Inicio imagenfondo (9k)   imagenfondo2(9k)
entrevistas
novedades
semblanzas
cronologia
cienciaficcionario
rol  
autores
noticias
critica
cronicas
premios
eventos
 
CF cubana
 

Creadores de Universos

Cuban Science Fiction in English
El Guaicán Literario
La CF cubana vista desde el exterior  
¿Algo caracteriza a la CF cubana?
¿Por qué escriben?
Publicaciones recibidas

Premio OX
para El Guaicán

Juan Manuel Planas y Sainz:
Pionero de la Ciencia Ficción Cubana

Parte II

 
 
 

Por: Miguel Bonera Miranda y Victoria Gallardo Rubí
Dirección Provincial de Cultura de La Habana

A principios de 1922 visitó la Habana el yate oceanográfico “Dana II”, donde venía el Profesor Johannes Schmidt. Entre los que recibieron al sabio estaba el Ing. Planas que, más tarde, introdujo a este como uno de los personajes de su novela El Sargazo del Oro. Este, por su parte, el 11 de agosto, presentó por primera vez en Cuba las teorías de Albert Eistein, en la Sociedad Cubana de Amigos de la Ciencia.

En 1923 ingresó en la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de Cuba con el discurso: El estudio del Mar, publicado posteriormente como folleto.

Iniciaba este ensayo una línea investigativa y divulgadora que habría de convertirse en una de las constantes de su producción científica y literaria. En la propia Academia presentó también, sucesivamente, las investigaciones: La explotación del Mar, La fuerza del Mar e Introducción a la Oceanografía (editada, como libro, en 1943), amén de otros muchos estudios.

La tesis básica de Planas, en estos trabajos, fue planteada en uno de sus últimos escritos: “Cuba, con 120,000 km² de extensión territorial, cerca de seis millones de habitantes y sin fronteras terrestres; en lo que concierne a la explotación del Mar, está en la infancia” (1), confiando la solución de este problema a la juventud.

En este mismo año, 1923, publicó también Planas su novela de aventuras e intriga La Cruz de Lieja, ambientada en Bélgica en los años de la I Guerra Mundial.
El culto por el pasado siguió siendo otras de las constantes de su obra. En 1925 publicó el relato La Gobernadora, sobre Isabel de Bobadilla, la esposa del Adelantado Hernando de Soto. (2)
En 1926 apareció su novela costumbrista Flor de Manigua, ambientada en su ciudad natal.

En 1927 visitó Cuba, a instancias suyas, el físico francés Georges Claude, debiéndose a esta iniciativa que fuera Cuba la primera nación en aplicar su genial descubrimiento para aprovechar la energía térmica del Mar. (La experiencia, fue realizada, con éxito, en la bahía de Matanzas).

En 1928 fundó la Revista de la Sociedad Geográfica de Cuba e inició una serie de exploraciones a los sistemas cavernarios de Cuba. Comenzó a colaborar, por esta misma fecha, en la publicación francesa L´Illustration.
A partir de 1932 fundo y dirigió el Boletín de la Sociedad Cubana de Ingenieros y, en 1938, fundó la revista Cátedra.

En ese mismo año comenzó a editar, como folletín del periódico Avance, de Ciudad Habana, su novela de anticipación científica El Sargazo del Oro (El Vellocino Verde) cuyo tema es, nuevamente, la explotación de las posibilidades del Mar.

Ambientada en los mares cubanos (e igualmente ignorada por los historiadores de nuestra ficción científica) describe las peripecias de dos jóvenes a los que un inventor ofrece la mano de su hija a cambio de ir a buscarle las algas de las cuales desea sintetizar el contenido áureo... solo para descubrir, al final, que la flora marina encierra otros tesoros y constituye una verdadera riqueza.

En los años de la década del cuarenta escribió en las revistas Bimestre Cubana, Bohemia y Carteles. Desde las páginas de la Revista de la Universidad de la Habana saludo, en 1945, la materialización de un antiguo sueño suyo, la fundación de “El Instituto del Mar”. (3) En este mismo año se graduó en la Escuela Profesional de Periodismo “Manuel Marqués-Sterling”.

En la década de mil novecientos cincuenta comenzó a colaborar con la institución y la Revista de la Biblioteca Nacional “José Marti”. Hizo entrega a la misma, el 28 de junio de 1954, de un importante documento histórico, el diario íntimo de la educadora y feminista cubana María Luisa Dolz y Arango (4). En 1955 publicó allí su estudio histórico-geográfico Isla de Pinos no es la Isla del Tesoro (5).

El 19 de noviembre de 1955 pronunció en el Circulo de Amigos de la Cultura Francesa, de la Ciudad de La Habana, su conferencia Los Horizontes de Julio Verne, editada más tarde como folleto (6).

En 1959 se publicó finalmente, en forma de libro, su novela El Sargazo del Oro..., en una edición dirigida a las Bibliotecas cubanas.

Juan Manuel Planas y Sainz murió en 1963, dejando una fecunda producción literaria, científica e histórica que aún espera un estudio adecuado.

Valoración de su narrativa

El descubrimiento de este autor, como pionero de la ciencia-ficción cubana, fue realizado por Rogelio Moya, en un artículo editado en 1969. (7) Otras referencias a él, en cambio, muestran serias imprecisiones.

El Diccionario... del Instituto Cubano de Literatura y Lingüística, por ejemplo, se limita a considerarlo un: “...cultivador de la novela “científica” (8) a lo Julio Verne” (9) y señala, como ejemplos de esta afirmación a Flor de Manigua y La Cruz de Lieja, que no pertenecen a este género, mientras ignora El Sargazo del Oro, que si responde a los parámetros de esta categoría literaria.

Respecto a su valor, en si, insistimos en que aún no se escrito un estudio definitivo. La Historia de la Ciencia Ficción, como estilo literario, abunda en libros a menudo despreciados por la crítica general, demasiado anquilosada a la hora de valorar el género literario del futuro. La obra editada de Planas, a este respecto, es particularmente ilustrativa de esta afirmación:

Fuera del artículo de Moya, ya mencionado, sólo conocemos una crítica contemporánea en la revista Bohemia (10), firmada por “Roger de Lauria” (11) de carácter casi exclusivamente informativo. De El Sargazo del Oro... sólo hemos localizado una nota de promoción editorial, de la edición de 1959.

Carecemos también de información sobre su obra inédita. En 1920 afirmó tener en preparación una novela titulada Entre la Tierra y Marte, de la cual no hemos hallado ningún rastro. (12)

Su lugar, empero, dentro de la historia de la Ciencia - Ficción Cubana, es fácil de definir. Si, en líneas generales, pueden considerarse rasgos para dimensionar, la accesibilidad del lenguaje y contenido, el valor estético, el atractivo y la pertinencia histórica de la acción, son estos, como hemos visto, factores todos en los que descuellan las producciones de este creador.

En lo que a verosimilitud y fundamentación científica se refiere, el mundo de hoy, que ve al espectro aterrador del hambre y la crisis económica danzar a las oscilaciones del “Niño” o las alternativas de la capa de ozono no puede menos que ver en Planas a un precursor visionario y en sus visiones, las de una inquietante Casandra. Su descripción de los fenómenos, además, erudita sin pesadez y de fácil lectura.

Respecto a sus críticos -y a la ausencia de estos-afirmó Planas por propia experiencia en un folleto editado en 1957:

- “Hay espíritus mezquinos; los encontramos en las tierras más apartadas y hasta en Cuba, que no han sabido medir la altura y el alcance del pensamiento [...] de Julio Verne [...] Dicen de sus obras, despreciativamente, y de las de aquellos que han seguido las huellas del gran sembrador: Son juliovernadas insulsas” (13)

Las de Juan Manuel Planas y Sainz, en cambio, están llenas de sabor e interés, con gracia muy cubana. No es un “mono de Julio Verne”, como lo llamó un malintencionado sino un creador que, empleando los parámetros del publicista francés, creó una obra original y atractiva.

Su legado espera una reedición pero también una revaloración que lo ubique, finalmente, entre los valores de la Literatura fantástica latinoamericana y la ficción cubana orientada al mundo juvenil.

Bibliografía
1 - Planas, Juan Manuel. Los horizontes de Julio Verne. / Juan Manuel Planas y Sainz, Ingeniero. [Ciudad de La] Habana, s/e, 1957, p. 14 (Reproducido de la Revista de la Sociedad Cubana de Ingenieros, número 6 y 7, junio y julio de 1957)
2 - Fue publicado, en 1925, en la Revista Habana Yacht Club.
3 - Planas, Juan Manuel. El Instituto del Mar. / Juan Manuel Planas y Sainz, Ciudad de La] Habana: Revista Universidad de La Habana, (55-57): 339/44, julio diciembre de 1944
4 - Planas y Sainz, Juan Manuel. Trabajo leído por el Ing. Juan Manuel Planas al hacer donación a la Biblioteca Nacional en la persona de su directora, la Sra. Lilia Castro de Morales, del Diario íntimo, con apuntes y notas de la Sra. María Luisa Dolz y Arango, el todo contenido en 41 libretas, el 28 de junio de 1954./ Juan Manuel Planas y Sainz. [Ciudad de La] Habana: Revista de la Biblioteca Nacional José Martí: 5,(3): [235]/252, julio septiembre de 1954, ilus.
(Notas e Informaciones)
5 - Planas y Sainz, Juan Manuel. La Isla de Pinos no es la Isla del Tesoro. / Juan Manuel Planas y Sainz. Ciudad de La] Habana: Revista de la Biblioteca Nacional José Martí: 6, (1): 109/112, enero-marzo de 1955, ilus., map.
6 - Véase Nota 1
7 - Moya, Rogelio. La primera novela cubana de ciencia ficción. / Rogelio Moya. [Ciudad de La] Habana: periódico Granma: 5, (104): 5, mayo 2 de 1969.
8 - A propósito... ¿A santo de qué vienen estas comillas?
9 - Instituto de Literatura y Lingüística de la Academia de Ciencias de Cuba. Diccionario de la Literatura Cubana. Tomo II. / Instituto de Literatura y Lingüística de la Academia de Ciencias de Cuba. Ciudad de La Habana: Editorial Letras Cubanas, 1984, p. 668
10 - “Roger de Lauria” La Corriente del Golfo, novela por Juan Manuel Planas. / Roger de Lauria. [Ciudad de La] Habana: Revista Bohemia: 11, (45): 5, noviembre 7 1920.
11 - Seudónimo de Ramón Gollury
12 - Véase: Planas, Juan Manuel. La Corriente del Golfo. (The Gulf-Stream)./ Juan Manuel Planas y Sainz, ilustraciones de A(dolfo) Galindo. [Ciudad de La] Habana: Imprenta “El Figaro”, 1920, contraportada.
13 - Planas, Juan Manuel. Los horizontes de Julio Verne... p. 20.

 

 
Dirección editorial:
Gerardo Chávez Spínola
Diseño web:
Yalier Pérez Marín / Rafael Arteaga
Mantenimiento web:
Rafael Arteaga
Asesoría técnica:
Alejandro Jiménez Pérez

CubaLiteraria