PREMIO NACIONAL DE LITERATURA
REGRESO A CubaLiteraria
 
 


PARECE BLANCA
(Versión infiel de una novela sobre infidelidades)

 

.....................................................................................................

Nemesia. ¡Qué calor!

Leonardo. Está cayendo fuego.

Cándido. Esta Isla es un infierno.

Cecilia. El sudor me corre entre las tetas como un río.

Rosa. ¡Una limonada!

Isabel. ¡Una penca!

Pimienta. ¡Un poco de brisa, Dios!

Cecilia. Me ahogo.

Leonardo. Quítate la ropa.

Cecilia y Leonardo juegan entre sábanas y almohadas.

Cecilia. Tu padre me persigue.

Leonardo. Lo he visto.

Cecilia. Dicen que me quiere como un padre. (Suelta una carcajada.)

Leonardo. Mi padre no quiere a ninguna mujer como un padre.

Cecilia. ¿Entonces qué quiere tu padre?

Leonardo. Quitarle la comida al hijo.

Cecilia. ¡Qué mal padre!

Leonardo. ¡Y qué buen hijo!

Cecilia. Me asusta.

Leonardo. Hace todo lo posible por separarnos.

Cecilia. Chepilla me rompe los vestidos para impedir que te vea. Se opone a que te bese así. (Lo besa.) Sospecho que tú y yo vamos a ser los protagonistas de una gran historia de amor.

Leonardo. Somos los protagonistas de una gran novela. ¿No sería mejor con música?

Cecilia. Sí, con música. ¡Me encanta!

Leonardo. Una ópera.

Cecilia. Nunca he visto una ópera.

Leonardo. Cuando nos casemos te llevaré al teatro y cantarán un dúo de amor que te recordará este momento.

Cecilia. ¿Te vas a casar conmigo?

Leonardo. (En broma.) Por nada del mundo. ¿Casarnos? ¡Qué sacrilegio! Todo el mundo lo comenta. Somos hermanos, dicen.

Cecilia. ¿Y tú lo crees?

Leonardo. De mi padre creo cualquier cosa. Adora la canela.

Cecilia. (Le enseña la piel.) Mira, nácar.

Leonardo. Por fuera. Por dentro tienes fiebre. Sangre negra, y me encanta. (Pausa.) Te pareces a mi hermana Adela. (La mira detenidamente.) Ese hoyito en la barbilla es idéntico. (Se lo besa.) Y ese color de los ojos... ¿Cómo pueden haber dos mujeres en el mundo con ese color en los ojos? (Se los besa.) Cuando
veo caminar a Adela pienso: Cecilia se escapó de su casa y vino a verme. Trato de explicarme qué pasa, descubrir qué oculta tu sonrisa, la misma sonrisa de Adela cuando me mira. Y hay algo que se me escapa y me turba. (Cecilia se ríe.) ¡Ríete! Ríete como mi hermana y serás la heredera de todo el caudal de los Gamboa.

Cecilia. ¡Ojalá!

Leonardo. Yo salí a mi madre: saqué sus ojos y su sonrisa. Tú saliste a mi padre, como Adela. Y eres la hermana más linda que tengo.

Cecilia. Tengo miedo. Me erizo.

Leonardo. Te erizas. De placer. Me encantaría que fuéramos hermanos, así hubiéramos crecido juntos, jugando siempre. Y todo lo que ahora hacemos lo hubiéramos hecho de niños debajo de la cama, jugando. (La besa.)

En otra parte del escenario Pimienta reflexiona.

Pimienta. Lo que uno hace de niño debajo de las camas y detrás de las puertas, te hace descubrir que lo que más deseas siempre está prohibido. Todo: decir una mala palabra, jugar con un vecino, comerse una fruta. Gritas la palabra, huyes con el vecino y te atracas de mangos verdes. ¡Ay!, la libertad de la niñez, la crueldad de los niños y la tortura de ser niño. Y obedecer, obedecer, obedecer. ¡Qué alegría rebelarse contra las órdenes y burlarse de los guardianes! Con esa misma rebeldía desafiamos al mundo.

Cecilia. ¿Te gustaría? ¿Hacerlo debajo de la cama?

Leonardo. En cualquier parte: arriba de la cama y debajo de la cama; dentro de un escaparate y en una sabana a cielo abierto. con qué gusto te arrastraría hasta la iglesia del Ángel.

Cecilia. ¿Sin velo? ¿Sin azahares?

Leonardo. Para morderte frente al altar.

Cecilia. ¡Hereje!

Leonardo. Eres un diablito que me arrastra al infierno.

Cecilia. El diablo eres tú y me hundes en un pozo sin fondo.

Se pierden entre las sábanas.

Nemesia. ¡Qué calor!

Leonardo. Está cayendo fuego.

Cándido. Esta Isla es un infierno.

Cecilia. El sudor me corre entre las tetas como un río.

Rosa. ¡Una limonada!

Isabel. ¡Una penca!

Pimienta. ¡Un poco de brisa, Dios!

Cecilia. Me ahogo.

Leonardo. ¡Encuérate ya!

.......................................................................................................