Inicio imagenfondo (9k)   imagenfondo2(9k)
entrevistas
novedades
semblanzas
cronologia
cienciaficcionario
rol  
autores
noticias
critica
cronicas
premios
eventos
 
CF cubana
 

Creadores de Universos

Cuban Science Fiction in English
El Guaicán Literario
La CF cubana vista desde el exterior  
¿Algo caracteriza a la CF cubana?
¿Por qué escriben?
Publicaciones recibidas

Premio OX
para El Guaicán

La literatura de horror y misterio en Cuba
 
 

Pasos en la oscuridad

Literatura de misterio para los oídos

Las cosas raras y extrañas, inverosímiles, macabras, me atraen. Sin quererlo me he visto siempre envuelto, a veces como actor y otras como espectador, en tragedias palpitantes, propias de loco; aventuras increíbles, fantásticas...

Arístides Fernández Vázquez (Güines, La Habana, 1904-1934)

 

Por Luis Joaquín Sánchez

La literatura de horror y misterio es heredera de la novela gótica, que tenía por escenario los castillos y palacios con esta arquitectura. Entre sus primeros cultivadores estuvo el ingles Horace Walpole, que llamó la atención con su novela El Castillo de Otranto, surgida en la segunda mitad del siglo XVIII. No obstante escritores románticos del siglo XIX cultivaron el género, como es el caso del gran poeta británico Lord Byron y no hay que olvidar a la también inglesa Mary W. Shelley, quien creo Frankenstein, en la primera mitad del siglo XIX. Por cierto, no faltan quienes consideran a esa obra como una novela de ciencia ficción, en lugar de una terrorífica.

Así, el género de que hablamos, nació en la segunda mitad del siglo XVIII y se extendió por todo el siglo XIX, con distintos autores que se sintieron atraídos por él, atrapados en el palpitar del romanticismo. Hubo instantes en que se mezclaron, la semilla de la novela negra del género terrorífico y de la ciencia ficción. Esto lo podemos percibir claramente en Edgar Allan Poe, considerado por muchos como el único escritor norte americano verdaderamente genial. Pero la atmósfera espeluznante y fantástica propia del horror más ortodoxo, envolvió la imaginación de un autor cojo, que llego tarde al romanticismo en Irlanda. Nos referimos a Bran Stoker, quien dio a conocer Drácula, en las postrimerías del siglo XIX .Esta obra pasó inicialmente sin penas ni glorias. Sin embargo durante el siglo XX serviría de base para que a partir de ella comenzara el expresionismo en el cine, en Alemania.
Pero no nos apartemos de la literatura y vayamos a Cuba, país donde floreció una pléyade de escritores románticos, como José Maria Heredia (en su ultima etapa), Gertrudis Gómez de Avellaneda, José Jacinto Milanés, Juan Clemente Zenea, por citar algunos ejemplos. No han quedado huellas de que tales autores experimentaran en el campo del romanticismo negro. Pero ya en la primera mitad del siglo XX, si sobresale un autor nacido en España, cuya obra se considera cubana, que se sintió tentado a fabular historias provocadoras de miedo. Este hombre se llamó Alfonso Hernández Catá y vivió entre 1885 y 1940.

José Rodríguez Feo, mecenas del grupo Orígenes, gran conocedor de la literatura inglesa y norteamericana, allá por la década del sesenta del siglo XX, afirmó que el verdadero iniciador del cuento de horror moderno en la literatura cubana, no fue otro que Arístides Fernández, pintor y escritor, cuyas primeras narraciones de esta clase aparecen hacia el año1930, criterio que compartimos. Fernández nació en La Habana, en 1904 y vivió una existencia breve, pero fructífera .Sus cuentos se difundieron póstumamente en publicaciones como Mesuario, Espuela de Plata, Orígenes, también se les reunió en un solo volumen. Entre sus cuentos terroríficos quizás el más conocido sea, La Cotorra, que Rodríguez Feo incluyó en una antología titulada, Cuentos de Horror y Misterio, publicada en La Habana durante la década del sesenta del siglo XX y adaptada a la radio en versión libre por el autor de este articulo, para el espacio Pasos en la oscuridad, de la emisora Radio Cadena Habana.

Más sobre el programa Pasos en la Oscuridad
Más sobre El Castillo de Otranto, en el Guaicán

Arístides Fernández Vázquez (Güines, La Habana, 1904-1934)

Cursó estudios de pintura en la Escuela de San Alejandro. Su formación literaria fue autodidacta. Cultivó la pintura durante poco tiempo, a pesar de lo cual ganó cierto renombre. En 1934, después de su muerte, se hizo la primera exposición personal de su pintura, en el Lyceum. En 1950 se exhibió en el Capitolio Nacional su segunda exposición personal. Ese año la Dirección de Cultura del Ministerio de Educación editó su obra pictórica en uno de sus Cuadernos de Arte, el número 2, con un estudio introductorio de José Lezama Lima. Sus cuentos, publicados póstumamente, aparecieron en Mensuario, Espuela de Plata y Orígenes. Dejó cartas y apuntes diversos.

Vea más sobre este autor en Cubaliteraria


 
Dirección editorial:
Gerardo Chávez Spínola
Diseño web:
Yalier Pérez Marín / Rafael Arteaga
Mantenimiento web:
Rafael Arteaga
Asesoría técnica:
Alejandro Jiménez Pérez

CubaLiteraria