" [...] Pictóricamente he asumido escuelas realistas, expresionistas o simbólicas, en dependencia de los objetivos propuestos y las diferentes épocas evolutivas, porque siempre subordino la técnica y el estilo al mensaje [...] Considero al diseño y a las artes plásticas como vías de comunicación idóneas para transmitir sentimientos, emociones, pasiones, utopías, creencias, como un factor de contribución a la superación ética y espiritual del ser humano y a su distracción saludable.

Sustento mi filosofía artística en el deber insoslayable que tiene el arte de elevar los valores éticos, morales y humanos que deben regir la conducta social filial, la solidaridad y la honestidad [...] Mi formación profesional como pintor y diseñador proceden de concepciones culturales y filosóficas occidentales y con influencias en mi pintura de escuelas europeas, especialmente de la española, francesa e italiana (Picasso, Roualt, Paul Klee, Leonardo y el Greco). Y en mis expresiones como comunicador gráfico admito los influjos norteamericanos, alemanes, suizos, italianos y japoneses [...] pienso que el mayor reto para la vida postmoderna serán la confrontación con la economía, las identidades, las creencias, las tradiciones culturales, los principios éticos y las concepciones políticas y sociales".
 
 
 
Arriba