Guican literario (9k) imagenfondo (9k)   imagenfondo2(9k)
entrevistas
novedades
semblanzas
cronologia
cienciaficcionario
rol  
autores
noticias
critica
cronicas
premios
eventos
 
 

creadores de universos

Cuban Science Fiction in English
El Guaicán Literario
La CF cubana vista desde el exterior  

La Ciencia-ficción en Cuba

¿Algo caracteriza a la CF cubana?
Ángel Arango nos cuenta sobre Oscar Hurtado
¿Por qué escriben?
Niños de neón
Publicaciones recibidas

Premio OX
para El Guaicán



La columna bífida
próxima novela
de Ángel Arango


Premios Nexus-CH 2003


Guaicán en la
XII Feria del Libro


Utopiales 2003
un isleño en el
Festival de Nantes

Anterior
Siguiente

 
El mundo de Ofidia

Por G.Ch.S

Ofidia, capital del mundo en unos de los posibles futuros, tal vez no muy lejanos, de la humanidad.
Ambientes alucinantes donde conviven las más escalofriantes fantasías y realidades en las que se puede convertir nuestro mundo.
Racimos de quimoadictos. Rincones cerrados donde no se concibe la intimidad. Cyborgs danzando al ritmo de lanzallamas callejeros. Segurantes malgeniosos, pandilleros tribales, filósofos tendencistas y camorristas solitarios.
Donde las chicas adornan sus cuerpos con móviles tatuajes de cambiantes colores. Donde son enviados al Hemisferio Reserva, el residuo del viejo Tercer Mundo, aquellos cuya cuenta de crédito cae en cero, porque aquel que no pueda consumir se convierte en inútil para la sociedad.
Las superanfetaminas, el hipersexo y los implantes cerebrales compiten ferozmente para adueñarse de la mente de aquellos que tratan de sobrevivir en un lugar donde nueve megaempresas rigen el mundo.

Los chicos milmillas, adolescentes a quienes quedan pocos años de vida a causa de enfermedades letales, y dedican este minúsculo lapsus a locuras de todo tipo. Los demiurgos, soñadores profesionales, entrenados en regular los impulsos creadores del subconsciente, de modo que sus sueños se puedan grabar en sensofilmes. Los ciborgs, humanos "mejorados" por implantes y modificaciones cibernéticas. Se relacionan en Ofidia de una u otra forma con: Los trodos, transmisores epidérmicos de retroalimentación sensorial, mediante los cuales la mente de un usuario es proyectada en el ciberespacio; la sinestesia, mezcla de percepciones sensoriales, que posibilita colorear los sonidos y evocar estímulos táctiles a los olores; las neurotrans, electrodrogas que permiten transmitir impulsos directos al centro de placer en el cerebro.

Todos distribuidos en tres sectores: Pueblo Bajo, área marginal, subculturas, pandillas tribales, mercado negro, heces sociales; Pueblo Medio, monótona y aburrida, apartamentos diseñados en serie, comercios y áreas verdes; Pueblo Alto, exclusivo residencial de la elite del poder, torreagujas que rasgan el cielo, parques ecológicos, hoteles, clubes, superbares y oficinas de las corporaciones.
Teatro de operaciones de guerreros de armaduras basadas en plásticos rígidos, dotadas de servomotores, tanques de y filtros de aire, armas robots, ordenadores, turbomochilas, visores gamma e infrarrojos. Cuna y cementerio de los Niños de Neón.



 

Inicio

Noticias

Creadores
de Universos

Autores

Semblanzas

Entrevistas a Michel
Sobre
su obra
Sobre la
CF
cubana

 

Más sobre
NIños de Neón
 

Más
sobre el autor

 

 

 

Dirección editorial: Gerardo Chávez Spínola
Edición: Michel Encinosa Fú
Diseño web:
Yalier Pérez Marín
Asesoría técnica: Alejandro Jiménez Pérez
Consejo asesor:
Félix Mondéjar, José Miguel Sánchez, Rafael Morante
e-mail: guaican@cubaliteraria.com

CubaLiteraria