Apariencias |
  en  
Hoy es viernes, 24 de noviembre de 2017; 1:27 PM | Actualizado: 24 de noviembre de 2017
<< Regresar al Boletín
No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 9 No 8 No 7 No 6 No 5 No 4 No 3 No 2 No 1
Página

Cultura (de lo) digital
 

Víctor Ángel Fernández, 23 de octubre de 2017

Estamos a un año de celebrar el 150 aniversario del inicio de nuestras luchas independentistas y, unos días después, la primera entonación de aquella Bayamesa que, transcurridas las épocas, ha llegado a acompañarnos como Himno Nacional; fecha que, además, como si ya no fuera suficiente con su fuerza individual, hemos tomado como Día de la Cultura cubana.

Cada año, estas fiestas incluyen las recordaciones en todos los órdenes de aquellas gestas fundacionales, y Bayamo, como cuna de una nacionalidad a la que sólo le faltaba la independencia, nos lleva de la mano por el necesario recuento.

Así, a partir de raíces reales que se mezclan dentro de la tierra y se afincan en ella, fue formándose la cultura de la cual hoy nos preciamos.

Con o sin nuestra anuencia, esas celebraciones de 2018 nos ubicarán casi al final de la segunda década de este siglo XXI, y esa cultura nos exige otras preparaciones para asimilarla, sobre todo, para mantenerla en el máximo de sus potencialidades; no considerándola como objeto inmóvil y superviviente sino como organismo absolutamente dinámico, vivo, incidiendo en el cambio de una época; con independencia de nuestras reales limitaciones, cada día, nuevas opciones se incorporan a las herramientas sociales que hoy están disponibles.

Como resultado de este último medio centenar de años, hoy convivimos varias generaciones; unas, en plena eclosión y otras, llegando al inexorable fin del camino. Unas, empezando a definir lo que quiere y otras, todavía con el poder que les ofrece la experiencia, pero ambas, con la impostergable necesidad de convivir y unir lo que las articula, sin desechar, pero en ocasiones, obligadas a poner a un lado lo que pueda diferenciarlas y, en el peor de los casos, distanciarlas.

Y en ese entorno se ubican las nuevas tecnologías. No como el elemento tecnocrático que vendrá a resolver todos los problemas pero, de forma positiva, como la necesaria parte del cambio que influirá, incluso, en las más profundas concepciones de ese conjunto de elementos que todos reconocemos como cultura y que, de ninguna forma, nos van siendo ajenos.

Esas nuevas tecnologías, representadas de forma habitual como "lo digital", nos abren –otros o nuevos-- caminos para acercarnos a la cultura desde variantes y métodos diferentes.

Como ejemplo, la música. Con algo de talento, de preparación y un buen equipo digital de sintetización –sin tener los más mínimos deseos de superar a ninguno de los grandes del reconocido pentagrama musical cubano–, ya se tienen todos los componentes para llenar horas y horas de atenta escucha, sea por los medios de divulgación o por el antiquísimo método del trueque a partir de lo que poseen unos y otros.

Lam, Servando, Portocarrero y todos sus similares, debieron gastar litros de pintura y metros de lienzo por cada una de sus obras finales, esas piezas maestras que hoy disfrutamos. Una computadora, un sistema informático de diseño y, muchos o pocos deseos de igualar o superar a los grandes, nos ofrecen cualquier receta de oficio, donde la ya citada música, algunas iluminaciones llamadas inteligentes y un público ávido de recibir algo diferente son la receta perfecta para acceder a un arte, no sé si mejor, igual o peor, pero de seguro, diferente.

Todavía hoy se salva la literatura, no en sus soportes, aunque sí en su creación. No obstante, existen algunos experimentos asiáticos para generar cibernéticamente un libro de poesía. Pero, ¿quién se atreve a discrepar de que un día, tarde o temprano, ese experimento aislado pueda ser programado para que un nuevo dispositivo produzca novelas o poemas a solicitud? ¿Y las impresoras de tercera dimensión para generar piezas escultóricas? ¿O los hologramas en movimiento a la disposición de un coreógrafo para crear un nuevo tipo de danza, llegue o no a representarse en un gran teatro, disponible para disfrutar en una pantalla digital?

Seguro que los agoreros y enterradores saltarán a promocionar la muerte de alguna de esas artes. Otros, demasiado embebidos en los pronósticos cinematográficos –donde por cierto, ya se ha producido más de un guión y una película, basadas en esquemas colaborativos--, tratarán de luchar contra el dominio de las máquinas, olvidando que en cada momento de la humanidad ellas no han sido más que el producto, por demás controlable, de mentes privilegiadas, esas que siempre se ubican en el regreso de donde los simples mortales ni siquiera nos hemos preparado para conocer el camino de ida.

¿Ese mundo 4.0, 5.0 o 10.0 llegará pronto? No.

¿Algo de eso sucederá en el transcurso del año próximo con implicaciones para nuestra cultura? No.

¿Sucederá en los próximos 365 días? Negativo.

“Eso” ya viene sucediendo desde que Félix Varela nos iluminara con la enseñanza del pensar. Desde que Martí nos llamara a la necesaria unidad. Desde el rescate de un país en forma de patio trasero del poderoso vecino. Desde la campaña de alfabetización, desde que un día se pronosticara para Cuba el necesario futuro de hombres de Ciencias, desde que el primero del millón de graduados universitarios de estos 60 años saliera de un aula y tuviera listo un espacio para ejercer su profesión.

No va a suceder, viene sucediendo desde que esa cultura, la que nos señala y distingue en cualquier parte del planeta, empezó a emerger de la mezcla, modificándose y adaptándose a las variantes de átomos o de bits, pero diciéndonos que para vivir esa época –la ya actual o la que se nos viene encima--, un nuevo componente, lo digital, es una realidad y a cada momento va inoculándose en el ADN de ese crisol que día a día hierve y combina sus contenidos.

¿Nos atrevemos a soñar?
 

 
Página
<< Regresar al Boletín Resource id #37
No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 10 No 9 No 8 No 7 No 6 No 5 No 4 No 3 No 2 No 1