodismo narrativo.

Para ello, fueron tomados como ejemplos las obras de Pablo de la Torriente Brau (Realengo 18 y Peleando con los milicianos); John Reed (México insurgente y Diez días que estremecieron al mundo), Rodolfo Walsh (Operación Masacre), Gabriel García Márquez (Relato de un náufrago) y de otros autores menos conocidos en Cuba como Ryszard Kapuscinski, quien el organizador del curso consideró como ejemplo de “un gran narrador”3. También se abordó el desarrollo del testimonio como género en México, donde según Taibo, llegó relativamente tarde (a finales de los años 60) pero con notable fuerza, relacionado con los sucesos del 68 (La noche de Tlatelolco, de Elena Poniatowska, es un ejemplo clásico de este tipo de literatura) y a partir de los 90 se produjo un redimensionamiento editorial que impulsó el género narrativo-testimonial sobre la base de un periodismo de denuncia, proceso que actualmente sigue desarrollándose.

También como parte de las actividades de la FRL y Para Leer en Libertad, vinculadas con el taller, fueron presentados los libros de crónica periodística Un dólar al día, del periodista italiano Giovanni Porzio y El asesino que no seremos, del también periodista, fotorreportero y realizador de documentales Federico Mastrogiovanni4. En el primer caso se trata de una recopilación de vivencias de Porzio durante su desempeño como corresponsal en México, Afganistán, Sudán del Sur y Etiopía, entre otros escenarios de conflictos internacionales; mientras que El asesino… aborda en clave biográfica la historia de un pandillero de origen latino que vive en los EE.UU., y que tras un largo avatar que incluye varios años de prisión acusado de homicidio, termina regresando a su país de origen.5

Un momento interesante durante el desarrollo del taller fue el diálogo que establecieron los participantes con el General de Brigada Enrique Acevedo, autor de los libros Descamisado (Premio Casa de las Américas 1993 en testimonio y reeditado en el 2000 por la Editorial de Ciencias Sociales); Guajiro (1997); Fronteras (2009) y Los sueños del Tigre. Paramilitares en Cuba (2016), de la Editorial Abril. El autor comentó sobre el proceso de elaboración de dichos textos y acerca de los retos al asumir un género como el testimonio, que no siempre resulta de fácil aceptación debido a la manera de enfocar los acontecimientos narrados, sobre todo por parte de otros participantes en los hechos que se relatan y el afán de estos por “mejorar” lo escrito. Anunció además que tras su incursión en la ficción con Los sueños del Tigre… tiene como próximo proyecto escribir sobre los miembros del Ejército Rebelde que formaban parte de las fuerzas auxiliares en las columnas, llamados también “escopeteros”; ello como parte de una novela que coloque en un justo lugar la participación de estos combatientes en la lucha contra la dictadura de Batista.

Con estas jornadas que tuvieron como principales protagonistas el periodismo narrativo y la literatura quedó evidenciada la importancia que tienen las herramientas literarias para lograr llegar al lector desde un trabajo periodístico hecho con arte, tratando de llenar los espacios “vacíos” de las historias sin caer en la tentación de ficcionar, manteniendo una lucidez para buscar respuestas que en ocasiones llevan a nuevas preguntas.

 

1La Brigada Para leer en Libertad es una Asociación civil dedicada al fomento a la lectura y la historia de México. Participa desde el 2012 en la FILH y durante las presentaciones de sus libros, estos suelen ser distribuidos de forma gratuita. Para más información sobre el tema consúltese a:  http://brigadaparaleerenlibertad.com/
2Esta afirmación, muy utilizada por Paco Ignacio durante una de las sesiones, es original del historiador mexicano Pedro Salmerón.
3Ryszard Kapuscinski (1932-2007) fue un periodista, historiador, escritor, ensayista y poeta polaco conocido por sus reportajes en África durante las décadas de 1960 y 1970, cuando presenció de primera mano el fin de los imperios coloniales europeos en aquel continente. Entre sus libros más conocidos figura Another Day of Life (Un día más con vida), donde narra la descolonización portuguesa de Angola en 1975 y sus consecuencias.
4Nacido en Italia (1979), vive desde 2009 en Ciudad de México y durante el taller impartió elementos de teoría literaria.
5Los otros textos presentados por la FRL y Para Leer en Libertad en el contexto de la 27 FILH fueron: El teatro del Oprimido, de Augusto Boal; El retorno de los tigres de la Malasia (Más antimperialistas que nunca), de Paco Ignacio Taibo II y La evolución del poder en la Revolución Cubana, del investigador cubano Juan Valdés Paz.