Li no No vás
La Revista de Avance...


La Revista de Avance fue publicada, primero con carácter quincenal, y mensual después, entre 1927 y 1930. Constituyó el principal órgano de la vanguardia literaria cubana. El primer número vio la luz el 15 de marzo. Encima del subtítulo -por el que es conocida la revista- aparecía, en números, el año en curso, verdadero título de la publicación, que variaba por esta causa todos los años. Sus primeros editores fueron Alejo Carpentier, Martín Casanovas, Francisco Ichaso, Jorge Mañach y Juan Marinello. En el número 2 se retiró Carpentier y pasó a ocupar su lugar José Zacarías Tallet. Al ser expulsado de Cuba Martín Casanovas, a consecuencia del 'proceso comunista' de 1927, llenó la vacante Félix Lizaso (número 11). José Zacarías Tallet ocupó el cargo hasta el número 26. A partir del número 27, y hasta su desaparición, los editores fueron cuatro: Juan Marinello, Jorge Mañach, Francisco Ichaso y Félix Lizaso. Esta revista, de vital importancia para conocer ese período de nuestra historia literaria, se inscribió dentro de los marcos de los problemas estéticos y literarios de su tiempo. Contó con diversas secciones. La primera de ellas, Directrices, incluía notas editoriales sobre aspectos culturales o cualquier otro asunto de interés, firmada por "Los cinco", o sea, los miembros del equipo editorial. Otras secciones fueron Letras extranjeras, que destacaba los más notables acontecimientos de actualidad en la literatura no hispánica; Letras hispánicas, con noticias y comentarios sobre la literatura de nuestro continente; Letras; Almanaque, que ofrecían comentarios de libros, de películas, de obras teatrales y síntesis de publicaciones periódicas recibidas. La revista publicó poemas, ensayos sobre diversos temas (literarios, de artes plásticas, históricos). Entre los colaboradores más asiduos figuraron Agustín Acosta, Emilio Ballagas, Regino E. Boti, Mariano Brull, José María Chacón y Calvo, Alfonso Hernández Catá, Fernando Ortiz, Félix Pita Rodríguez, Regino Pedroso, Raúl Roa y Enrique José Varona. También aparecieron trabajos de destacados intelectuales extranjeros. Esta publicación desempeñó un importante papel en lo concerniente a la divulgación de la música y las artes plásticas. En este último ámbito destacados pintores cubanos ilustraron sus páginas, como Carlos Enríquez y Víctor Manuel. Asimismo la revista creó una empresa editorial, que publicó libros de Regino E. Boti, y Juan Marinello, entre otros. El último número -el 50- apareció el 15 de septiembre de 1930.

(Tomado de Diccionario de la literatura cubana, t. 2, pp. 865-866, Editorial Letras Cubanas, La Habana, 1984. )