PREMIO NACIONAL DE LITERATURA
REGRESO A CubaLiteraria
 

En el Palacio del Segundo Cabo, que fuera sede del Instituto Cubano del Libro, el 30 de enero de 1995 tuvo lugar la entrega del Premio Nacional de Literatura correspondiente al año 1994. Roberto Fernández Retamar (Presidente) leyó el Acta del Jurado que otorgó la importante distinción y que estuvo integrado, además, por Graziella Pogolotti, Marilyn Bobes, Salvador Arias y Jorge Luis Arcos. Las palabras de elogio estuvieron a cargo de Marilyn Bobes, quien calificó al autor galardonado, Miguel Barnet, de promotor incesante de una cultura en cuyas fuentes encontró el sentido de su existencia.

Entre los autores nominados por cincuenta y una instituciones culturales cubanas se encontraban, junto a Miguel Barnet: Pablo Armando Fernández, César López, Carilda Oliver, Jesús Orta Ruiz (el Indio Naborí), Lisandro Otero, Ricardo Repilado, Luis Suardíaz y Ezequiel Vieta.
 

El Premio Nacional de Literatura, el premio literario más importante que se otorga en el país, fue instituido en el año 1983 por el Ministerio de Cultura y se concede anualmente al conjunto de la obra de un escritor cubano, residente en la Isla, que haya realizado aportes significativos al auge de las letras cubanas. Lo han recibido también: Nicolás Guillén (1983), José Zacarías Tallet (1984), Félix Pita Rodríguez (1985), José Soler Puig, Eliseo Diego y José Antonio Portuondo (1986), Dulce María Loynaz (1987), Cintio Vitier y Dora Alonso (1988), Roberto Fernández Retamar (1989), Fina García Marruz (1990), Ángel Augier (1991), Abelardo Estorino (1992), Francisco de Oraá (1993), Jesús Orta Ruiz, el Indio Naborí (1995), Pablo Armando Fernández (1996), Carilda Oliver Labra (1997), Roberto Friol (1998), César López (1999) y Antón Arrufat (2000).

Se encontraban presidiendo también la ceremonia Jesús Montané Oropesa, entonces miembro del Grupo de Apoyo del Comandante Fidel Castro; Abel E. Prieto, miembro del Buró Político y actual Ministro de Cultura; Armando Hart Dávalos, entonces Ministro de Cultura y en la actualidad Director de la Oficina del Programa Martiano; viceministros del ramo, personalidades de la cultura cubana y el Cuerpo Diplomático acreditado en Cuba.

Al recibir el máximo galardón para las letras nacionales, el narrador, poeta y etnólogo Miguel Barnet (La Habana, 1940) evocó cuatro nombres que para él representan un modelo de entrega al oficio, no tan ingrato, de escribir. Ellos son: Fernando Ortiz, Alejo Carpentier, José Lezama Lima y Nicolás Guillén. Y agregó: «Tuve el privilegio de estar cerca de ellos, de aprender con su obra. Cuatro sombras tutelares que gravitan sobre mi vida».

El autor premiado concluyó sus palabras leyendo un poema de su autoría que, de cierta manera, sintetiza su vocación de escritor y su responsabilidad como intelectual comprometido con la cultura y el destino de su país:

 

El Poeta en la Isla

Ni caimán oscuro,

ni caña vertical, mitológica

ni Ochún nadando en las aguas doradas del sueño

ni Santa Bárbara ardiendo en la noche del amor,

en la imborrable noche de los sexos,

ni la Giraldilla inmóvil

hacia el más remoto de los puntos cardinales,

ni la Avenida del Puerto empujando las aguas

hacia no se sabe dónde.

Sino el fondo retador,

la cavidad arenosa de la Isla,

preguntando por mí,

buscando una respuesta mía.

 
 

Redacción Editorial: Ángel Fernández Guerra Corrección editorial: Nora Lelyen Diseño Web: Nelson Ponce Sánchez