Apariencias |
  en  
Hoy es sábado, 23 de junio de 2018; 9:48 AM | Actualizado: 22 de junio de 2018
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta sección: 77 | ver otros artículos en esta sección »
Página

Italia

Rainer María Rilke, 11 de junio de 2018

Preciado Miguel Barnet:

Dibujando en la ventana la nieve que cae en el jardín, te escribo desde esta dura realidad. Recibo con agrado tu poemario Mapa del tiempo1 que me ayuda a tener un poco de tu verano intenso y ese cielo que me compartes con la dedicatoria: “Admirándote, aprendiendo a quererte…” para confesarte con estas –mis– palabras, el aliento que también encuentro en esos bellos dibujos de Zaida de Río que bien acompañan tus poemas. El gran José Lezama Lima dejó constancia de ese fisgonear en el tiempo mismo y en el hombre: “La memoria prepara su sorpresa…”, que bien utilizas de pórtico a ese hermoso paisaje donde el aliento se deja llevar por el mundo sonoro de las cosas que nos habitan.

Frente a esa hoja de papel en blanco
Se levantan todas las cátedras,
Naufragan las palabras en una playa oscura
Y la ciudad resurge con sus columnas y sus árboles

¿Será acaso ese mundo sonoro la penitencia para habitar las pequeñas realidades? ¿Será acaso el agua tan pura que no sepamos de las noches magras ni de los cielos cubiertos de un raro hollín...? Nada aquí, estimado Barnet, resulta tan ajeno. Se trata entonces de echar a andar esa imaginería que nos brota de la memoria, como si fuera un país tan real que sea parecido en el espejo. 

Me sorprende la forma en que aparece
La sombra de mi cuerpo en la pared
Pensar que ha conquistado un lugar
Junto al musgo y las hormigas

Así también pienso poeta querido, acerca de conquistar un lugar junto al musgo y las hormigas. En esos espacios también habitan los seres, las pequeñas historias, lo atemporal, la angustia de ver pasar los años.  Así, como un transeúnte, pienso ha quedado el que conoce de estos derroteros. El transeúnte se pone una máscara y saca a relucir su realidad. Es una propuesta que, infiero, cualquier lector frenético nos comente.

Una ventana sirve para mirar por ella como escribió el poeta,
Presto a atisbar las orlas de un mar
De fina espuma

Y el que se llevó los mensajes quedó sin más respuestas, pues todo no tiene una respuesta en este mundo donde se configura un mapa a favor del hombre, del que simplemente va dibujando las cosas que suceden. Así es mi querido Barnet que también aprendo a quererte, con esa angustia que se va alejando como si fueran tiempos diversos.

Admirándote también,

Rainer María Rilke.

 

1- Editorial Letras cubanas, 1989.

Rainer María Rilke, 2018-05-09
Rainer María Rilke, 2018-04-17
Rainer María Rilke, 2018-03-06
Rainer María Rilke, 2018-02-23
Rainer María Rilke, 2018-01-16
Rainer María Rilke, 2017-12-06