Inicio imagenfondo (9k)   imagenfondo2(9k)
entrevistas
novedades
semblanzas
cronologia
cienciaficcionario
rol  
autores
noticias
critica
cronicas
premios
eventos
 
CF cubana
 

Creadores de Universos

Cuban Science Fiction in English
El Guaicán Literario
La CF cubana vista desde el exterior  
¿Algo caracteriza a la CF cubana?
¿Por qué escriben?
Publicaciones recibidas

Premio OX
para El Guaicán

 


Contribuciones del Juego de Rol
al mundo de la Tierra Media


Por Javier de la Torre
javier@citma.cu

Para comenzar pienso que debemos definir lo que es un juego de rol.
El juego de rol fusiona el desempeño actoral y los juegos de tablero. Esto significa que está basado en la interpretación de personajes, y sin levantarse de la mesa donde se juega. En el juego de rol hay dos clases de jugadores: los jugadores-personajes y el árbitro. Los primeros adoptan el rol de un personaje en cuanto a las decisiones que este último debe tomar, sin necesidad de ejecutarlas físicamente; el árbitro se encarga principalmente de escuchar y evaluar la posibilidad de llevar a cabo estas decisiones. El árbitro tiene también la obligación de preparar la historia que van a interpretar los jugadores-personajes, idear los obstáculos, diversiones, pistas falsas, posibles pasados y objetivos particulares de cada personaje, y el objetivo principal que aboca a los personajes interpretados a correr la aventura. Esta aventura debe ser interesante y sugestiva, y propiciar la toma de decisiones de los jugadores-personajes para que la trama avance hacia uno de los finales posibles. O sea, la historia está ideada en —por decirlo así— su esqueleto, y los personajes-jugadores se encargan de establecer las interacciones dentro del grupo, los diálogos, las acciones realizadas; siempre contando con el árbitro. Esta última función del árbitro es la más importante: controlar el fluir de la historia, que los personajes no se desvíen, inducidos por sus mentes adiestradas en este mundo real, de las características del universo donde interpretan al personaje. Podríamos decir, luego de esto, que los jugadores son el alma del rol y el narrador es la mente del juego.
Generalmente la historia se desarrolla en un mundo ficticio como el que nos ocupa en esta conferencia, siendo los personajes a interpretar seres que viven en ese mundo y que por lo tanto tendrán una educación notablemente diferente a la nuestra, ya sea de grado o de forma. Una de los resultados más emocionantes de este juego se obtiene cuando el jugador logra interpretar de forma verosímil a su personaje, sin romper la coherencia del mundo donde se desarrolla la historia que ha ideado el árbitro.
El Juego de Rol El Señor de los Anillos está basado en las características del mundo fantástico ideado por el escritor J.R.R. Tolkien y que él denominó Tierra Media. Tiene base literaria, puesto que el autor escribió una enorme cantidad de texto caracterizando sus diferentes regiones, culturas, guerras, genealogías, etc., a través de novelas, cuentos, crónicas. De ellas, nuestro público conoce El Hobbit y El Señor de los Anillos.
La Tierra Media es un mundo sin apenas evolución en miles de años, en todas sus épocas el ambiente es de fantasía épica medieval con todos los ingredientes propios de las leyendas. También es un mundo que tiene muchas similitudes geográficas, culturales e históricas con el nuestro, en concreto, el noroeste de la Tierra Media (escenario de El Hobbit y la trilogía de El Señor de los Anillos) es en cierto modo un espejo, tanto geográfico como cultural (salvo quizás en el importante aspecto religioso), de la Europa del medioevo.
El mundo está bien definido y es extremadamente coherente pero, a pesar de ello, es muy ampliable. Es un error pensar que la enciclopédica cantidad de escritos de Tolkien puede dejar cerradas todas las historias de la Tierra Media. Más bien ha dejado, además del sabor de lo bien hecho, una cantidad enorme de preguntas sin responder.
En la trilogía de El Señor de los Anillos Tolkien cita continuamente a unos seres llamados nazgul. Estos seres maléficos, aterradores y misteriosos, ¿de donde salieron? Tolkien nos explica: Nueve Grandes Reyes del Pasado que aceptaron los anillos de poder con que Sauron tentó a los hombres. Muy bien, ¿alguien sabe como se nombraban? ¿Quienes eran realmente antes de aceptar el anillo? ¿Cómo fueron tentados? O incluso, después de aceptarlo, ¿qué hicieron con semejante poder? Sobre estos pormenores, Tolkien nada dice.
El juego de rol vino a salvar esta cuestión mediante historias tremebundas y muy bien pensadas. Cada uno de los nazgul fue nombrado, y su pasado esclarecido. Ahora está perfectamente aceptado, al menos en Internet, que Er-Murazor, Rey Brujo y Señor de los Nazgul, fue un príncipe Numenoriano a quien llamaban el Príncipe Negro y que se pasó al lado de Sauron en el 1883 de la Segunda Edad; otro de ellos, Hoarmurath de Dír, el Rey de Hielo, provenía de un pueblo de rudos cazadores y tuvo amplias relaciones con los elfos oscuros antes de recibir el anillo. Pero lo mejor viene ahora: uno de los nazgul, Adunaphel, fue en vida una mujer nacida en el seno de una familia noble y rica en el año 1823 de la Segunda Edad. Junto a Er-Murazor y Akhorahil, el Hechicero Ciego, forman el grupo de los tres Nazguls de origen Numenoriano que Tolkien menciona en su obra.
Con el juego de rol se han “develado” muchas características de la historia y las costumbres de personajes, razas y comunidades que Tolkien menciona superficialmente. Podemos citar a los propios nazgul, a los elfos oscuros o Avari, a los hombres del este. En el juego de rol se pudiera interpretar a alguno de ellos y sus características y forma de vida deben estar, por tanto, bien definidas.
Tolkien nos dice que los elfos oscuros, llamados así porque nunca vieron la luz de los árboles de Valinor, tenían hábitos solitarios, trabajaban el metal mejor incluso que los enanos y vivían en cuevas. La única historia sobre un elfo oscuro es la historia de Eol que aparece en El Silmarilion. Sobre los demás Avari, como raza, grupo o individuo, no se dice nada más.
Algo parecido ocurre con los habitantes más al sur y este de la Tierra Media. Tolkien no nos dejó el mapa completo de Arda, y sus escritos se desarrollaron solo en la parte nororiental del territorio. Más allá del mapa publicado en El Señor de los Anillos casi todo está por definir. Hay, es cierto, algunas alusiones en esta última obra, pero son solo eso; alusiones. En el Juego de Rol el mapa de Arda se completó y se introdujeron algunas razas de estas zonas en la construcción del personaje con toda la descripción necesaria. Incluso se recrean lugares y ciudades al este de la Tierra Media de los que Tolkien nunca habló.
El Juego de Rol de El Señor de los Anillos ha contribuido, como se ha descrito, a completar y esclarecer muchos aspectos de la historia del mundo de Tierra Media. Pero además, dentro del juego de rol se han generado nuevos tipos de personajes que salen por completo de la concepción, completada o no, del mundo de Tolkien. El juego de rol ha introducido, en muchos casos influenciado por otros juegos de rol, a varios personajes manipuladores de magia, tales como ilusionistas, animistas, nigromantes, clérigos, alquimistas, y otros como monjes guerreros, bribones... que nunca existieron en Tierra Media. Aquí podemos preguntarnos si es conveniente este cambio. Porque el hecho de que un monje guerrero ande por Tierra Media, donde jamás se definió ninguna orden religiosa y los guerreros eran solo guerreros, transforma el mundo. La visión de Tolkien del bien y del mal se perfila fundamentalmente en blanco y negro debido a su formación cristiana, de modo que personajes que representan todo el tiempo valores intermedios no encajan en su concepción del mundo. Esto es debatible y surgen dos tendencias, los que consideran cada nuevo personaje como una aportación y mejoría del mundo, y otros que plantean que el juego de rol de El Señor de los Anillos transformó Tierra Media y se juega sobre un mundo basado en Tierra Media pero que no lo es. Queda a debate.

Temas introducidos o desarrollados por el JdR

- El mapa de Arda.
- Ciudades y lugares al este y sur de la
Tierra Media.
- Desarrollo de personajes de los que hay pocas referencias en la obra de Tolkien:
La historia de los Nazgul,
los Avari (elfos oscuros),
los hombres del este.
- Creación de nuevos tipos de personajes (el ilusionista, el nigromante, animista, clérigo). Influencia de otros juegos de rol.




 

Dirección editorial:
Gerardo Chávez Spínola
Diseño web:
Yalier Pérez Marín / Rafael Arteaga
Mantenimiento web:
Rafael Arteaga
Asesoría técnica:
Alejandro Jiménez Pérez

CubaLiteraria