Inicio imagenfondo (9k)   imagenfondo2(9k)
entrevistas
novedades
semblanzas
cronologia
cienciaficcionario
rol  
autores
noticias
critica
cronicas
premios
eventos
 
CF cubana
 

Creadores de Universos

Cuban Science Fiction in English
El Guaicán Literario
La CF cubana vista desde el exterior  
¿Algo caracteriza a la CF cubana?
¿Por qué escriben?
Publicaciones recibidas

Premio OX
para El Guaicán

La sombra que cayó sobre Howard Phillips Lovecraft y Horacio Quiroga:
El horror en una literatura del margen
 
 
 

El acto de escribir puede abordarse
con nerviosismo, entusiasmo,
esperanza y hasta desesperación.
Mientras escribo.
Stephen King

Dos escritores contemporáneos del siglo XX, que escribieron aisladamente, de un extremo al otro del continente americano, recrearon en sus letras el máximo grado de horror, llevándolo por caminos inciertos, recreando mundos hasta ahora no contados. Howard Phillips Lovecraft en su natal Rhode Island y Horacio Quiroga entre Uruguay y Argentina. Ambos concibieron la escritura de una manera distinta a como se escribía para ese entonces, ambos bajo la pluma del gran maestro Edgar Allan Poe crearon una nueva literatura con motivos en el horror que inundó al continente a principios del siglo XX.

Howard Phillips Lovecraft (1890-1937) y Horacio Quiroga (1878-1937), ambos cuestionados y criticados en su época, dos vidas enmarcadas bajo el manto de la muerte. Lovecraft trae sus seres desde las profundidades del mar, Quiroga desde la impenetrable selva.

Dos escritores donde el héroe, o idea de héroe, desaparece para dar paso a otros motivos, que muchas veces entran en lo inexplicable. Claro ejemplo de Horacio Quiroga son los cuentos analizados anteriormente bajo la óptica del fenómeno del vampiro. Howard Phillips Lovecraft no se queda atrás y recrea sus clásicos Mitos de Cthulhu, y por su lado Horacio Quiroga sus Cuentos de amor, locura y muerte.

Quizá uno de los relatos de Lovecraft donde se alcanza el máximo horror es "La sombra sobre Innsmouth", donde una especie de raza primigenia deja de lado al protagonista para mostrar lo más abominable que se pueda contar. El protagonista del relato es trasladado a un lugar extraño donde convergen los más grandes horrores:

Pero no tardé en darme cuenta de que mi turbación se debía a otra causa, quizá igualmente poderosa, esto es, a sus extraños motivos ornamentales que sugerían desconocidas fórmulas matemáticas y secretos remotos hundidos en inimaginables abismos del tiempo y del espacio. La naturaleza representada en los relieves, invariablemente acuática, resultaba casi siniestra. Había unos monstruos fabulosos, extravagantes y malignos, unos seres mitad peces y mitad batracios que me obsesionaban hasta el extremo de despertar en mí una especie de pseudo–recuerdos. Era como si yo mismo tuviera de ellos una vaga memoria, remota y terrible, que emanase de las células secretas donde duermen nuestras imágenes ancestrales más espantosas. Me daba la impresión de que cada rasgo de aquellos horrendos peces–ranas desbordaba la última quintaesencia de una maldad inhumana y desconocida (p. 234).

Este horror que con gran maestría recalcará Quiroga en "La gallina degollada", cuando los hermanos dementes dejan de lado a su hermana, y le aniquilan. Un enfrentamiento primero de fealdad contra la belleza. En segundo plano la maldad acaba lo bueno, parecen decirnos estos creadores.

Seres de la pérdida, el cadere (Cadáver) de Kristeva se incrusta en esta narrativa, ser de la fatalidad para Nietzsche. Aquí en esta narrativa el héroe es desplazado del centro establecido, el lector sigue la pista más a como muere Alicia en el texto "El almohadón de plumas", deja a un lado a los otros personajes; lo mismo ocurre con Lovecraft, los seres monstruosos acaparan la curiosidad del lector, y el protagonista solo es arrasado por la monstruosidad.

Lo monstruoso y horrorífico se imponen sobre lo bello, los cuatro hermanos perturbados de "La gallina degollada" parecen haber salido de la cuentística de horror cósmico establecida por Lovecraft, así como "La maldición que cayó sobre Sarnath", parece estar ambientada en una atmósfera de horror creada por Quiroga. No parece creíble que dos autores, en una misma época se hubieran preocupado por narrar lo más abominable y despreciado por el hombre, aquello que nos causa asco, incertidumbre y por qué no decirlo, miedo.

Amor, locura y muerte, son las constantes que muy bien Quiroga establece para explicar esta narrativa del horror, constantes que destruyen en gran medida al hombre, constantes que nos ubican en un mundo de lo horrorífico, donde el amor ya no es visto como bueno, sino que se relata su lado oscuro; la locura racional del Quijote queda atrás, entra en el escenario una demencia asesina y destructiva; todo enmarcado bajo el contexto de la muerte.

Referencias Bibliográficas:

Allan P, E. (1950). Páginas Escogidas. Buenos Aires: El Ateneo.

_________ (1975). Cuentos escogidos. Perú: Universo.

Barrenechea, A. (1978). "Ensayo de una tipología de la literatura fantástica".
En Textos hispanoaméricanos. (pp. 87 – 103). Caracas: Monte Ávila.

Bataille, G. (1980). El erotismo. Barcelona: Tusquets.

_________ (1986). "La parte maldita, III La soberanía". En Lo que entiendo por soberanía. (p. 121). Madrid: Ticus.

Baudelaire, Ch. (1988). "Lo cómico y la caricatura". Madrid: La balsa de Medusa.

____________ (1997). Las flores del mal. España: Libros Rio Nuevo.

Bloch, R. (1999). "El vampiro estelar". En Los Mitos de Cthulhu.
España: Alianza.

Bravo, V. (1993). "Los poderes de la ficción". Caracas: Monte Ávila.

_______ (1994). "El imaginario de la muerte". En Ensayos desde la pasión.
Caracas: Fundarte. Colección “Cuadernos de difución”, N° 219.

________ (1999). Terrores de fin de milenio. Marida: Ediciones Libro de Arena.

Bodei, R. (Febrero 1998). "La sombra de lo bello". En La hora de los monstruos.
España: Revista de Occidente. N°. 201.

Borges, J. y otros. (1993). Antología de literatura fantástica. Buenos Aires:
Editorial Sudamericana.

Burstein, M. (2001). Stephen King, creador de lo oscuro.Buenos Aires: Vergara.

Calmet, Dom A. (1991). Tratado sobre los Vampiros. Madrid: Mondadori.

Calvino, I. (1997). Cuentos fantasticos del siglo XIX. España: Siruela.

Díaz S, G. (1992). Cuentos escogidos de Horacio Quiroga. [Selección y
presentación]. Caracas: Biblioteca Ayacucho. Colección Claves de América.

Doyle, A.C. y otros. (1990). Vampiros extraños. (Antología de relatos sobre el
vampirismo). España: Cara Oculta.

Fulcanelli. (1970). El misterio de las Catedrales. Barcelona: Plaza & Janes.

Freud, S. (1919 / 1978). Lo Siniestro. Argentina: Lopez Crespo Editor.

Gubern, R. Prats, J. (1978). Las raíces del miedo. Barcelona: Lumen.

Haag, H. (1981). El problema del mal. Barcelona: Herder.

Hahn, O. (1990). Antología del cuento fantástico hispanoamericano siglo XX.
Chile: Editorial Universitaria.

Jung, C. Campell J. Wilber K. (1994). Encuentro con la sombra.
Barcelona. Kairos.

Kristeva, J. (1989). Poderes de la perversión. México: XXI. 2° Ed.

Llopis, R. (1991). Antología de cuentos de terror. México: Taurus Ediciones.

Londoño, S. (1994). Cuento hispanoamericano siglo XIX. Colombia: Norma.

Lovecraft, H. P. (1992). El horror en la literatura. Madrid: Alianza Editorial.

_____________ (1993). El horror de Dunwich. Madrid: Alianza Editorial.

_____________ (1999). Los Mitos de Cthulhu. España: Alianza.

Mangieri, R. (1997). Notas para una semiótica del texto vampiresco. Ensayos.
(pp. 173 – 179). Venezuela.

Maupassant, G. (1952). "El Horla". Obras completas (tomo II). Madrid: Águilar.

May, R. (1992). Los mitos en América. En La necesidad del mito. Barcelona.

Medvedov, D. (1997). "El conde Drácula vive en cada uno de nosotros".
En Criticarte. Los 100 años de Drácula. (pp. 16 – 21). Caracas: Fundarte.

Melkinov, P. (1992, Octubre). El regreso de los vampiros: El mito a la luz de la
medicina
. Año Cero. España. N° 27.

Milner, M. (1990). La fantasmagoría. Lengua y estudios literarios.
México: Fondo de Cultura Económica.

Ortiz O. A. y Lanceros P. (1998). Diccionario interdisciplinar de hermenéutica.
Bilbao: Universidad de Deusto.

Oviedo, J. (1992). Antología critica del cuento hispanoamericano del siglo XX.
(II tomo). Madrid: Alianza.

Propp, V. (1981). Las raíces históricas del cuento. Madrid: Fundamentos.

Pulido, J. A. (1998, Marzo 28). "Sexo, sangre y muerte". En La Nación. [Suplemento].
Flash. (p. 8). San Cristóbal, Venezuela.

_________ (1998, Mayo 10). "Las Erinias o diosas de la noche". En La Nación.
[Suplemento]. Flash. (p. 9). San Cristóbal, Venezuela. p.9.

\Quiroga, H. (1981). Obra Completa. Caracas: Biblioteca Ayacucho.

_________ (1997). Cuentos de Amor, Locura y muerte. Barcelona: Fontana.

Rice, A. (1975). Crónicas Vampíricas. España: Timun Mas.

______ (1993). El Ladrón de Cuerpos. Circulo de Lectores. Colombia: Atlántida.

Rodríguez M, E. (1981). Selección y prólogo. En: Horacio Quiroga. Cuentos.
Caracas: Ayacucho.

Rondon, A. (1987, Septiembre). "El horror en la literatura". En Imagen.
N° 100 – 33. Caracas: CONAC.

Rosenblat, M. (1998). Lo fantástico y detectivesco: Aproximaciones comparativas a la obra de Edgar Allan Poe. Caracas: Monte Ávila Editores.

Rubén Darío. (1977). "Thanathopia". En Duende. (pp. 6 – 12). N° 5.
México. Editorial Mosaico.

Seguí, M. (Julio 2001). Leyendas urbanas, siete historias para no dormir.
Más Allá. España. N° 149.

Sichére, B. (1996). Historias del mal. [Prólogo de Julia Kristeva]. España: Gedisa.

Stavans, I. (1991, Enero/ Febrero/ Marzo). "La huella de H. P. Lovecraft?".. En
Revista Nacional de Cultura. (pp. 01 – 105). Año LII. N° 280. Venezuela.

________ (1998). Antología de cuentos de misterio y terror. México: Porrúa.

Stoker, B. (1981). Drácula. España: Bruguera.

Straffer, F. (1973). Los vampiros y sus leyendas. España: Petronio.

Todorov, T. (1982). Introducción a la literatura fantástica. España:
Editorial Buenos Aires.

 

 
Dirección editorial:
Gerardo Chávez Spínola
Diseño web:
Yalier Pérez Marín / Rafael Arteaga
Mantenimiento web:
Rafael Arteaga
Asesoría técnica:
Alejandro Jiménez Pérez

CubaLiteraria