Apariencias |
  en  
Hoy es miércoles, 22 de noviembre de 2017; 5:08 PM | Actualizado: 22 de noviembre de 2017
Búsqueda de artículos
título
autor
Artículos en esta columna: 8 | ver otros artículos en esta columna »
 
Página

“Papá, ¿por qué no tengo pelo bueno?”, Nota sobre Good hair de Jeff Stilson

Víctor Fowler, 25 de mayo de 2010
Cuando Lola, la hija de 5 años del conocido actor de comedia Chris Rock, vino hacia él llorando al regreso de la escuela y preguntándole: “Papá, ¿por qué no tengo pelo bueno?”, el conocido cómico se propuso ir hasta los límites de la Tierra y rastrear en la profundidad de la cultura negra para encontrar cómo esa idea había sido puesta en la cabeza de su hija. El resultado de ello es Good hair, un documental que -sin pretender hondas lecturas de su objeto- nos enfrenta a un sorprendente abanico de problemáticas asociadas a la relación entre el cabello, la familia, el erotismo, las posibilidades de ascenso social y la autoestima de las mujeres negras. Si esto pertenece al ámbito de lo interpersonal, en lo que toca a la estructura industrial que le sirve de apoyo, el documental nos coloca frente a un negocio multimillonario con raíces transnacionales.

Good hair descansa en la contraposición de una docena de reposadas entrevistas (dentro de las cuales figura la poeta Maya Angelou) con el nervioso recorrido (en cada uno de ellos hay conversación con personas del lugar) al interior de peluquerías, laboratorios, barberías, tiendas de venta de cabello, competencias de estilistas, templos hindúes y en cada sitio afloran múltiples dimensiones del cabello en las mujeres negras.

Pese a que el documental, estrenado en el Festival Sundance, disfrutó de reacción favorable por parte de la crítica y del público, ha provocado disgusto en sectores que consideran que devuelve una visión ligera, ya que no concede voz a aquellas mujeres negras que llevan su cabello natural sin someterlo a laciado y sin la adición de extensiones de pelo lacio. Si bien esto es cierto, como mismo (en una producción que incluye un viaje a la India) no son mostrados los peinados con su cabello natural de las mujeres contemporáneas de África, lo que hay resulta suficiente para ser inquietante e incita tanto a discusiones profundas como a continuar el trabajo en otros campos asociados. Tal es la complejidad de lo que se encuentra en juego que no ha sido poca la crítica desde la posición de quienes consideran que el material trivializa algo grave para las mujeres negras, relativo a sus identidades y autoestima; no en vano varios comentarios recuerdan que en toda la humanidad el único tipo de cabello implícitamente sometido a juicio público es el de los negros.

Sin embargo, las paradojas culturas son todavía más profundas que la simple evidencia y como escribiera un lector que propone una aguda inversión del tema a partir de la relación entre estándar de belleza y ausencia de expectivas sociales: “Ahora alguien podrá hacer lo mismo para explicar por qué las mujeres blancas de la América profunda pasan varias horas diarias para que sus cabellos luzcan como extraídos de anuncios y tan innaturalmente correctos”.


 

Nota: El debate contó  la conducción de Víctor Fowler y Roberto Zurbano.

Víctor Fowler Calzada, 2010-03-19
Víctor Fowler Calzada, 2010-02-18
Víctor Fowler Calzada, 2009-09-24