Inicio imagenfondo (9k)   imagenfondo2(9k)
entrevistas
novedades
semblanzas
cronologia
cienciaficcionario
rol  
autores
noticias
critica
cronicas
premios
eventos
 
CF cubana
 

Creadores de Universos

Cuban Science Fiction in English
El Guaicán Literario
La CF cubana vista desde el exterior  
¿Algo caracteriza a la CF cubana?
¿Por qué escriben?
Publicaciones recibidas

Premio OX
para El Guaicán

Nacimiento y ocaso de la historieta fantástica en Cuba

 

 
 
 

Por Manuel Pérez Alfaro

El despegue de la historieta en Cuba se produjo con el grupo creado por el suplemento Mella en 1959. Antes hubiese sido imposible por el dominio de los Sindicates norteamericanos en los servicios de prensa cubanos. El triunfo revolucionario permite un espacio a la narrativa dibujada.

Al principio la temática se inclinó fundamentalmente hacia los temas históricos y en especial las cercanas experiencias de la lucha revolucionaria en la Sierra Maestra y algunas formas de “family strip”de carácter educacional o, decididamente, en el temprano enfrentamiento con las conspiraciones contrarrevolucionarias (Cucho, Supertiñosa, de Virgilio Yakro, personaje creado por Orestes SuárezMartínez). No obstante la amplitud cultural brindó la oportunidad de conocerse con más intensidad a los creadores literarios de la ciencia ficción y las derivaciones que se manifestaron en el cine, y desde luego, en la historieta. Ejemplos españoles, franceses, italianos o de la época de oro de la historieta argentina (El Eternauta) fueron apreciados y crearon las primeras inquietudes por la representación en la historieta cubana y por autores cubanos del tema de anticipación o ciencia-ficción.

En un principio fueron las historietas cortas. Autoconclusivas de 6 a 7 páginas. Versiones de cuentos de Bradbury (“Noche de verano”, guión de Zoia Sandor y dibujos de Alfredo Mantilla) y otros autores del género. La gráfica de Virgilio Martínez, consagrado del género y considerado maestro de la generación, produjo sus primeras obras estableciendo un camino hacia la expresión artística. Fue posible, entonces, el surgimiento de una publicación especializada en el revista Fantásticos, editada por Ediciones en Colorestema, la revista Fantásticos editada por Ediciones en Colores. Ya en esta publicación no sólo aparecían adaptaciones sino guiones originales como” Los Intrusos” de Sergio Hernández con dibujos de Virgilio o” Rescate en el Espacio” de Jorge Luis Bernard con dibujos de Alfredo Mantilla. También Juan Padrón publicaba una página humorística “barsoom”.

En las publicaciones periódicas (Pionero, Cómicos, El Muñe) comienzan a alternarse las historietas de aventuras, humorismo, históricas o biográficas con los temas de ciencia ficción y Juan Padrón, incluso, lleva a su personaje mambí Elpidio Valdés a una aventura en Marte, parodiando a E.G. Burroughs y su Nick Carter.

Otro elemento a considerar es el de las evoluciones. Personajes como Hindra de Tulio Raggi que se inicia como una aventura en África, en el desarrollo de las páginas semanales publicadas por el suplemento del rotativo Revolución, se convierte en un hombre del espacio. No es el caso de “Matías Pérez”, creación del desaparecido Luis Lorenzo Sosa. Aquí el autor toma a un personaje histórico y se le convierte en un personaje de aventuras espaciales utilizando como base el mito de su desaparición en un aerostato en el siglo 18.

La constante marciana y otros misterios del El Muñemundo de la ciencia ficción fueron incentivo para la inspiración de creadores como Javier Kaparó que terminó relacionándolo con un medio de trasporte cotidiano de Cuba, (el llamado Camello) y alternativamente otros intentos como “Mito Brito” (guión Manolo Pérez, dibujos Damián González aparecido quincenalmente en EL MUÑE y otros cuentos cortos de variados autores.


Desafortunadamente las publicaciones periódicas que ya habitualmente publicaban este tipo de relato, con guiones originales en la historieta sufrieron un rudo golpe en los años 90 con el advenimiento del Periodo Especial, que limitó drásticamente las posibilidades del papel para la continuación de las mismas. Quedaron, no obstante, trabajos interesantes y meritorios tanto en su aspecto literario como en la expresión gráfica. Un ejemplo de ello es la Obra “Yakro” con guión y dibujos de Orestes Suárez uno de los maestros internacionales de la historieta cubana.

Esperemos que nuevos tiempos permitan mostrar obras futuras del género con la madurez científica, técnica y artística que posibilita la nueva era.


La Habana, enero de 2004.

 
Dirección editorial:
Gerardo Chávez Spínola
Diseño web:
Yalier Pérez Marín / Rafael Arteaga
Mantenimiento web:
Rafael Arteaga
Asesoría técnica:
Alejandro Jiménez Pérez

CubaLiteraria