Apariencias |
  en  
Hoy es viernes, 16 de noviembre de 2018; 10:00 PM | Actualizado: 16 de noviembre de 2018
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta sección: 190 | ver otros artículos en esta sección »
Página

Ruy Belo, a 40 años de su muerte

Olga Sánchez Guevara, 07 de noviembre de 2018

El 8 de agosto pasado se cumplieron 40 años del fallecimiento de Ruy Belo, considerado por la crítica literaria portuguesa como uno de los poetas más importantes del siglo XX en su país. Ruy de Moura Ribeiro Belo, nacido en São João da Ribeira el 27 de febrero de 1933, estudió Derecho en las universidades de Coimbra y Lisboa, y en esta última se graduó de abogado en 1956. En Roma obtuvo el doctorado en Derecho Canónico, en 1958. De vuelta a Portugal terminó la licenciatura en Filología Románica en la Facultad de Letras de la Universidad de Lisboa.

Su intensa actividad autoral se inició en 1961 con la publicación del poemario Aquele Grande Rio Eufrates, al que siguieron O Problema da Habitação (poesía, 1962) y las colecciones de ensayos Poesia Nova (1961) y Na Senda da Poesia (1969), así como los poemarios Boca Bilingue (1966), Homem de Palavra(s) (1969) y País Possível (antología, 1973). En 1981 vieron la luz los tres tomos de la Obra Poética de Ruy Belo, donde se recoge su poesía completa. En 2001 Assírio e Alvim publicó Todos os poemas, libro que se reeditó en 2004. Ediciones Sequitur, de Madrid, publicó en 2009 El problema de la habitación, en traducción al español de Luis González Platón.

Pedro Marques Pinto, profesor de la Universidad de Oporto, ha comentado que los poemas de Ruy Belo “entrevén en Dios, en la existencia del yo, en la necesidad de lo cotidiano, en la creación de la propia poesía (autoreflexión) o en los paisajes típicamente rurales y bucólicos (…), sus principales temas de elección”.1

También traductor, Belo llevó al portugués a varios autores de lengua francesa y española, entre ellos, Blaise Cendrars, Raymond Aron y Charles-Louis de Montesquieu. De Antoine de Saint-Exupéry tradujo Piloto de Guerra y Ciudadela; de Jorge Luis Borges, Poemas escogidos, y de Federico García Lorca, Doña Rosita la soltera o el lenguaje de las flores.

Ruy Belo murió el 8 de agosto de 1978 a consecuencia de un edema pulmonar. Tenía solo 45 años. En 1991 fue condecorado póstumamente con la Orden Militar de Santiago de la Espada, en grado de Gran Oficial.

Los poemas que he traducido a manera de muestra fueron tomados de Internet y pertenecen al libro Aquele Grande Rio Eufrates.

***
Poblamiento

En tu amor por mí hay una calle que comienza
Ni árboles ni casas existían
antes de que tuvieras tú palabras
y todo yo fuese un corazón para ellas
Te invento y el cielo se azula sobre esta
triste condición de tener de recibir
de los chopos donde cantan
los imposibles pájaros
la nueva primavera
Suenan campanas y levantan vuelo
todas las preocupaciones
Oh, mi amor, ni mi madre
tenía un regazo así
como tiene este día
Y yo llego y me siento al lado
de la primavera

Povoamento

No teu amor por mim há uma rua que começa
Nem árvores nem casas existiam
antes que tu tivesses palavras
e todo eu fosse um coração para elas
Invento-te e o céu azula-se sobre esta
triste condição de ter de receber
dos choupos onde cantam
os impossíveis pássaros
a nova primavera
Tocam sinos e levantam voo
todos os cuidados
Ó meu amor nem minha mãe
tinha assim um regaço
como este dia tem
E eu chego e sento-me ao lado
da primavera


***
Nada consta

Me falta la hoja cinco
Y entretanto la barba fue creciendo
Mi barba vino creciendo ferozmente
indiferente a la muerte de uno u otro amigo
a las letras protestadas a los disgustos domésticos
a los viajes lunares a las convenciones a las luchas
Cuando las cosas se yerguen contra el hombre
se erizan agresivas contra él
ni al poeta le basta el parapeto de las palabras
Yo por ejemplo hombre de poco tiempo
traído por los días aquí estoy
Continúo diciendo: si alguna cosa hay
que podías perder y aún no perdiste
de que ya la perdiste puedes estar seguro
Me falta la hoja cinco
Tengo la barba arreglada
Todavía este año tal vez en marienbad
vi mujeres curtidas por los lutos
Mal de muerte es el mío
en plena posición de pie a las tres de la tarde
en medio del movimiento del rocío
sentado por las tardes en el cine en días de semana
Ya caen carnes ya se pierde pelo
ya casi me queda solo la devoción
lisboa en ciertos días algún amigo a veces
Pocas cosas importantes pensé durante la vida
una mesa de sol en pleno invierno
un mar sin controversia algunos papeles
–y me sigue faltando la hoja cinco–
pues a pesar de todo nada consta

Nada consta

Falta-me a folha cinco
E entretanto a barba foi crescendo
a minha barba veio crescendo ferozmente
indiferente à morte de um ou outro amigo
às letras protestadas aos desgostos domésticos
às viagens lunares às convenções às lutas
Quando as coisas se erguem contra o homem
se eriçam agressivas contra ele
nem ao poeta basta o parapeito das palavras
Eu por exemplo homem de pouco tempo
trazido pelos dias aqui estou
Continuo a dizer: se alguma coisa há
que podias perder e ainda não perdeste
de que já a perdeste podes estar derto
Falta-me a folha cinco
Estou com a barba feita
Ainda este ano talvez em marienbad
eu vi mulheres curtidas pelos lutos
Mal de morte é o meu
em plena posição de pé às três da tarde
em meio do movimento do rossio
sentado à tarde no cinema em dias de semana
Já caem carnes já se perdem pêlos
já quase só me resta a devoção
lisboa certos dias um amigo às vezes
Poucas coisas importantes pensei durante a vida
uma mesa de sol em pleno inverno
um mar incontroverso alguns papéis
-continua a faltar-me a folha cinco-
pois apesar de tudo nada consta

1 Consultado el 30-10-2018 en Revista Calibán