Inicio imagenfondo (9k)   imagenfondo2(9k)
entrevistas
novedades
semblanzas
cronologia
cienciaficcionario
rol  
autores
noticias
critica
cronicas
premios
eventos
 
CF cubana
 

Creadores de Universos

Cuban Science Fiction in English
El Guaicán Literario
La CF cubana vista desde el exterior  
¿Algo caracteriza a la CF cubana?
¿Por qué escriben?
Publicaciones recibidas

Premio OX
para El Guaicán

Discusión sobre principios técnicos del sable-luz y algunas consideraciones sobre la esgrima jedi

 

 
 

Por Erick Mota Peréz

Resumen:
Debido al mito creado en torno a la eficiencia del sable-luz como arma legendaria de los Caballeros Jedi, y más recientemente de los Lord Sith, consideramos apropiado explicar los principios tecnológicos de dicha arma. En respuesta a la petición de la Armada Imperial expondremos una síntesis del funcionamiento del sable Jedi y realizaremos un análisis de sus cualidades combativas, así como de su utilidad en vistas de una posible introducción como arma de reglamento en las tropas imperiales.

Introducción
Antes de comenzar, consideramos de utilidad para la comprensión de este artículo aclarar un pequeño problema filológico respecto al arma que nos proponemos describir. Su verdadero nombre es sable-luz, el término espada-láser (muy común entre los civiles) no tiene nada que ver con el funcionamiento de esta arma, debido a que el rayo láser es un rayo de luz como otro cualquiera, y este no se puede truncar a un metro de la fuente como una espada y mucho menos chocar con otro rayo semejante para lograr algo parecido a la esgrima. El sable-luz no tiene nada que ver con el láser.

Principio de funcionamiento
Esta legendaria arma no es más que una antorcha de plasma confinada por un campo magnético fuerte con simetría cilíndrica. El plasma es generado desde el mango del sable por un minireactor que alcanza temperaturas del orden de los 3000K. Pero, claro está, sin una trampa que contenga al plasma y le de forma, éste se expandiría e incineraría la atmósfera a su alrededor. Para ello se usa el principio de la trampa magnética; el plasma es incapaz de atravesar las líneas de inducción de un campo magnético. Dicho campo es creado en la salida del generador por una bobina construida a partir de un imán superconductor a temperatura ambiente [ref 1]. La simetría del campo es cilíndrica, y al quedar el plasma confinado dentro de esta especie de botella magnética toma la forma de la hoja de una espada. Debido a las altas temperaturas creadas por el plasma, nuestro sable-antorcha puede cercenar cualquier metal o polímetro de un solo tajo y sin esfuerzo alguno por parte del portador.

El campo magnético y su simetría
Las líneas del vector inducción del campo magnético B, como es sabido desde los albores de la ciencia, se describen con ayuda de las ecuaciones de Maxwell para el electromagnetismo clásico.
La primera de estas enuncia que la divergencia del vector inducción magnética es cero [ref 2], lo cual significa que a diferencia de su homólogo el campo eléctrico, el magnético no posee ni fuentes, ni sumideros de campo. Es decir, no existe un equivalente a la carga para el campo magnético; comúnmente llamado por los seguidores de la ciencia popular monopolo magnético. La primera consecuencia de la no existencia de una carga puntual magnética es que las líneas del campo son cerradas siempre, no empiezan ni terminan en ninguna parte, lo que varía es la forma y la orientación de dicho campo.

Para el caso de la jaula de plasma empleada en el sable-luz, los campos de confinamiento tienen una configuración igualmente cerrada dentro del cual se mantiene el plasma a alta temperatura. La forma de los campos debe tener simetría cilíndrica, y las líneas de campo que queden fuera de la hoja de plasma poseen una orientación N-S, mientras que la continuación de la misma, con orientación inversa S-N, pasa por dentro del cilindro, oculta por el plasma. De todas las configuraciones posibles se ha escogido la que mantiene un confinado de líneas en el centro de la hoja, ocultas por el propio plasma. Pero existe otra razón para hacer esto: Estandarizar.
Cuando una línea de campo orientada en un sentido se encuentra con otra orientada en sentido opuesto, ocurre una reconfiguración del campo. Es un efecto muy común en los campos magnéticos de los planetas; la línea de campo se abre siguiendo la configuración de la orientada a la inversa. Cuando en un planeta sucede esto, penetra o escapa plasma a la ionosfera del mismo. En el caso del sable luz, el plasma se desbordaría. Es por ello que todas las espadas tienen campos con configuraciones idénticas. En caso contrario bastaría chocar dos de ellas para que el plasma se derramase y matara a todos en pocos segundos.
Con los campos de todos los sables luz siguiendo un estándar, siempre que choquen dos hojas estas tendrán diferente orientación y se repelerán. La acción de la fuerza de repulsión magnética es la que crea la ilusión de un choque entre espadas reales. Gracias a la acción de que los campos de las espadas interactúen repulsivamente es que tiene sentido hablar de una esgrima de sables-luz, puesto que las hojas de plasma en realidad nunca chocan sino que sus campos se repelen unos a otros.
Debido a lo anteriormente explicado, la esgrima Jedi posee sus propias normas, así como movimientos mucho más pronunciados, y los golpes o esquivas mucho más abiertos, puesto que los combatientes deben tener en cuenta las fuerzas magnéticas implicadas durante la lucha.

El campo magnético es generado por un arreglo de superimanes situados en el mango, los cuales consisten en un enrollado de superconductores a temperatura ambiente [ref 1], capaces de generar campos de varios Teslas.
El sable-luz es capaz de rebanar cualquier objeto sólido por la acción del plasma confinado, a no ser que el objeto sea capaz de interactuar con el campo del sable, como es el caso de los campos protectores que poseen una componente magnética fuerte.

El plasma.
El plasma es conocido como el cuarto estado de la materia, en el cual los electrones permanecen libres. Suele llamársele a este estado gas de electrones y, en general, para alcanzarlo se requieren grandes temperaturas. La superficie de las estrellas, así como el medio interestelar, están compuestos de plasma. Poco se sabe del tipo de plasma empleado por los Jedi debido a que constituye un secreto de la orden. En base a la coloración que adquieren las espadas, asumimos que los maestros emplean un generador de plasma diferente a los padawan —en unos casos es verde y en otros azul, incluso los Sith emplean un plasma diferente que les da un color rojo.

La reflexión estimulada
La reflexión estimulada, o reflexión cuántica, es el fenómeno físico asociado al sable-luz que genera más expectativa entre el personal no habituado a este tipo de arma. Las tropas de asalto imperiales están acostumbradas a ver cómo los láseres disparados por sus fusiles son esquivados por las armas Jedi, incluso redirigidos los haces contra el atacante. La explicación a este fenómeno es de carácter cuántico.
Comencemos por analizar el espectro de las energías de los electrones libres dentro del plasma. El rayo láser no es otra cosa que luz monocromática dirigida. A los efectos del gas de electrones se trata de un haz de fotones incidiendo. Al incidir un fotón en el plasma, éste es absorbido y uno de los electrones adquiere un cuanto de energía pasando al nivel energético superior. Más tarde, el electrón vuelve a alcanzar su nivel energético, y al bajar un nivel emite un fotón.
El resultado macroscópico es que el haz incidente es absorbido por el plasma y un nuevo haz es emitido.
Debido a la velocidad con la que ocurre este fenómeno, el observador puede creer que se trata de una reflexión ordinaria, cual si el láser chocase contra un espejo. Refuerza esta ilusión el hecho de que el ángulo del haz emitido respecto al incidente cumple con la ley de Snell de la óptica geométrica. Un secreto muy bien guardado de la esgrima con sables luz es el cómo colocar el sable para lograr que el ángulo de salida del haz emitido sea el deseado por el espadachín. Esto es una habilidad única de los manipuladores de la Fuerza y suponemos que es debida a su riguroso entrenamiento, o al propio control de la Fuerza.

Conclusión
El sable luz lleva asociados campos magnéticos fuertes en configuraciones específicas. Su uso dentro de plataformas, naves espaciales o estaciones de combate debe ser cuidadosamente estimado, pues las anomalías magnéticas podrían causar daños a las estructuras metálicas, provocar desórdenes en los equipos de seguridad, disparar alarmas, averiar los controles de navegación o atraer objetos de metal letales para el esgrimista. Su uso es más común en espacios abiertos y en planetas con bajo nivel de desarrollo. Sólo los reflejos entrenados de los antiguos Jedis, o de los oscuros señores del Sith, pueden valorar en pocos segundos las consecuencias de hacer brillar su arma dentro de una nave o estación.
Como se sabe, el arma posee un plasma desconocido a alta temperatura. No debemos olvidar el riesgo que esto implica para el espadachín, pues esto implica ser sometido a un bombardeo continuo de electrones, partículas alfa, beta y demás radiaciones. Los Jedis y Sith suelen lograr un control de sus cuerpos y del ambiente que les permite sobrevivir a estos estados —incluso pueden caminar por áreas restringidas en los reactores y plantas de energía. Pero esto constituye un riesgo para las personas presentes. La vieja ética Jedi obligaba a los caballeros a no sacar su arma más tiempo del necesario y nunca provocar un combate en medio de muchos testigos. La mayoría de los combates contra Lords Sith se han desarrollado en lugares desolados, y si tenemos en cuentas las veces que Darth Vader “desenvainó” su sable luz en presencia de sus soldados, asumimos que los señores del Sith también poseen algún tipo de código o norma al respecto.
Podemos concluir pues, que el sable luz es un arma excelente tanto para el combate cuerpo a cuerpo como para el contraataque a distancia, pero no puede ser usado por los soldados del ejército, ni dentro de estaciones espaciales. Es un arma exclusiva de los Jedis y Sith y para su uso seguro requiere de un total dominio del cuerpo y la mente, así como de un entrenamiento de toda una vida.
Los caballeros Jedi y sus eternos antagonistas no pudieron escoger un arma más adecuada a su naturaleza y doctrina, al punto que no es recomendable que ningún otro la use so pena de provocar daños irreparables a su salud, la de sus compañeros y a la propia tecnología imperial.
Por lo anterior, no considero recomendable su introducción como arma de reglamento para las tropas imperiales.

Bibliografía
1- Superconductores a temperatura ambiente. Nakamura Hayao, universidad de Platonis, sistema: Aldebarán 5.
2- Electricidad y magnetismo. Feimann. Biblioteca Galáctica.
3- Física del plasma. Universidad de Connec. Colectivo de autores.
4- Campos magnéticos y configuraciones extrañas dentro de naves espaciales. Armada Imperial, documento secreto.
5- Refracción estimulada, correcciones al modelo Kalluza-Herck.
6- El sendero de la espada. Caballero Jedi Quen Quo Won.

 
Dirección editorial:
Gerardo Chávez Spínola
Diseño web:
Yalier Pérez Marín / Rafael Arteaga
Mantenimiento web:
Rafael Arteaga
Asesoría técnica:
Alejandro Jiménez Pérez

CubaLiteraria