Apariencias |
  en  
Hoy es miércoles, 15 de agosto de 2018; 10:58 AM | Actualizado: 14 de agosto de 2018
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta sección: 307 | ver otros artículos en esta sección »
Página

El tiempo de Carlos Ettiel

Roberto Ginebra, 30 de julio de 2018

Entre las novedades que trajo la Feria del Libro a la joven provincia de Mayabeque se encuentra Escape del tiempo (Ed. Montecallado, 2017), el más reciente Premio Nacional de Décima Francisco Riverón, un audaz cuaderno de Carlos Ettiel Gómez Abreu (Jagüey Grande, Matanzas, 1979), quien es desde hace un tiempo a la fechauno de los más talentosos jóvenes escritores del patio. Un libro que sin dudas marca un momento excepcional en su carrera poética y nos revela, con inusual resplandor, el estado de gracia de la décima nacional como patrimonio incontestable de nuestra cultura, en defensa de la cual la provincia de Mayabeque mantiene su empecinada y justa promoción.

Carlos Ettiel es poeta, narrador y escritor para niños. Licenciado en derecho y asesor literario. Miembro de la Uneac y egresado del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso. Ha escrito una decena de libros, y tiene en su haber múltiples premios nacionales. Una de sus más recientes publicaciones, Ponle sazón a la décima (Ed. José Martí, 2016), goza de una grata acogida entre el público cubano. Ettiel muestra ahora una voz que nos sorprende en su hechura, por su solidez y cuestionamiento introspectivo, que comienza en tono bajo, desde lo intimo, y termina convirtiéndose, como toda buena poesía, en un "canto general". Escape del tiempo no es otro libro del matancero, sino tal vez su compendio lírico más profundo hasta hoy.

Editado, como ya se dijo, por el sello local Montecallado, cuentacon una portada del fotógrafo Abiney Barrios Reyes, que nos recuerda a los afamados relojes derretidos de Salvador Dalí en su pintura Persistencia de la memoria, una ilustración rutilante que se mantiene en congruencia interminable con el poemario de Carlos Ettiel.

No desconoce el poeta el erotismo despierto en cada fuga del recuerdo, donde hay una inobjetable pasión latente, como la que se desboca en el poema "Entrega": "Llevo su nombre en mi ropa como si fuera secreto / surgen sus labios / un reto bajo el cristal de la copa / cae la lluvia / galopa con inocente avaricia / me prueba la noche / inicia / soy un loco / me sentencio /  respiro por el silencio mojado de su caricia…". Pero es al meditar calmo, memorioso como las piedras, que cada fibra interior nos sumergeen el alma de una generación itinerante marcada por décadas de descalabro y resurrección, como cuando presume conocer la mirada del suicida:
 

La soledad se pregunta cómo escribir una historia
En la arena      no hay memoria
El tiempo         no tiene punta
Su retórica       es difunta
La solución      un azar
El pecado        despertar la mirada de suicida
como si tuvieran vida las promesas bajo el mar

Así se trasfigura también cuando conceptúa, lúcidamente, su definición de la mentira: "…es una nota musical que se oye mustia/ adolece con la angustia de la verdad que le agota. / La mentira es ala rota / mal tejido /  hondo nido / verso  extraño / un engaño / malherido…".

Con un lirismo a ratos filosófico, a ratos experimental, pero siempre acerado, resulta sorprendente ver transitar su verso desde la difícil sencillez martiana hasta la hondura lezamiana. Un poemario que si bien fue premiado en el prestigioso certamen Francisco Riverón por tener en cuenta el dominio de la estructura clásica de la décima y otros modos no tradicionales, usados con acierto y buen gusto, es indudablemente mucho más que eso, pues nos convoca de una vez y con eficacia a apostar por la reivindicación absoluta de la poesía.

Roberto Ginebra: Poeta, promotor, director de Ediciones Montecallado, Mayabeque.