Apariencias |
  en  
Hoy es miércoles, 15 de agosto de 2018; 10:58 AM | Actualizado: 14 de agosto de 2018
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta sección: 457 | ver otros artículos en esta sección »
Página

Regino Boti, 60 años de vida en la memoria

Leonardo Depestre Catony, 13 de agosto de 2018

El más célebre y querido de los poetas guantanameros es también una de las voces emblemáticas de la poesía cubana del siglo XX. No es poco, pues, el mérito de Regino Boti, y sobran motivos para recordarlo en ocasión del 60 aniversario de su muerte.

El eminente crítico Max Henriquez Ureña escribiría de Boti que “representó un ansia renovadora dentro del modernismo, ya en liquidación, y en definitiva se afilió a las corrientes que dieron vida al modernismo”.

Boti gusta de los poemas breves —esto se percibe en su libro El mar y la montaña, de 1921—, que reflejan una observación o una agudeza de su pensamiento:

Se cierra el horizonte —ceniza, plomo, perla.
Los terrenos candentes se entreabren.
Brillan las hojas. Los goteros danzan
y de la tierra sube ese olor
natural, único, eterno y cósmico;
olor de hembra, de tumba y de lecho,
de beso y ramaje, de vida,
de todo, de nada…

Algo nos llama la atención en este escritor con perennes ansias de superación personal: tenía nada menos que 64 años al graduarse de doctor en Filosofía y Letras de la Universidad de La Habana en 1942. Claro, para entonces el doctor Boti ya se había graduado de doctor en Derecho Civil en La Habana de 1917 y un año después de Notario Público, profesión que ejerciera. Tenía además una larga carrera en las letras, libros publicados y renombre nacional, al punto de ser miembro correspondiente de la Academia de la Historia de Cuba, de la Academia Cubana de la Lengua y de la Academia Hispanoamericana de Ciencias y Artes de Cádiz. ¡Casi nada para una época en que si bien el acceso a los altos niveles de instrucción se hacía difícil, abundaban no obstante los cubanos de sólida cultura!

Y he aquí otra información cuando menos curiosa en torno a Regino Boti: la de su intercambio epistolar con la poetisa uruguaya Juana de Ibarbourou. Las cartas de ella están fechadas en Montevideo, en febrero de 1928 y octubre de 1929, acusan recibo de un ensayo sobre la lírica cubana y del poemario Kodak Ensueño, entonces recién publicados por el autor guantanamero. El asunto, por largo tiempo desconocido, fue sacado a la luz años atrás por el nieto de Boti, del mismo nombre, y se suma a los muchos datos de interés que nos reporta la obra y la personalidad del también autor de La torre del silencio.

Inspirado y brillante también en el verso rimado, portador de un catauro colosal de voces, Boti conoce y maneja los sonidos de la música, como lo hace aquí:

Desgrana el viento su collar de sones;
Sinfoniza la mar sus convulsiones
Bajo la batuta de la marea;
El nublado la bahía taracea
De verde y de pizarra; el aguacero
Tiñe el horizonte de azul de acero.


(“En el promontorio”)

Alrededor de cinco libros publicó Regino Boti, desgranados a partir de 1913, cuando su autor tenía 35 años, por lo que en modo alguno puede considerarse obra de un principiante: Arabescos mentales, El mar y la montaña, La torre del silencio, Kodak-Ensueño y Kindergarten. También cultivó el ensayo en su estudio La nueva poesía de Cuba, de 1927, asunto continuado en Tres temas sobre la nueva poesía, de 1928.

Historiador, poeta, ensayista, periodista, conferenciante… todo ello puede decirse del doctor Regino Boti, profesor en el Instituto de Segunda Enseñanza de Guantánamo y frecuente colaborador de las publicaciones periódicas de su tiempo.

Nacido el 18 de febrero de 1878, fecha de la que se cumplieron recientemente 140 años, y fallecido el 5 de agosto de 1958, fecha de la que ahora se cumplen seis décadas, Regino Boti es uno de los autores cubanos de relevancia en Cuba y en la literatura hispanoamericana.

Su hijo Regino Boti León (1923–1999), descolló como economista,  conocido por su actividad en la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y por su participación en la estrategia económica inicial de la Revolución.