Apariencias |
  en  
Hoy es miércoles, 15 de agosto de 2018; 10:56 AM | Actualizado: 14 de agosto de 2018
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta sección: 6653 | ver otros artículos en esta sección »
Página

Lecturas compartidas con Marilyn Bobes y Malena Salazar

Jesús Dueñas Becerra, 11 de junio de 2018

El espacio Lecturas compartidas, auspiciado por la Asociación de Escritores de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), tiene como sede la sala Martínez Villena de la cincuentenaria institución cultural.

Dicho espacio contó con la presencia de la poetisa, escritora, periodista y editora, Marilyn Bobes, así como de la joven narradora Malena Salazar.

Las palabras de apertura estuvieron a cargo del promotor Eric Flores, quien explicó —con pocas palabras— los objetivos fundamentales de la actividad: establecer un diálogo con escritores de experiencia y otros más jóvenes, para conocer —entre otros temas de puntual interés para al auditorio— el estado actual de la literatura cubana contemporánea desde dos ópticas diferentes.

Marilyn Bobes leyó varios poemas que configuran un poemario inédito, aun sin título, caracterizado —fundamentalmente— por la belleza lírica y sensibilidad estético-artística, humana y espiritual que la identifican en el contexto poético insular, así como por la "dosis exacta" de humor criollo que la ilustre intelectual habanera le impregna a su fecunda producción poética y narrativa.

Flores, quien desempeña la función de conductor, les formuló varias interrogantes que Marilyn y Malena contestaron para satisfacer las necesidades cognoscitivas y espirituales del público presente.

El tesoro de la juventud fue la primera aproximación de Bobes a la lectura; luego le siguieron las novelas de Corín Tellado, así como las de otros autores hasta que descubrió al poeta y novelista peruano César Vallejo (1892-1938), cuyos poemas le conmocionaron las fibras íntimas de su yo poético-literario, y por ende, decidió incursionar en el campo de la literatura.

Salazar siguió más o menos el mismo camino recorrido por su admirada colega, pero se inclinó más a la lectura de aventuras y de novelas románticas y de ciencia-ficción; género que focalizó la atención e interés de la joven… hasta que leyó Harry Potter, devenido el detonante que la motivó a escribir novelas y relatos cortos de ciencia-ficción.

Marilyn precisa que, como jurado de certámenes poético-literarios, le es muy difícil, pero no imposible, poder particularizar, en los cuentos que se presentan a concurso, los rasgos y el estilo que deben singularizar a un escritor cubano, mientras Malena estima que la cubanía es algo que les sale por los poros.

Marilyn opina que la literatura debe reflejar el medio que nos rodea, pero —en ocasiones— los escritores, sobre todo los más jóvenes, distorsionan en buena medida esa realidad que, a veces, los hace caer —quizás inconscientemente— en la descripción de situaciones que podrían calificarse de chabacanas, vulgares o marginales, y utilizan para ello un lenguaje signado por las "palabras mal sonantes", al decir del doctor Sergio Valdés Bernal, investigador titular del Instituto de Literatura y Lingüística Dr. José A. Portuondo.

Por otra parte, destaca la influencia de los medios audiovisuales (filmes y telenovelas) en la forma de escribir de los bisoños narradores, pero —señaló— "el cuento cubano tiene mucho peso, así como interesantes líneas temáticas que desarrollar".

Sin embargo, Malena defiende el criterio de que estamos inmersos en la era de la información digital, la cual obliga al escritor a darle un giro de 180 grados a la técnica empleada para transmitirle al lector pensamientos, ideas, sentimientos, emociones, vivencias y experiencias, en que se estructura la creación intelectual y espiritual.

Por último, Marilyn Bobes y Malena Salazar refieren que los lauros obtenidos en un concurso poético-literario no son —en modo alguno— expresión legítima de calidad artístico-profesional, ya que el otorgamiento de un premio está condicionado por disímiles factores (entre ellos, los subjetivos en que se basan algunos miembros del jurado). La excelencia se alcanza escribiendo de manera impecable, y el mejor jurado lo constituyen el público lector y la crítica literaria, que —con honrosas excepciones, que las hay— brilla por su ausencia, concluyeron. 

Al espacio Lecturas compartidas asistieron la escritora y periodista Marta Rojas, Premio Nacional de Periodismo José Martí por la obra de la vida, la maestra Pura Ortiz, así como poetas, narradores y representantes de la prensa local.