PREMIO NACIONAL DE LITERATURA
REGRESO A CubaLiteraria
botonbiografia.jpg (1788 bytes) botonbibliografia.jpg (1895 bytes)
botonantologia.jpg (1820 bytes) botonhome.jpg (1606 bytes)
criticabarner.jpg (3130 bytes)

I PARTE
II PARTE
III PARTE
IV PARTE
V PARTE




Galería


VALORACIONES DE LA CRÍTICA

A lo largo de su carrera literaria, la crítica se ha ocupado de la obra de Francisco de Oraá para situarla en su contexto y evidenciar su importancia y su significación. Recogemos aquí algunos de los juicios más relevantes.

Sí, el contexto del solipsismo era el mercado, la usura, el lucro. La esperanza apocalíptica, en fin, lo que está en el fondo cegador de todas las religiones y de todas las revoluciones, la ciudad que sea el reino de la justicia y de la paz, la ciudad santa de los hombres, comparece fascinante al final de este libro de enseñanza bíblica, articulado por tres momentos esenciales: Expulsión, Cantar de los Cantares, Apocalipsis... De este modo el que apenas tenía «figura de gente»... entra en «uso de razón» como animal del espíritu, racional y político, hijo de la polis que hay que construir incesantemente con la razón y el amor, con la razón del amor.

Cintio Vitier: "Solipsismo y Revolución",
(A propósito de Con figura de gente y en uso de razón,
de Francisco de Oraá), en su Crítica sucesiva,
Ediciones Unión, pp. 441-446, La Habana, 1971.

La poesía de Oraá en la década de 1950 es, como el título Por nefas indica, un desesperado braceo contra una realidad adversa, enajenante. Los temas esenciales son la soledad y la angustia. [...] Ese fenómeno se muestra en la insaciable proliferación de la imagen, que produce cierta hurañez, cierta oscuridad. Se trata de poemas siempre introspectivos, de severa densidad. Su «intención formal de desaliño y desgarbo» -como dice en la solapa de Por nefas lo alejaba, por otra parte, de la directa comunicación emocional y la limpieza intentadas por algunos poetas de Orígenes. En Con figura de gente... hallamos ya un contrapunto entre el doble diapasón de la soledad y la solidaridad. [...]

[...] El fenómeno más singular que distingue a la poesía de Francisco de Oraá es su no ruptura con la poesía anterior, pues, aunque hay cambios evidentes, y una manera muy personal de decir, esa avidez por la imagen se conserva, en momentos en que se intentan otros caminos («antipoesía», poesía narrativa o coloquial). El cambio de actitud está en que ahora Oraá marcha a encontrar al hombre común sin renunciar a un ya formado estilo, aunque con un lenguaje en general más sencillo. Otra característica importante de la poesía de Oraá es -digámoslo así- su ingenuidad. Con esto no aludimos a primitivismo o falta de oficio literario, sino al hecho de que sus poemas, más que construcciones perfectas, prefieren ser testimonios sinceros de sentimientos originales, prístinos.

Raúl Hernández Novás: "Bodegón de las llamas [...]",
en Universidad de La Habana, n. 212, pp. 173-176,
La Habana, enero-diciembre 1980.

.


Redacción Editorial: Enrique Saínz Corrección Editorial: Nora Lelyen Diseño Web: Yalier Pérez