PREMIO NACIONAL DE EDICIÓN
REGRESO A CubaLiteraria
 


En los últimos cuarenta años he desempeñado varios oficios sucesiva o simultáneamente. He sido periodista, profesor, crítico literario, investigador y hasta guionista de cine. Pero el día en que deba llamar a la última puerta y San Pedro me pregunte qué soy yo -como en el cuento- responderé sin vacilar: Editor. Editor de libros.


Ambrosio Fornet, al recibir el Premio Nacional de Edición 2000

 

En él tienen los editores cubanos un altísimo paradigma.




Fragmento del acta del jurado del Premio Nacional de Edición 2000, entregado en la X Feria Internacional del Libro del 2001.
 
 

Desde la Editorial Arte y Literatura, Ambrosio Fornet, junto con Edmundo Desnoes, se dieron a la gigantesca tarea de poner al día al lector cubano en la literatura mundial. Y tanto lo lograron que ahora, cuando evocamos ese período, lo recordamos como una suerte de Edad de Oro de la esfera editorial. Nadie, que yo sepa, ha realizado el adecuado balance de esos años. Nadie ha dicho que fue una verdadera revolución, que nos puso al alcance de los ojos (y cito de memoria) a Joyce, Kafka, Proust, Musil,Sartre, Thomas y Heinrich Mann, Robbe-Grillet, Nathalie Sarraute, Alexander Solzhenitzin, Chinguiz Aitmatov, Amos Tutuola, Virginia Woolf, Albert Camus, Carson McCullers, Norman Mailer, Styron, Faulkner, Hemingway, Dos Passos, Fitzgerald, Steinbeck, Caldwell, Werfel, Green, Moravia, Lampedusa, Akutagawa, Tanizaki, Osai, Bradbury, Pavese, en fin, todos.

Eduardo Heras León en la entrega del Premio Nacional de Edición 2000.
Arriba
Ambrosio Fornet
perfil | ediciones | obra | galería
   

Redacción Editorial: Marién Prieto Diseño Web: Amaury González Créditos...