Poetas antillanos, de Aruba y Curazao, respiran un fervor martiano

Arturo Desimone

Se reúnen aquí cinco poetas de generaciones recientes, nacidos entre 1967 y 1989 en las Antillas holandesas (que pertenecen a las islas de Sotavento, entre las Antillas menores), específicamente en Aruba y Curaçao, dos islas que forman parte del archipiélago caribeño que fuera colonizado por el reino de Holanda, a mediados del siglo XVII, si bien estos países gozan hoy de un paradójico estatus autónomo bajo la corona. Hemayel Martina y Jermain Ostiana son originarios de Curaçao; mientras que Rosabelle Illes, Joe Fortin y yo, Arturo Desimone, provenimos de Aruba. Mientras mis poemas en inglés fueron versionados por el traductor chileno-argentino Lucas Brockenshire, los poemas escritos en papiamento o papiamentu fueron traducidos por mí al español, con la colaboración de Jamila Medina Ríos, escritora cubana, a cuya amabilidad debemos la revisión de la breve antología, cuya próxima edición prepara Colección Sureditores. Este botón de muestra introduce la llamada generación joven, de creadores nacidos después (o alrededor) de 1970 en nuestros países, y busca iniciar a los lectores en una veta poética casi inexplorada, incluso entre los propios caribeños. Se dice que lo primeros versos en papiamento provienen de un navegante judío, que escribió un poema a su amada en el siglo XVII. El mercader viajaba en barco cuando envió el texto a su hacienda. La destinataria, su esposa adolescente, enferma y embarazada, precisaba en aquel momento de todo el poder sanador que pudieran transmitirle las palabras del marido ausente. Esta antología pudiera verse como la respuesta, llegada siglos después, de estos jóvenes poetas que alzan la voz en la distancia de islas consideradas desérticas, para seguir germinando.

 

 

 

 

 

 

ROSABELLE ILLES (Aruba, 1988). Vive entre Aruba y Holanda, puesto que cursa actualmente estudios posdoctorales en la ciudad de Leiden. Hija de un conocido teólogo protestante de la isla, sus raíces provienen de Curaçao y Surinam. En 2005 publicó en Aruba su primer libro de poemas en inglés: Beyond Insanity (Más allá de la locura); asimismo, en 2010 se autopublicó Spiel di mi alma (Espejo del alma), su segundo poemario, esta vez en papiamento.

De Spiel di mi alma

 

 

Compronde mi Rubiano

 

Compronde mi Rubiano

 e ta e unico cos cu bo tin.

 Dia cu bo a nace

 tera no a compronde bo

 bida a sostene bo

 pero aire a traiciona bo

 lama a supuestamente floria bo

 y santo no a logra haci bo sano.

 Compronde mi Rubiano

 e ta e unico cos cu bo tin

 el a wordo manda, wordo parti den dos

 cu un celebro minimo

 sin conoce su uno

 el a bira sordo.

 El a sapatia,

 desembarca,

 wordo renombra

 pa consulta cu e unico cu sa ken e ta pretende di ta.

 Compronde mi Rubiano

 ta e ternura di palabranan cu bo nunca no a conoce

 Di oro bo a nace

 pero di piedra leve bo ta biba

 y aire...?

          compronde mi Rubiano

 

 

Comprénde me, arubano

Compréndeme, arubano,
esto es lo único que tienes.
El día en que naciste
la tierra no te pudo entender
la vida te contenía
pero en algún momento
el viento te traicionó.
El mar te regaló una corona florida
y la arena mágica
no te pudo sanar.
Compréndeme, arubano,
esto es lo único que posees
y te fue ordenado,

partido en dos
con un cerebro mínimo,
sin conocer la unidad,
se volvió sordo.
Pataleó hasta que lo dejaron desembarcar
y se hizo famoso por consultar con el
único que lo entendía a quién él trataba
de imitar.
Compréndeme, arubano,
es la ternura de palabras que nunca has
conocido.
De oro has nacido,
¿pero vives de piedras livianas
y aire?
Compréndeme, arubano.

 

JERMAIN OSTIANA (Curaçao, 1974). Poeta, rapero, periodista, bloguero. Entre su labor periodística, destaca el que mantenga el blog Triunfo di Sablika, donde ha reportado de manera independiente sobre diversos sucesos de la política actual de Curaçao.

Del blog: Triunfo di Sablika: <https:// triunfodisablika.wordpress.com>

 

Prensa Chikunguya


Prensa Chikunguya, doblada.
Prensa huerta de esclavos
del dueño nuevo, dueño viejo;
periodista tonto,
tontín,
tilingos.
Sin ideales en su lengua
ni en su orto.
Hambriento para que la paguen,
iracundo detrás del micrófono,
y un pedacito de torta
en el estómago,

Encima de su cuenta bancaria,
allí va cocainado, el reportero
acepta pagos en caracoles y efectivo.
Recogió las llaves de su nuevo coche en el
parqueo del castillo Vámparo,
periodismo del plagio, embaucador,
explica en su artículo —5 florines por 2
autos—.
Escupe veneno dentro de las cabezas.
Dejen al pueblo creer que los chismes
hacen la verdad, verificada por Dios
mismo.
Propietario de la tele, de los diarios
corrientes, radio,
santo títere para el capitalismo criollo.
Más sangre todavía tiene que derramar
de la portada.
¿Necesitan fotos de rastas villanos para
llenar sus bolsillos?
¿Más televisión para dejar a un pueblo
adormecido para siempre?
Siguen hablando con lenguas de una
ignorancia infinita.
Prensa vestida de pantalón cortito,
huele feo, feíto del pupú,
gateando
en su fase de bebé.
Miedo de fortalecer la mente del pueblo.
La plata, la platica,
la prensa tilingo chikunguya,
la plata, la platica
deja a los periodistas bailando con el
verdugo,
la plata levanta a los muertos, sacándolos
de la tierra.
Un día el demonio Domferstant tendrá
que desaparecer por fin,
él está vivo, vivo está él.
Vivo está el demonio del conjuro.
Un cambio irreversible
está en camino.
Esa es la cosa.

 

HEMAYEL MARTINA (Curaçao, 1989-2011). Vivió entre Holanda y Estados Unidos, al estudiar Ciencias Políticas en Nueva York. Luego trabajó en una ONG en Sudáfrica. El único poemario que publicó fue Ansestro, Preokupá, Sosegá (2010).

De Ansestro, Preokupá, Sosegá

Tula, ¿quién será el verdadero
hijo de curaçao?


el indio
el español
el holandés
el portugués
los hijos de ellos
¿la mayoría
o la minoría?
O será ese que seguirá sudando
—cuando el mañana se haya hecho hoy
y nuestro ahora sea nuestro ayer— al
cortar la caña de azúcar trabajando cada
día para adelantarse a sí mismo y echar
adelante su familia, su país —¿Curaçao?
Tula,
¿puedes contarnos
por qué
35 países
se abstuvieron?
¿sobre la base de qué
10 países
se opusieron?
¿y cuáles son
las 21 naciones
que aprobaron
la nueva constitución del reino
en la ONU?

 

ARTURO DESIMONE (Aruba, 1984). Escritor y artista visual. Vive actualmente entre los Países Bajos y Argentina. Hijo de padre argentino, exiliado durante la década del proceso militar, y de madre hija de judíos, cuya familia huyó por la Segunda Guerra Mundial a América (yendo de La Guajira, en Colombia, a Aruba, entre otros lugares). Aprendió inglés justamente porque su familia materna tuvo siempre la mirada puesta en Nueva York, como destino. Tal peregrinaje no se cumplió en el caso de Arturo Desimone, quien, por el contrario, migró a Holanda desde los 22 años. Escribe, pues, en inglés su poesía y su narrativa. Ha publicado en edición bilingüe (inglés-español) el poemario Cartas a Carlos Marx y otros poemas (Hanan Harawi Editores, Perú, 2016). Tiene inédito el libro La amada de Túnez.

De «La amada de Túnez»

 

Pájaros entre los servidores
madre

Si todavía supiéramos cómo
enseñarles a los pájaros
a enviar y traer cartas, órdenes judiciales,
papyri para temer o esperar con ansias,
declaraciones y denegaciones de amor,
documentos citatorios
entonces no tendríamos que mandarnos
correos electrónicos
tan solo dejar pequeñas muescas
y cuencos de piedra llenos de agua,
algunas semillas y flores de attarsheyas
para los pájaros, como las que dejan los
árabes
en las tumbas de sus madres
en cementerios de tierra reseca al sol.
Y cada tercera ventana

estaría llena
del ir y el venir de pájaros,
ya nadie se pelearía por computadoras
telegramas virtuales
todos inmersos en una mecánica de
transistores de escritorio,
leyéndonos el código morse unos a otros
como exaltados yahoos
libros vacíos anónimos
en lugar de una palanca de envío
despacharíamos el mensaje
con un beso en la cabeza del pájaro,
léase el cuello, pulgar sobre pico
punzante,
luego lo arrojaríamos a los sesos nimbados
del cielo
que nunca caen ni cesan de soñar
y nuestro mensaje no
chocaría ni caería a plomo en la anchura
de su propia sombra abrazada en la tierra.
Hay que esforzarse para elegir
el pájaro más veloz,
el más lindo,
o el más gris, dependiendo de
la naturaleza del mensaje
y de la belleza del destinatario:
el matico, que canta dulcemente,
el chuchubi del Caribe, gris y ronco
que advierte del peligro del lagarto uvero
de cola azul
la golondrina africana: más veloz que
Mercurio
el mercader
de inframundos financieros,
él tiene los códigos legales de Cupido
vuela entre las copas de los árboles
donde crecen violetas entre los
cementerios lluviosos
y las hamacas de los destinatarios de la
pasión.

 

JOE (JOSÉ LUIS) FORTIN (San Nicolás, Aruba, 1967). Narrador, ensayista y poeta. Después de educarse en Aruba, se trasladó a Holanda para realizar estudios en la Universidad de Leiden, donde se graduó de Estudios Latinoamericanistas, y se especializó en narratología. Escribió en el papiamento el libro de cuentos City Store (2013) que, a pesar del idioma con que lo tituló, versa fundamentalmente sobre el barrio arubano de San Nicolás. Su poemario, Canto di Lama (Canto del mar) (2015) refleja ejemplarmente la cultura de la poesía escrita en Aruba.

De Canto di Lama/ Canto del mar

Wanglo
Wanglo, tienes bonitas flores de amor
quietas durmientes encima de tus hojas
frágiles sosegadas con paciencia arriba de
la tierra aguardando arriba las gotas del
alivio que caigan del cielo como una caricia
pero tus espinas me apuñalan con dolor
me despiertan con deseos que nunca
se realizan caminando desesperadamente
y sin consuelo con lágrimas cayendo de
tristeza deseando verte florecer de nuevo
para tranquilizar mi pensamiento melancólico
antes de que tu espina cruel y vengativa
me levante de mi sonambulismo
eterno.