Inicio imagenfondo (9k)   imagenfondo2(9k)
entrevistas
novedades
semblanzas
cronologia
cienciaficcionario
rol  
autores
noticias
critica
cronicas
premios
eventos
 
CF cubana
 

Creadores de Universos

Cuban Science Fiction in English
El Guaicán Literario
La CF cubana vista desde el exterior  
¿Algo caracteriza a la CF cubana?
¿Por qué escriben?
Publicaciones recibidas

Premio OX
para El Guaicán

Curiosidades sexuales
entre los elfos de Tierra Media

Parte II

Por Bacarú

Está usted leyendo un artículo informativo escrito solo para adultos, conteniendo temáticas de antropología social y mitología, sobre una ficción literaria.

“Después de leer el Diario de Atanielle, la vida está tomando otro sentido para mí, y tengo la profunda convicción, que la historia del Mundo debe comenzar a retomarse partiendo de una sexualidad más integral ”. Aseguró a una periodista de la famosa revista sociocultural Tutti il Mundi Bonno, Michelle Corini, funcionaria e investigadora del Departamento de Antropología Sociológica del Museo Panamericano de Malta, a quién se considera la descubridora de esta verdadera reliquia, que narra entre otros aspectos, curiosos detalles sobre las costumbres sexuales de una extraordinaria comunidad, cuyos integrantes poseían características poco comunes. Como aun no se ha podido determinar en que sitio geográfico se asentaba este grupo social, se les llama por el momento “elfos de Tierra Media” dada su similitud con las características de los personajes desarrollados muchos siglos después por el novelista y filólogo J. R. Tolkien en su famosa saga.

Se llamaban a si mismos “élficos”, tenían las orejas puntiagudas y una curiosa filosofía que les hacía “escuchar el pulso de la vida” (**) de una manera diferente. Eran dueños de un gran dominio sobre sí mismos. Pero lo que resulta verdaderamente sorprendente es, lo avanzados que estaban en conocimientos y prácticas sobre sexualidad, en un momento histórico en que el resto de las comunidades existentes apenas poseían un idioma rudimentario, y solo cazaban, recolectaban, o pasaban su tiempo agazapándose en derredor de la hoguera, bebiendo jugos fermentados, y cayéndose a mentiras, cuando no estaban matándose entre si.

Las citas de Atanielle
A pesar de sus 19 años, Attanielle era una chica con notables conocimientos y profundas experiencias sexuales. Es a través de la lectura de su Diario, que los investigadores comienzan a sacar aspectos de inusitado valor antropológico y sociológico sobre los avanzados conceptos que hace más de siete mil años, tenía éste extraordinario grupo social en el campo de la sexualidad. Algunos de los cuales trataremos de describir a continuación en estas interesantes citas, que nos esforzamos en transcribir de la manera más cercana posible a cómo fuera escrito de puño y letra por la dueña de este curioso manuscrito:

“Todo en la naturaleza tiene su ritmo, para los que aprenden a escuchar el pulso de la vida, detectar el ritmo de cada cosa, es saber disfrutarla a plenitud. Cada ser vivo tiene también su propio ritmo. Pero de todos los seres vivos, las mujeres tenemos los más complejos y variados ritmos. Por eso es más difícil cogernos el ritmo, que otra cosa.” (**)

“Es muy conveniente, con aquellos que siempre están detrás de cogernos otra cosa, mostrarles el camino para que nos cojan el ritmo” (**)

“Es importante, que tu pareja en el amor sepa prolongar los juegos de fuego que adornan el preludio de la entrega, por el tiempo adecuado, antes de viajar a las profundidades, pero no tanto, que el fuego se apague en el juego” (**)

“En la buena relación amorosa, como en las leyendas de nuestros ancestros, el personaje duro nunca debe morir antes del final” (**)

“Debes tener paciencia y ser persistente si alguno cae antes del combate, pues nadie sabe si ese mismo cadáver, después de una buena resurrección, pueda llegar a convertirse en tu héroe favorito” (**)

Ritualidad orgásmica élfica
Todo lo concerniente al acto sexual entre los elfos tenía en general caracteres ritualísticos. Pero es en el orgasmo donde se exaltan al máximo estas costumbres. Las jóvenes elfas tenían profundos conocimientos sobre los diversos tipos de orgasmos, así como la capacidad para detectar éstos por sus manifestaciones fisiológicas. El clímax orgásmico en la mujer, era denominado: “el instante de la marea divina” (**); en el hombre: “la erupción del volcán del cielo” (**). Y según nuestra experimentada relatora: “él y ella deben acogerse a los tiempos rosados de sus ritmos, sin perderse durante todo el encuentro, para que la erupción del volcán del cielo se produzca de parejo y a la vez, que el instante de la última marea divina.” (**)

Ahora, viajemos de la mano de Atanielle por las diferentes formas de llegar a la “marea divina” (**), que la chica tenía clasificados según sus experiencias personales.

Marea Externa
“Ocurre cuando entre el retozo y el gozo, el botón de la flor se enerva lo suficiente como para que la marea divina se anuncie en trémulas y palpitantes contracciones de la más pura felicidad”. (**) “Suspiros ahogados y acertadas frases entrecortadas son eficaces para apoyar estos goces” (**).

Marea Profunda
“Cuando la flor abre sus pétalos, devora y deja pasar hasta el punto que transporta más allá de la morada de los dioses, haciendo que la marea divina provoque inundaciones desde la profundidad. Enérgicos estremecimientos pueden llegar a sacudir tu cuerpo, desde la punta de tus cabellos hasta el borde de las uñas de los dedos más pequeños de los pies”. (**) “Si se desea adornar la situación, unos pocos gemidos pálidos, sinceros y espontáneos, suelen donar pasión al acto”. (**)

Marea Doble
“Cuando el botón, los pétalos de la flor, y el punto que transporta más allá de la morada de los dioses, son tocados a la vez, y se ponen de acuerdo para vibrar juntos con la misma pasión, causando que la marea divina deje el valle anegado de los más intensos goces celestiales”. (**) “Aquí los gemidos entrecortados fuertes pueden resultar muy convenientes y ayudan a prolongar la situación”. (**)

Marea Continuada
“Se considera el primero de los otorgamientos sagrados” (**) “El valle anegado de goces celestiales, recibe una y otra vez los embates sublimes de la marea divina, de manera persistente y repetida, como si nunca fuese a tener fin. Tal parece que la vida entera se escurre hacía el goce infinito, pero llega el momento en que la erupción del volcán del cielo te avisa que debes retornar al mundo cotidiano” (**) “En estos casos es mejor gritar, y llorar de felicidad al tono adecuado y suficiente, para asegurar y a la vez prolongar el regreso”. (**)

Marea Doble/Continuada
“Se considera el segundo de los otorgamientos sagrados” (**) “La marea divina se hace mucho más intensa y persistente, luego se convierte en muchas mareas que llegan en gigantescas oleadas. Primero unas tras otras. Luego todas a la vez, en medio de contracciones profundas y rítmicas convulsiones que se inician en lo profundo, van extendiéndose por todo el cuerpo hasta sacudir el Universo. Sientes que la felicidad invade todo dentro de ti, mientras se escurre copiosamente la fiesta de la naturaleza, sin tener para cuando acabar. A veces ocurre, cuando se prolonga por tiempo demasiado: el conocimiento queda ausente, la nada rige dentro de ti, mostrando la sublimidad y el misterio de la no existencia, y puede correrse el peligro de no regresar, si la erupción del volcán del cielo no llega a tiempo, antes que el alma se deje llevar por el goce, fuera de tu cuerpo”. (**) “No todas las élfidas pueden sentirlo. La mayoría llegan al fin de sus días de fuego sin probarlo. Por eso, si te toca…, grita, gime, berrea y llora sin pena” (**)

Marea Trascendental
“Se considera el tercero de los otorgamientos de los dioses, y el más sagrado” (**) “Es la unión de uno misma con el infinito. Las marea divinas llegan en gigantescas oleadas, unas tras otras y se convierten en cascada que fluye interminable, como si el tiempo y el espacio hubiesen dejado de existir. Flotas libre en la nada. Un relámpago de intensa luz blanca te sumerge fuera de ti. No hay más cuerpo. No hay más mente. No hay más tu. Solo el goce supremo y celestial”. (**) “Muy pocas han sido las elegidas, y se rumora que de éstas, algunas no han regresado para contarlo” (**) “También se dice que los gemidos berreantes prolongados son muy convenientes para mantenerte atada a tu cuerpo, e impedir la fuga sin regreso”. (**) “Tal vez por eso estoy aquí todavía escribiendo este diario” (**).“La última vez estuve ronca tres días” (**).

Según Atanielle, este tipo de marea era considerado una bendición directamente otorgada por los dioses, y luego de concluido el éxtasis, quedaba una agradable sensación de “vacío interior” (**) en la región del bajo vientre, a la vez que “un mágico frescor inundaba” (**) toda la parte interna de la zona pélvica y los órganos sexuales. Sensación que algunos de ellos eran capaces de prolongar a voluntad luego de separada la pareja, y aun varios días después de la unión carnal. Según menciona ella en su Diario, había quienes podían retomar esta sensación en cualquier momento, incluso años más tarde, con solo “invocar en su memoria interior aquel instante sublime” (**). Y más adelante agrega: “Pero es menester de obligatoria competencia, para recibir estos otorgamientos, asistir al acto en total y completa entrega del espíritu, y montada sobre las alas del amor”(**).

La colección de posturas élficas
En las confesiones a su diario, nuestra joven elfa da muestras de ser una verdadera coleccionista de las más variadas e interesantes posturas sexuales, algunas de las cuales han sido identificadas claramente los especialistas. Sin embargo otras, están descritas con una fantasía de tan altos vuelos, que no han podido ser descifradas aun. En el Diario, la mencionada colección está dividida en dos grupos que están debidamente fundamentados:

“Las que yo he podido disfrutar hasta el momento en que escribo éstas” (**):
Postura de la cabra temblorosa que resbala y no cae (**)
Postura de la jinete cabalgante sobre la bestia que trota asustada por los campos labrados (*)
Postura de la mosquita loca que huye de la palmada y queda sorda (*)
Postura de la que mira quién se acerca y es sorprendida (**)
Postura del arado profundo que surca el suelo por tramos cortos (**)
Postura de la rama abierta de sauce que se mueve al viento de otoño (**)
Postura de la gacela nerviosa que cae en la trampa, quiere escapar y no quiere (**)
Postura de los dos peces que se muerden la cola (**)

“Las que aun no he podido realizar aun” (**):
Postura de la fruta madura colgante del torniquete, que se desenrosca ensartada (**)
Postura de la flecha que cae de lo alto, y da en el blanco (**)

La sinfonía secreta del amor
Al parecer, según las anotaciones de Atanielle, era común entre las elfas experimentadas en las artes del amor, lograr cierto dominio en la emisión de gemidos, suspiros y susurros específicamente dedicados a producir determinados efectos, tanto en la ejecutante, como en su pareja. Convirtiendo su diario en un verdadero tratado, Atanielle alecciona sobre el uso de estos diferentes tipos expresiones, así como sus efectos y los procedimientos para lograrlos. A continuación mostramos un fragmento del tema:

Gemidos:
“Los gemidos suelen ser de utilidad para los goces del amor, y pueden lograrse en gran variedad regulando el tono y el tiempo, pero lo más importante es emitirlos en su vibración correspondiente, para que cumplan su función y la nota discordante no desluzca la melodía” (**).

“Como un instrumento musical, la ejecutante debe preocuparse por educar su garganta, para lograr todos los matices y obtener los efectos deseados” (**).

Gemidos berreantes
“Pueden ser cortos, o prolongados. Pero es importante emitirlos a las mismas vibraciones de las voces de las cabras hembras en época de celo. Para esto, la aprendiz debe encerrar por veinte días a la cabra amarrada, sin macho. (Es aconsejable que la iniciante se someta a las mismas privaciones de la cabra). Luego de transcurrido este tiempo, ponerle un macho cerca (a la cabra), teniendo cuidado de amordazar este macho, para que sus reclamos no interfieran. En cuanto la cabra comience sus voces desesperadas, la principiante debe gemir con ella, tratando de imitar su tono y vibración hasta que esto logre. Es muy importante amarrar bien al macho, para que no se produzca la monta de la cabra, ni de la principiante (**). “Es de gran conveniencia para la aprendiz, tratar de imitar la mirada de la cabra en ese momento, pues le será de gran utilidad en el futuro” (*). Es prudente atar también a la aprendiz, pues puede suceder que, por tanto tiempo imitando a la cabra, la iniciante… resbale y se dañe (*).

“Los Gemidos berreantes tienen la propiedad de atar el cuerpo al alma, y son de mucha utilidad cuando tu pareja en el amor es labrador de origen, pues siempre les recuerda los tiempos en que pasaban sus soledades con las cabras” (*)

(*) Traducción aproximada

(**) Traducido literalmente del manuscrito original.


Usted puede comentar su opinión sobre el presente artículo enviando un mensaje a: guaican@cubaliteraria.com
En el asunto (Subjet) del mensaje escriba: Opina

 

 

 

 

 
Dirección editorial:
Gerardo Chávez Spínola
Diseño web:
Yalier Pérez Marín / Rafael Arteaga
Mantenimiento web:
Rafael Arteaga
Asesoría técnica:
Alejandro Jiménez Pérez

CubaLiteraria