Vover a la págino de inicio         Eduardo Heras León nació en La Habana, el 5 de agosto de 1940. Cursó la enseñanza primaria en la Escuela Pública 114, en el Cerro, y la primaria superior (hoy secundaria básica) en la Escuela Primaria Superior 18 A, anexa a la Escuela Normal, donde resultó Alumno Eminente.
En 1952 quedó huérfano de padre y tuvo que comenzar a trabajar como limpiabotas, vendedor de periódicos y billetes de lotería, limpiador de portales y otros oficios similares. Ese mismo año obtuvo su primer galardon literario: el primer premio en un concurso sobre "Martí y los niños", convocado por la Asociación de Maestras Católicas, en el que participaron jóvenes de todas las Escuelas Primarias Superiores de La Habana.
Terminado el 8vo. grado en 1953, ingresó en la Escuela Normal para Maestros de La Habana, donde terminó sus estudios de magisterio en 1958 (no tramitó su título durante ese año, como gesto de protesta por la dictadura de Batista, lo cual hizo efectivo en 1959). En la Escuela Normal estuvo muy vinculado al Movimiento "26 de Julio", dentro del cual participó en acciones estudiantiles contra la dictadura. Al triunfar la Revolución, fue designado delegado del M-26-7 en dicha Escuela.
Como resultado de haber sido proclamado Alumno Eminente de la Escuela Normal, recibió (sin concurso de oposición) una plaza de maestro primario (de acuerdo con la ley que la Revolución volvió a poner en vigencia) en la Escuela Municipal "Oscar Lucero Moya", de Mantilla. El aula, así obtenida como premio, era una de las 5 000 creadas por la Revolución en los primeros meses de 1959, que se convirtieron en 10 000 al aceptar los maestros (él, entre ellos) percibir solamente medio sueldo ($65,00). Trabajó en esa Escuela Primaria como maestro de 5to. y 6to. grados (aula conjunta) durante el curso 1959-1960, a la vez que cursaba el primer año de Pedagogía en la Universidad de La Habana.
Apenas comenzado el curso 1960-1961, y respondiendo al llamado de Fidel, se presentó como voluntario para los cursos de formación de las primeras unidades de artillería de milicias. Realizó la caminata de los 62 km y fue ubicado en la fortaleza de La Cabaña y, posteriormente, en la Base de Baracoa, donde recibió el Curso de Morteros 120 mm. Allí fue seleccionado el mejor Sargento-Anotador y, por los resultados del tiro combativo, fue invitado a participar como Oficial en el desfile del 2 de enero de 1961 en la Plaza de la Revolución.
Terminado el Curso de Morteros, fue seleccionado para pasar un Curso de Jefe de Batería de Morteros 120 mm, en el que resultó primer expediente. Posteriormente pasó el Curso de Instructores de Morteros, donde también fue el primer expediente, motivo por el cual recibió como regalo una pistola de manos del Comandante en Jefe. Durante esos meses, impartió un curso de morteros a un grupo de guerrilleros nicaragüenses. Veintiocho años después, y por testimonio del Comandante Tomás Borge, supo que aquel grupo era el núcleo fundador del Frente Sandinista de Liberación Nacional, encabezado por Carlos Fonseca Amador, y del que Borge era el único sobreviviente.
Casi terminando el curso de instructores, y durante la realización del tiro combativo (era el 15 de abril de 1961), fueron trasladados con urgencia hacia la Base de Baracoa, con motivo de la invasión mercenaria a Playa Girón. Heras fue designado segundo jefe de la Batería 7 de morteros 120 mm, con la cual participó en los combates de Playa Girón.
Posteriormente fue asignado a la Cabaña, donde se formaba el Estado Mayor de Artillería de las FAR y se creaban los primeros cursos de la futura Escuela de Artillería de las FAR. Allí recibió Cursos de Artillería Estriada, y el único Curso de Lanzacohetes checos de 130 mm, en el que resultó primer expediente. Dirigió el tiro demostrativo de lanzacohetes en Guanito, Pinar del Río, ante el Comandante en Jefe. Y en estos meses se desempeñó como Profesor de Tiro de los cursos de la Escuela, a la vez que realizaba, junto con los asesores soviéticos, la traducción, corrección y edición de las Reglas de tiro de artillería de campaña, el Curso de tiro y el Reglamento de combate, reglamentos básicos del arma de Artillería.
En febrero de 1962 fue seleccionado para pasar el primer Curso de Jefes de Artillería de Ejército y División en la Unión Soviética, en el que resultó primer expediente: su nombre aparece con letras doradas en el Mural de Honor de la Academia Vystrel, en la antigua URSS. De regreso a Cuba, fue designado Jefe de Preparación Combativa de la Artillería y Tropas Coheteriles Terrestres de las FAR, a la vez que fundó los Cursos Básicos de Oficiales de Artillería, en los cuales impartió la asignatura Teoría del Tiro. Continuó su labor de edición de manuales del arma y realizó la traducción y edición de las Tablas de tiro de todos los calibres de la artillería.
Se mantuvo en el Ejército hasta 1968 y obtuvo los grados de 1er. teniente. Ese año pidió la baja por motivos de salud y matriculó en la recién fundada Escuela de Periodismo de la Universidad de La Habana. Durante los años de estudio, obtuvo el Premio "David" de Cuento de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), con su libro La guerra tuvo seis nombres.
En la Escuela fue militante de la UJC y ocupó diversos cargos en esa organización. En 1970 obtuvo Mención única en el Concurso "Casa de las Américas", en el género cuento, con su libro Los pasos en la hierba, cuya publicación cayó en el vórtice de una muy conocida polémica en el campo ideológico-cultural. Como resultado de esta polémica, abandonó las aulas universitarias y comenzó a trabajar en la Fábrica Vanguardia Socialista, fundición y forja de acero, donde ocupó cargos desde obrero-forjador y hornero, hasta maestro de todos los niveles, profesor de la Facultad Obrero-Campesina, Responsable de Capacitación y Jefe de Recursos Humanos. En la fábrica laboró hasta 1976, año en que reanudó sus estudios en la Universidad. En 1978 culminó dichos estudios y obtuvo los títulos de Licenciado en Periodismo y Licenciado en Filología.
En 1976 comenzó a trabajar en la Editorial Arte y Literatura del Instituto Cubano del Libro (ICL), como redactor-editor, y en 1977 publica su libro de cuentos Acero. Fue fundador de la Editorial Letras Cubanas, donde ocupó el cargo de Editor, y más tarde Jefe de la Redacción de Narrativa. En 1981 publica su libro de cuentos A fuego limpio.
En 1983 obtiene el Premio Nacional UNEAC de cuento con su libro Cuestión de principio, que recibe, además, el Premio de la Crítica en 1986. El cuento homónimo fue llevado a la televisión en 1986 con mucho éxito y recibió el Premio de la CTC en el III Festival del Nuevo Cine Latinoamericano.
En 1985 pasa a trabajar como Subdirector de la Dirección de Literatura del ICL, donde se mantiene hasta 1990, año en que es designado Director de la Editorial Casa de las Américas, cargo que ocupa hasta el año 2000. En 1990 se publica una segunda edición de Los pasos en la hierba y la antología de cuentos La nueva guerra. Ese mismo año recibe la Distinción por la Cultura Nacional.
En 1992 publica Balada para un amor posible (plaquette), también editada por el Memorial de Sâo Paulo; y, en 1995, la Colección Rayuela de la UNAM publica en México una antología de sus cuentos: La noche del capitán.
En 1998 funda el Taller (más tarde, Centro) de formación literaria "Onelio Jorge Cardoso" para impartir cursos de técnicas narrativas a los jóvenes narradores, institución que ha venido funcionando ininterrumpidamente durante cuatro años. A partir de la experiencia del primer curso del Taller -que explicó al Comandante en Jefe en uno de los Plenos del Consejo Nacional de la UNEAC-surgió la idea de Universidad Para Todos, uno de los más ambiciosos y extraordinarios proyectos culturales de la Revolución. Precisamente, sobre la base del programa del Taller, se organizó el curso que inauguró Universidad Para Todos: un Curso de Técnicas narrativas por televisión que se impartió en el mes de octubre de 2000. En ocasión del primer aniversario del proyecto, recibió de manos del Comandante en Jefe el diploma y la réplica del Martí de la Tribuna Antimperialista.
Finalmente, en diciembre de 2001, le fue otorgado el Premio Nacional de Edición, que recibió durante la Feria Internacional del Libro de La Habana en su edición de 2002.
Ha ejercido la crítica literaria y es considerado uno de los más importantes críticos de ballet del país. Obtuvo también el Premio "Razón de Ser" en 1987 y ha impartido cursos de técnicas narrativas y conferencias de literatura cubana en la Universidad Católica de Santo Domingo, Universidad de Nayarit, Universidad de Tabasco, Instituto Caro y Cuervo de Colombia, Universidad Nacional y Universidad Pedagógica de Colombia, UNAM, Universidad de las Indias Occidentales de Martinica, Universidad de Louisville, Universidad de Tallahassee, Universidad George Washington de Saint Louis, Universidad de Nueva York, Universidad Autónoma de Madrid, Universidad de Alicante, Universidad de Caracas, Universidad de Las Palmas, entre otras, y en instituciones culturales de Brasil, Uruguay, Argentina, Chile, Colombia, Nicaragua, Venezuela, España, Italia, Alemania, Rusia, México, Uruguay, Martinica, República Dominicana y Estados Unidos, entre otros países.
En la actualidad es Vicepresidente Primero de la Asociación de Escritores de la UNEAC.



     
 
 
Volver arriba