Presentación
Biografía
Bibliografía
Obras
Fragmentos
Valoraciones
Galería

 

Gente de pueblo
 

PEDRO EL CACHURRERO

Las gentes que viven al pie de la cordillera de Los Órganos, por el rumbo norte de Candelaria, hablan de Pedro González, «el Cachurrero», como algo muy difícil que vuelva a repetirse en un jinete en su camino.

Pedro González es para los vecinos de la zona una especie de equilibrista de los ojos, un hombre que ha dominado el arte de leer leguas y leguas, al paso de su bestia en la montaña. Por eso, a fuerza de contar el milagro de Pedro, lo han perfeccionado de tal modo que para referir su gracia ponen siempre un acertijo de entrada:

— ¿Usted cree —dicen— que un cristiano subido en su bestia pueda leerse un periódico entero, mientras el animalito hace el camino malo de la montaña?

Es difícil creer o no creer, y más aún cuando el que pregunta no se detiene sino que añade detalles:

— Tenga en cuenta que las letras de los diarios son chirriquitas y de que la bestia no va por la Carretera Central.

Como, al fin y al cabo hay que contestar, dese o no con el blanco de la respuesta por nuestra parte:

— Bueno, ¿y qué distancia tiene el hombre que andar?

— Tres leguas de loma trepando montaña.

— En ese caso diré que no se puede hacer el milagro de la lectura desde el lomo de un caballo.

— Pues ahí tiene usted la gracia de Pedro; tres leguas sin parar ni apartar los ojos del periódico, leyendo hasta los anuncios y con la rienda de la yegua suelta, así trepe por un desricadero o marche entre cuatro palmos de tierra al borde de una furnia.

Este es Pedro González, «el Cachurrero» panadero de la montaña, llevador del periódico y hombre que encontró la manera de vivir; y sin hallar competencia porque para este oficio «un hombre necesita ser un hombre» así llueva, truene o relampaguee en la montaña [...]

 

Presentación  Biografía  Bibliografía  Obras
Fragmentos  Valoraciones  Galería

Corrección editorial:
Ruth Leyen Fernández

Actualizado: 27/05/02

Página anterior Página arriba Página siguiente