Inicio imagenfondo (9k)   imagenfondo2(9k)
entrevistas
novedades
semblanzas
cronologia
cienciaficcionario
rol  
autores
noticias
critica
cronicas
premios
eventos
 
CF cubana
 

Creadores de Universos

Cuban Science Fiction in English
El Guaicán Literario
La CF cubana vista desde el exterior  
¿Algo caracteriza a la CF cubana?
¿Por qué escriben?
Publicaciones recibidas

Premio OX
para El Guaicán

Diez cosas que No debe hacer al escribir ciencia ficción
 
 
 

Por Ariel Cruz

En un libro sobre cómo escribir literatura popular, Stephen King advertía que ningún consejo está grabado en piedra. En efecto, existen en este mundo Grandes Genios cuya obra desafía exitosa y constantemente las normas aceptadas como buenas. Quiero traer la salvedad de Stevie justo ahora, al comienzo, porque se aplica al caso. Si usted es un Gran Genio, no siga leyendo. Si, por el contrario, pertenece a los simples mortales que componemos el 99.9% restante de la humanidad, podrá encontrar de utilidad estas elementales directrices.

•  NO MENCIONE LA FECHA EN QUE SE DESARROLLA SU HISTORIA. La ciencia ficción es una forma de literatura fantástica, no un ejercicio de predicción. En general, ser específico con las fechas pone al autor inncesariamente en una posición comprometida. Párese un segundo a considerar la abrumadora cantidad de relatos y filmes que se desentienden olímpicamente del asunto, y haga usted lo mismo.

•  NO ASIGNE A SUS PERSONAJES NOMBRES DE SU PROPIA INVENCIÓN. Bastantes quebraderos de cabeza tendrá nombrando planetas, ciudades, civilizaciones y seres extraterrestres. Aparatos novedosos y robots. ¡Naves espaciales! A veces sueño con un software que genere nombres aleatorios, bellos y sin sentido. Si existe, de seguro Ursula Le Guin lo tiene…. Pero no se torture. Nombres bíblicos como David, Juan o Pedro han subsistido durante milenios. ¿Por qué no contar con que estarán con nosotros por un tiempo más? Una solución muy socorrida en la actualidad es utilizar nombres procedentes de diferentes culturas (anglos, hispanos, árabes, chinos), para sugerir colectivos multinacionales.

•  NO PERMITA A SUS EXTRATERRESTRES HABLAR IDIOMAS TERRESTRES. En el cine anglosajón, demasiado a menudo los visitantes de allende el espacio hablan inglés, como si fuera perfectamente lógico y natural. De hecho, pensándolo un segundo, es inconcebible. Si no desea complicarse con lenguajes de signos o engorrosos procesos de aprendizaje, puede explicar que los extraterrestres han estado monitoreando las transmisiones terrestres, y han aprendido nuestra lengua de ellas. Sólo asegúrese de colocar esa salvedad en el sitio pertinente.

•  NO UTILICE CONCEPTOS CIENTÍFICO-TÉCNICOS A LA LIGERA. Las personas que leen ciencia ficción por lo general son un público inteligente e informado. Interrumpirán la lectura de cualquier relato donde se "fabrique energía", aparezcan "repulsores de gravedad", o se tomen "píldoras de oxígeno" para salir al vacío cósmico. (De los tres conceptos mencionados, dos atentan contra las reglas básicas del universo, el último atenta contra el sentido común). Asegure sus basamentos teóricos, y se le permitirán esas libertades especulativas que son el alma de este género. Conclusión: no hay que ser un científico para escribir ciencia ficción, pero conviene tener el teléfono de uno.

•  NO LE NIEGUE AL LECTOR SUS JUGUETES. Las buenas historias de ciencia ficción por lo general deben su efectividad al empleo de un "novum", o "novedad". El novum puede ser social, tecnológico, psicológico incluso. El tipo más simple de novum es el artefacto, el artilugio, el aparato. En inglés le llaman "gizmo". Los escritores "serios" los detestan, pero a todo el mundo le encantan los artefactos, como demuestra la moda de los teléfonos celulares. Introduzca en cada historia siquiera un aparato de su invención. Puede ser simpático o amenazador, útil o bello, único o de uso general … eso queda a su gusto.

•  NO UTILICE MUJERES COMO PROTAGONISTAS. El lugar de la mujer en la ciencia ficción es a menudo en segundo plano. Quizá por eso ellas inventaron hace mucho tiempo la "ciencia ficción feminista", que tiene sus propios patrones. Espero que eso no convierta el resto del género en "machista" automáticamente. Eso sí, las féminas memorables del género (Ripley en Alien, Molly en Neromancer, Trinity en La Matriz) son rudas y duras; hombres metidos en cuerpos de mujer, como se dice. Saque sus propias conclusiones. Quede claro que yo no inventé las reglas, y amo y respeto a las damas….

•  NO ABUSE DE LA JERGA TÉCNICA. Aún cuando la ciencia ficción es una literatura de ideas, lo que cuenta al final es el drama humano. Mantenga al mínimo los acrónimos de equipos; las coordenadas, cuadrantes y sectores de ubicación; los protocolos de comunicación; y las cláusulas del Código Espacial. Nadie los lee, mucho menos los memoriza. Asuma un futuro de interfases amigables, e incluso podría tener razón. A fin de cuentas, para er televisión hoy en día usted no necesita saber en qué frecuencia recibe la señal, o cuántos retransmisores existen entre la estación y su receptor… Bueno, sus personajes tampoco.

•  NO MANDE UN HOMBRE SOLO EN UN VIAJE ESPACIAL. Las razones son tres: 1) va contra el sentido común; los buzos y los alpinistas tienen regulaciones contra eso, y la misma lógica se aplica a los astronautas; 2) el pobre no tendría con quién hablar, dejando al autor sin nada que contar; 3) se volvería loco…. Por eso, lo mejor es seguir la fórmula del policiaco, asignando la misión a dos astronautas como mínimo, preferentemente con características y opiniones encontradas. (Este recurso viene al menos desde Don Quijote).

•  NO DÉ LA PALABRA A INTELIGENCIAS HOSTILES. Pueden ser inteligencias grupales, orgullosas IAs, o robots rebeldes. Su retórica es siempre la misma: la raza humana es imperfecta y caprichosa, ha arruinado este planeta, y es hora de que sea suplantada por otra (la suya) más eficiente. Quien lo haya intentado sabe que es terriblemente difícil hacer que estas inteligencias digan algo nuevo. En casos extremos, sus parlamentos aparecen EN MAYÚSCULAS, para dar aún más pomposidad a la situación. No sucumba a la tentación. Deje que sus inteligencias hostiles se expresen con sus actos.

•  NO SEA PEDANTE. Este parece un buen consejo para cualquiera, ¿verdad? Pero me estoy refiriendo a un tipo de pedantería nativa de la ciencia ficción. Me estoy refiriendo a esos personajes que insisten en llamar "pedazo de chatarra" a sus naves hiperlumínicas. O a aquel otro que conversa con un robot y salpica *cada* comentario con la coletilla de "maldito pedazo de hojalata" o "estúpido amasijo de circuitos sin alma". ¿Y qué me dicen del nostálgico piloto, sentado en el bar, y siendo rudo con el amistoso pólipo de Fomalhaut? ("Apártate, pila de gelatina, sólo estoy tratando de beber un trago en paz.") Imagino que los escritores acuden a este recurso para disimular el secreto orgullo que sienten por sus creaciones más exóticas. Falsa modestia, si se quiere. ¡Líbrese de ella, saque el pecho, y cuente su historia!

Estas recomendaciones no son una clave segura para escribir buena ciencia ficción, pero son una defensa contra algunos de los errores más crasos. Existen muchas otras cosas que no se deben hacer; más específicas, cuya enunciación sólo sería útil remitiendo al lector a las obras donde aparecen. No sería ese el seguimiento ideal para este artículo. El seguimiento ideal, claro está, sería algo así como "Diez Cosas Que *Debe* Hacer Al Escribir Ciencia Ficción". El cual queda, como promesa, para una próxima oportunidad.

 

 
Dirección editorial:
Gerardo Chávez Spínola
Diseño web:
Yalier Pérez Marín / Rafael Arteaga
Mantenimiento web:
Rafael Arteaga
Asesoría técnica:
Alejandro Jiménez Pérez

CubaLiteraria