Inicio imagenfondo (9k)   imagenfondo2(9k)
entrevistas
novedades
semblanzas
cronologia
cienciaficcionario
rol  
autores
noticias
critica
cronicas
premios
eventos
 
CF cubana
 

Creadores de Universos

Cuban Science Fiction in English
El Guaicán Literario
La CF cubana vista desde el exterior  
¿Algo caracteriza a la CF cubana?
¿Por qué escriben?
Publicaciones recibidas

Premio OX
para El Guaicán


Raúl Aguiar

 

Ficha autoral

Ver crítica sobre La estrella bocarriba

 

Ver Helh,
de Raúl Aguiar

Raúl Aguiar

Entrevista sobre la obra personal

GL: ¿Cuál ha sido la relación de Raúl Aguiar con la ciencia-ficción?

RA: Diría que muy cercana. Mi formación como escritor proviene de los talleres de ciencia-ficción de los 80, el Oscar Hurtado, de Plaza, que en aquellos tiempos estaba asesorado por Daína Chaviano, y el Julio Verne, de Playa. Recuerdo que escribía tanto en aquella época que podía leer un cuento distinto en cada sesión del taller. En 1984 obtuve mención en el concurso David con un libro de relatos del género, y mis primeros cuentos publicados en antologías también eran de ciencia-ficción.

GL: Pero tu primera novela La hora fantasma de cada cual, premio David 89, ya es una novela realista...

RA: Bueno, la primera versión, que fue la que envié al concurso y no la que salió publicada, era bastante distinta. Tenía capítulos intercalados en onda realista con otros de carácter fantástico, onírico o de ciencia-ficción. Realmente mi idea original era conformar un universo alucinante en el cual se iba a mover el personaje, y a partir de este, él tendría visiones de otro mundo, en este caso, el de referente real. Una especie de inversión del neofantástico tradicional a lo Borges o Cortázar, ¿no?, donde se pasa de lo real a lo fantástico.

GL: ¿Y qué pasó con esa versión?

RA: Pasó que estos capítulos "alucinantes" no gustaron mucho a los editores y tuve que eliminarlos. Ellos opinaban que su calidad escritural y temática quedaba por debajo de la historia "realista". En aquel momento me convencieron, pero todavía hoy me sigo cuestionando si hice bien. Fueron cerca de cien o ciento cincuenta cuartillas que tiramos a la basura. Por supuesto que toda la concepción del libro cambió también.

GL: Después vendría la noveleta Mata, sobre la guerra de Angola.

RA: Sí, esta es por completo real, aunque no autobiográfica. Yo nunca estuve en Angola. En realidad no es un texto sobre la guerra de Angola, sino sobre la guerra en general.

GL: Algunos críticos han señalado que tu última novela La estrella bocarriba es como una tierra de nadie, un poco difícil de clasificar, y que tiene elementos ciberpunks...

RA: Sí, en realidad me interesaba escribir "Hiperrealismo" según el concepto de Jean Baudrillard, es decir, un lugar, un texto, donde lo imaginario y lo real fueran intercambiables al estilo de Crash, de J.G.Ballard, o lograr reacciones específicas en los lectores, una especie de shock donde estos verían contaminadas sus concepciones acerca de "lo real", como en algunos relatos de Philip K. Dick. Pienso que La estrella bocarriba contiene muchos registros de lo fantástico. Puedes encontrar, como decías, escenas de atmósfera ciberpunk, pero también de lo místico, la magia negra, lo poético, lo medieval, del horror...

GL: También muchos lectores se preguntan cuánto hay de real en esa "Biblia negra" o ese grupo de rockeros llamados "Los brujos".

RA: Es curioso, porque la novela se ha vuelto un poco performativa, ¿no? Algunos jóvenes han comenzado a utilizar la escritura críptica de los Brujos, han adoptado algunos neologismos en su lenguaje, han hecho lecturas muy interesantes del texto. De todas formas mejor no confesar qué es real y qué es imaginario, si no el libro perdería parte del efecto. A mí personalmente muchas cosas de la novela se me han convertido en reales después de haberlas publicado.

GL: El otro día escuché a un par de jóvenes discutiendo sobre la novela y te consideraban una especie de brujo, o sacerdote de magia negra..¿En realidad la practicas? La magia negra, quiero decir.

RA: Una pregunta peligrosa. Digamos que he aprendido un poquito y estoy en otro nivel, donde todo esto de "negro" o "blanco" es muy relativo. Le llamamos "El juego", y es una especie de síntesis del todo: los fractales, la cosmología cuántica, las enseñanzas de Don Juan, de Castaneda, la teoría de las supercuerdas, el kybalión, la alta magia... Es complejo pero también sencillo. Parece que el problema fundamental de la filosofía ha pasado de contraponer "Idea" y "materia" a cuestionar las categorías de "Lo real" y "lo virtual", pero mejor me haces otra pregunta porque si me das cuerda con este tema me llevaría horas explicártelo, aparte de que lo más probable es que me tildaran de loco.

GL: ¿Y el ciberpunk?

RA: Me interesó este movimiento desde el principio, con William Gibson, Sterling y aún más atrás, con Blade Runner, el abuelo fílmico. Hasta llegué a publicar un librito de divulgación científica sobre el tema.

GL: Sí, Realidad virtual y cultura ciberpunk...

RA: Exacto. Intenté escribir una novela ciberpunk, pero nunca salió. Tal vez por eso hay cierta reminiscencia en La estrella bocarriba, aunque por supuesto, no es gratuita, sino que persigue un objetivo específico.

GL: ¿Cómo ves la ciencia ficción en Cuba?

RA: Un poco de capa caída, pero hemos pasado crisis peores. Si nos fijamos en las publicaciones, en estos últimos años solo han publicado el Yoss, Michel Encinosa, Vladimir y un poco en los límites del género, Eduardo del Llano, con su característica veta de humor. Se lanzó una antología fantástica hecha por el Yoss, donde aparecían unos cuantos nombres prometedores, pero se vendió en el mercado de divisas, y no llegó al público cubano. De la ciencia ficción escrita en el exterior, solo reediciones de clásicos, Ray Bradbury, Julio Verne, Wells, poco más. Imagino que el problema está en los derechos de autor, que las editoriales cubanas no pueden pagar. Estamos muy desconectados de las corrientes que se están desarrollando afuera y seguimos dependiendo de los amigos que viajan y traen libros, o de los "bajables" de internet, también muy complicados de leer y mucho más de imprimir.

GL: ¿Para terminar, qué haría falta, según tú, para el desarrollo de la ciencia ficción en Cuba?

RA: Un premio importante, con publicación y estímulo, eso lo primero. Al estilo de aquel premio David de ciencia ficción que hizo salir a la luz escritores de la talla de Agustín Rojas, Daína Chaviano, F. Mond., o el Yoss, por solo decirte algunos. También un buen taller, especializado en el tema de lo fantástico y las técnicas narrativas. Creo que Michel Encinosa acabó de inaugurar uno con estas características, el Quasar-dragón, pero radica en Alamar, en las afueras de la Habana, y eso me imagino que dificulta bastante la asistencia de todos los que desearían participar en él. Lo tercero sería una revista. Pienso que el Guaicán Literario es muy bueno en el circuito de Internet, pero hace falta una revista impresa y que circule por el país, y por último, elevar un poco el nivel de los eventos anuales, los Cubaficción, que los últimos han estado un poco flojos y sin la promoción que merecen.


Entrevista realizada por G. Ch. Spínola el 12 de marzo del 2003


Entrevista realizada el 21 de mayo del 2002, por Gerardo Chávez Spínola.

Dirección editorial:
Gerardo Chávez Spínola
Diseño web:
Yalier Pérez Marín / Rafael Arteaga
Mantenimiento web:
Rafael Arteaga
Asesoría técnica:
Alejandro Jiménez Pérez

CubaLiteraria